15 ABRIL 2010

Criar a los hijos: cómo darles la base para un buen futuro

Niños jugando

Última revisión: 2010-04-15 por Dr. Salvador Pertusa Martínez

Educación durante la infancia

La educación de un niño es una de las responsabilidades más difíciles que puede tener un adulto. Es el trabajo para el que hemos recibido menos formación.

La mayoría de las personas adquieren conocimientos sobre los hijos en su entorno o de su propia educación. Como consecuencia, cuando se convierten en padres suelen repetir los patrones de su propia infancia, que pueden no ser adecuados para sus hijos. Aún peor que eso, pueden escucharse regañando a sus hijos con frases que sus padres solían utilizar y que prometieron no pronunciar nunca cuando tuvieran hijos.

En los casos en los que están los dos padres involucrados activamente en la educación de un hijo, es importante la comunicación constante entre ellos sobre temas de disciplina y del comportamiento que esperan de sus hijos. De este modo, es menos probable que se produzcan malas técnicas de crianza a partir de su propia experiencia. Presentarán también un frente unido como pareja y aportarán a sus hijos consejos útiles dentro de una seguridad y coherencia.

Muchos padres encuentran útil también leer libros y artículos sobre la correcta educación de los hijos. En los últimos años es frecuente oír hablar o leer acerca de una técnica de educación de los hijos basada en la llamada inteligencia emocional.

¿Por qué es necesaria la disciplina?

La disciplina permite a los padres mostrar cuál es el comportamiento aceptable y no aceptable para su hijo. Si se establecen límites para el niño, se les ayuda a aprender qué se espera de ellos y cómo deben comportarse en sociedad. Esto es necesario para que el niño se convierta en un adulto responsable.

La disciplina es un tema difícil, ya que debe ser justa y constante. La falta de una disciplina constante y adecuada puede dar lugar a niños confusos y desarraigados que buscan constantemente probar a los demás para establecer los límites dentro de su relación.

Ser padre durante las 24 horas del día conlleva demasiada responsabilidad. El mantenimiento de una disciplina constante puede ser muy exigente y absorbente, y es agotador, principalmente para los padres solteros. Es verdad que poseen la ventaja de poder educar a un hijo exactamente como desean sin la intervención de una pareja, pero se dan muchas ocasiones en las que pueden sentirse solos e inseguros sobre lo beneficioso de la disciplina. Puede ser muy útil compartir las ideas con otros adultos cercanos o discutir estos temas con un médico o, incluso, con el profesor del niño.

En una familia con ambos padres, la vida es mucho más sencilla si la pareja habla acerca de sus métodos objetivos. De esta forma, pueden ofrecerse apoyo mutuo en situaciones en las que es más apetecible ceder para encontrar paz y tranquilidad.

Saber más

¿Quiere saber más? Le sugerimos la visita a nuestra sección 'Los niños', donde encontrará numerosos consejos para su educación.

¿Cuánto sabe Vd.?

¿Cuánto sabe usted sobre salud infantil? Véalo haciendo nuestro test.

¿Cómo hacer que su hijo tenga confianza en sí mismo?

El niño desarrolla una imagen de sí mismo desde el primer día. Los niños son conscientes de los sentimientos y el comportamiento de sus padres. No sólo escuchan las palabras que dicen, sino el tono de sus voces. Observan y reconocen el lenguaje corporal. Observan detenidamente expresiones faciales. Los niños imitan las cosas que dicen y hacen los padres. Por ello, la forma en que los padres se comportan y hablan con sus hijos tiene una enorme influencia en su desarrollo. Y lo que es más importante, puede afectar a la confianza del niño en sí mismo. Cuando los padres elogian y ratifican constantemente a sus hijos, se aseguran de que sus hijos crecerán con una autoestima adecuada. Sin embargo, cuando los padres son críticos o inconstantes, o incluso poco cariñosos, sus hijos crecerán siempre subestimándose.

Algunos padres se centran en el mal comportamiento de sus hijos y los critican todo el tiempo. Puede ser necesario un grado de crítica práctica, pero si un niño escucha sólo enfados y críticas, la confianza en sí mismo quedará debilitada.

Además, aprenderá que el único momento en el que llama la atención es cuando se comporta mal y se comportará de esta forma. El elogio y la recompensa por el buen comportamiento es más beneficioso que la crítica constante.

Abrazar a un niño y elogiarlo por su buen comportamiento lo anima a ver que ser bueno, o amable, o agradable trae recompensas. Esto le ayuda también a lograr una buena autoestima.

Recuerden que es importante que un niño les escuche decir que lo quieren. Si su hijo no tiene un buen comportamiento, deberían criticar el mal comportamiento y no al niño. Pueden decir, por ejemplo: "Carolina, eres una niña maravillosa y te quiero mucho, pero hoy te has portado muy mal". Esto es mucho más constructivo que decir: "Carolina, eres una niña muy mala".

De hecho, muchos padres van mucho más lejos y sus palabras pueden dañar seriamente al niño a largo plazo. Cualquier psicoterapeuta puede explicarle cómo algunos de sus clientes han sufrido como resultado de un lenguaje severo en su infancia. Si dicen frases como "fuera de mi vista", o "me das asco", o, peor aún, "ya no te quiero", son tan desagradables y tristes para un niño que, con frecuencia, su propia capacidad de amar en un futuro y de mantener buenas relaciones se puede ver seriamente dañada.

Burlarse de un niño, o compararlo con otros niños o hermanas y hermanos a expensas de éste, es también bastante perjudicial.

¿Cómo encontrar tiempo para estar juntos en familia?

En la actualidad, encontrar tiempo para pasarlo en familia puede llegar a ser difícil. La mayoría de los padres trabajan mientras los niños van al colegio y probablemente también realicen varias actividades de tiempo libre. Por ello, es raro el momento en que toda la familia está reunida.

Puede ser una buena idea coordinar los horarios, para que toda la familia pueda comer unida o, al menos, para que se mantengan las comidas un par de días a la semana, con el fin de que todos los miembros de la familia puedan estar juntos y hablar.

Es importante para todos los miembros de la familia reunirse y hablar. Para los niños es muy importante también tener ciertas prácticas y puntos fijos en su vida. Comer juntos es una buena oportunidad para hablar sobre los sucesos y experiencias que les importan. Hay que intentar que todos hablen y estar atentos e interesados. Los niños agradecen también el hecho de tener algunos días reservados para actividades específicas, como pasar la tarde del jueves con su padre en la biblioteca o ir a nadar con su madre los viernes por la tarde. Hay que intentar hacerle participar en los planes.

Algunas familias pueden beneficiarse de tener una "mesa redonda" durante media hora una vez a la semana. Si se habitúan a ello cuando sus hijos son pequeños, será una rutina que se establezca firmemente mucho antes de que los niños se conviertan en adolescentes y ayudará a facilitar la comunicación. Esta reunión semanal debería tener lugar en la mesa del comedor o en algún sitio similar. Todos los miembros de la familia deben contar con la seguridad y tranquilidad de que van a tener la oportunidad de hablar sin tener que hacerse oír a gritos, pero también de que existe un límite de tiempo para la sesión y no puede continuar todo el día.

La mayoría de las familias deberán tener en cuenta algunas normas básicas para realizar esto. Éstas pueden ser:

Una conversación familiar habitual en la que sus miembros puedan exponer sus quejas puede ayudar a que el hogar funcione sin problemas.

Sin embargo, también es importante escuchar a sus hijos en otro momento, cuando vienen a preguntar o hablar sobre algo. Si se les dice siempre "no ahora no, estoy ocupado", perderán el deseo de compartir sus pensamientos con los padres y probablemente crecerán con un resentimiento importante hacia ellos, creyendo que nunca les han preocupado lo suficiente como para anteponerlos a otros temas.

  • No gritar
  • No decir palabrotas
  • Nadie se levanta hasta que la reunión finaliza de forma adecuada.
¿Qué aprenderá su hijo de una buena comunicación?

Para contribuir a que su hijo comprenda "cómo, qué y por qué", siempre es una buena idea ofrecer explicaciones. Tómense el tiempo necesario para explicar las cosas. Esto ayudará a su hijo a pensar y hablar de forma coherente y estructurada.

Si son capaces de expresar sus propias expectativas y sentimientos de forma adecuada, su hijo sabrá que es admisible hablar sobre estas cosas. Aprenderán a ser honestos y francos y también la forma de tratar asuntos con otras personas. Cuando existe un problema en la familia que concierne al niño, entonces sáquenlo a colación para discutirlo. Intenten buscar soluciones posibles junto con el niño. Cuando hablen de las soluciones, es importante que analicen también las consecuencias de cada una de ellas, ya que serán muy importantes para su decisión final. Sean receptivos a las sugerencias de los niños. Déjenles tomar parte en las negociaciones y decisiones. Intenten encontrar juntos la mejor solución.

Un niño que participa en este tipo de conversaciones conseguirá tener confianza en sí mismo y aprenderá la forma de comunicarse eficazmente.

Los padres como modelo de conducta

Su hijo les observa constantemente para aprender cómo participar en el mundo. Se darán cuenta de que su hijo repite sus palabras y comportamiento. Los padres son el modelo de conducta más importante para su hijo. Si muestran signos de respeto, amabilidad, honestidad, amistad, hospitalidad, generosidad y se halagan mutuamente con frecuencia, existe una gran probabilidad de que su hijo haga lo mismo.

Los padres son los responsables de la orientación de sus hijos. Asimismo, pueden contribuir mucho animándolos y mostrándoles signos evidentes de lo que esperan de ellos. Pero lo más importante que pueden hacer es expresarles constantemente el mensaje inequívoco y continuo de que siempre los querrán.

Christel Bech, enfermera; Christine Webber, psicoterapeuta; Dr. David Delvin, médico general

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online