09 ABRIL 2010

Fatiga

Manos entrelazadas

Última revisión: 2010-04-09 por Dr. Salvador Pertusa Martínez

¿Qué es la fatiga y por qué se produce el cansancio?

La fatiga, como concepto, resulta muy difícil de definir ya que cada persona tiene su propia idea de lo que significa estar cansado. ¿Quién no se ha sentido cansado alguna vez? Este es un problema muy frecuente cuya causa más común es la falta de sueño.

La fatiga puede aparecer también, como síntoma aislado o acompañando a otros síntomas, en una amplia gama de problemas de salud y enfermedades. En estos casos, la persona afectada suele sentir decaimiento, pérdida de energía, como si no lo llevaran las piernas, y necesidad de mayor descanso y dormir más. Estos hechos pueden afectar a su rendimiento laboral y ser motivo frecuente de consulta a su médico de cabecera.

La fatiga es también un síntoma muy frecuente cuando la persona se siente deprimida.

¿Cuántas horas de sueño son necesarias?

Las horas de sueño necesarias pueden variar mucho dependiendo de la persona, aunque lo normal es que se necesiten cada vez menos a medida que se envejece.

Los niños pequeños suelen necesitar muchas horas de sueño. Por ejemplo, los niños que comienzan a andar pueden necesitar entre 14 y 16 horas al día. La necesidad va reduciéndose en la niñez, aunque la mayoría de los niños que van al colegio necesitarán al menos 10 ó 12 horas de sueño para rendir al máximo durante el día.

No es bueno dejar a los niños quedarse despiertos hasta tarde y luego sacarles a rastras de la cama por la mañana. Dormir bien por la noche parece ayudar a la concentración y mejora el sistema inmunológico (lo que disminuye el riesgo de contraer enfermedades).

La mayor parte de los adultos necesitan entre 6 y 8 horas de sueño diario, pero esto puede cambiar de una persona a otra.

¿Puede estar deprimido?

La fatiga puede ser síntoma de un estado depresivo. Haga el test de depresión de Goldberg y vea si puede ser su caso.

Anemia

La anemia o disminución de la cantidad de proteína que transportan los glóbulos rojos en la sangre (la hemoglobina) puede ser debida, como causa más frecuente, a la falta de hierro, y suele aparecer en mujeres con reglas abundantes y duraderas. Esta situación produce una pérdida de sangre todos los meses y, por tanto, se necesita más hierro en la dieta o en pastillas para reponer estas pérdidas.

Otras causas productoras de déficit de hierro son:

  • El embarazo: durante el embarazo aumentan las necesidades de hierro de la madre para nutrir a su hijo.
  • En las épocas de rápido crecimiento del niño, determinadas enfermedades o problemas intestinales que reducen la cantidad de elementos nutritivos que se absorben, como la enfermedad celíaca o intolerancia al gluten, pueden producir una anemia por déficit de hierro.
  • Las hemorragias del aparato digestivo por úlceras, pólipos o almorranas (hemorroides). Son más frecuentes en los hombres.
¿Cuál es la causa de la fatiga?

Como señalábamos antes, son muchas las enfermedades o situaciones que pueden incluir síntomas de fatiga, entre las que destacamos:

Infecciones

Es común que se produzca fatiga a causa de distintas infecciones. Por ejemplo, tras una gripe una persona puede estar cansada durante un par de semanas. Otras veces, la fatiga puede ser la manifestación inicial de enfermedades producidas por otros virus como la mononucleosis infecciosa, la hepatitis o el sida.

Depresión

Una persona puede cansarse con facilidad si se encuentra deprimida o sufre estrés emocional. La depresión, que a menudo precisa ayuda médica, suele mostrarse por una gran fatiga y decaimiento, acompañados por otros síntomas como la anhedonia (incapacidad de experimentar placer) y la tristeza.

Cáncer

La mayor parte de las formas de cáncer producen fatiga, al menos hasta cierto punto. Por ello, es muy importante acudir al médico si una persona padece una fatiga que no tenga aparentemente una causa específica (insomnio, etc.). El cáncer también puede manifestarse por una falta de apetito (llamada anorexia) y una pérdida de peso no deseada que, unida a la fatiga a veces llamada astenia, conforman el llamado síndrome constitucional o tóxico.

Metabolismo

Para las personas con un metabolismo lento como sucede en el déficit de hormonas tiroideas (hipotiroidismo), la fatiga y la necesidad de dormir pueden convertirse cada vez más en extremas. Las personas que sospechen que su metabolismo es demasiado lento deberían acudir a su médico, puesto que existen tratamientos eficaces para este problema.

Un metabolismo rápido, como sucede en el exceso de hormonas tiroideas (hipertiroidismo) también puede producir fatiga. En estos casos, un pulso acelerado dificulta el descanso y produce un gran cansancio y sensación de malestar. También hay tratamientos eficaces disponibles para este trastorno.

Diabetes

La diabetes o azúcar en la sangre es otra enfermedad que puede producir fatiga además de exceso de hambre y sed y abundante orina. La diabetes ha de diagnosticarse y tratarse pronto para evitar su empeoramiento y graves complicaciones potenciales asociadas. Normalmente, el diagnóstico se puede realizar con un simple análisis de la sangre.

Otras causas

Existen otros trastornos que pueden producir fatiga. Uno de los más controvertidos es el síndrome de la fatiga crónica que es un trastorno que produce agotamiento y fatiga sin que sepamos todavía la causa responsable. No existe una prueba específica para su diagnóstico y actualmente se diagnostica "por exclusión", es decir, que si los médicos han comprobado que todas las pruebas realizadas son normales, esta enfermedad es la única posibilidad que queda.

¿Qué puedo hacer?

Lo primero y más importante es asegurarse de llevar una vida sana. Esto significa tener una buena dieta, como la llamada dieta mediterránea, practicar ejercicio físico con regularidad y dormir suficientes horas al día.

Las vitaminas y los minerales son necesarios para muchos de los procesos del organismo y una dieta sana y equilibrada los proporciona en cantidades suficientes para un correcto funcionamiento del cuerpo. De esta forma, la mayoría de las veces no son necesarios aportes extraordinarios de vitaminas en forma de pastillas.

Aunque parezca extraño, la falta de ejercicio físico puede aumentar la sensación de fatiga. Si no está acostumbrado a hacer ejercicio, dar largos paseos puede ser una buena forma de comenzar. Son recomendables ejercicios como la natación que involucran a los principales grupos de músculos del cuerpo.

¿Qué debo hacer si la fatiga continúa?

Intente averiguar si la fatiga se debe simplemente a una falta de sueño prolongada o a un exceso de trabajo. Si se pueden excluir estas causas y la fatiga dura ya tres o cuatro semanas, podría ser una buena idea acudir a su médico de familia para exponerle su problema. Esto es especialmente importante si la fatiga se acompaña de otros signos o síntomas como:

Aunque estos signos o síntomas podrían indicar una afección grave oculta, también existe la posibilidad de que se puedan aliviar con facilidad con la ayuda de su médico de cabecera.

  • Sudores nocturnos
  • Palidez de la piel o de las mucosas de los ojos, la nariz o la boca
  • Sangre en las deposiciones
  • Inflamación de los ganglios
  • Mucha sed.

Dr. Carl J. Brandt, Director Médico Internacional y Cofundador de NetDoctor; Dr. Stuart Crisp, especialista en Pediatría; Dr. John Pillinger, médico general

Noticias relacionadas

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online