09 ABRIL 2010

Escarlatina

Última revisión: 2010-04-09 por Dr. Pedro Gargantilla Madera

¿Qué es la escarlatina?

La escarlatina es una enfermedad infectocontagiosa caracterizada por la existencia de fiebre, exantema cutáneo y lengua aframbuesada (roja e inflamada con aspecto de frambuesa).

¿Qué agente patógeno es el responsable de la enfermedad?

Es una enfermedad producida por una bacteria ovalada de la familia de los estreptococos, concretamente por el Streptococcus pyogenes, uno de los patógenos bacterianos de mayor importancia en el ser humano. Este microorganismo es la bacteria que con mayor frecuencia produce faringitis aguda y además es responsable de gran número de infecciones cutáneas.

De interés

En nuestra sección 'Enfermedades infecciosas' encontrará artículos relacionados:

¿A qué grupo de edad afecta con mayor frecuencia?

La enfermedad afecta con mayor frecuencia a niños con edades comprendidas entre 5 y 15 años, con una incidencia máxima durante los primeros años de vida escolar. Sin embargo, se puede padecer la enfermedad a cualquier edad, y es frecuente que aparezcan serias epidemias en los cuarteles. La enfermedad afecta a personas de ambos sexos en igual proporción.

¿Cuál es el mecanismo de transmisión de la escarlatina?

La enfermedad generalmente se propaga por contacto impersonal directo, muy probablemente a través de las gotas de saliva o mediante las secreciones corporales. El hacinamiento en las escuelas o en los cuarteles promueve el contagio. En regiones situadas en latitudes boreales, durante el invierno, se produce un incremento de la incidencia, a causa igualmente de la mayor facilidad de transmisión en ambientes cerrados.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

La escarlatina generalmente se asocia con infecciones faríngeas del Streptococcus pyogenes, si bien la enfermedad puede aparecer tras una infección estreptocócica en otro sitio, tales como heridas cutáneas.

La bacteria produce una sustancia denominada toxina, que es la responsable del exantema cutáneo, con lo que el paciente suele presentar, al segundo día de la enfermedad, una erupción (rash) difusa, con numerosos puntos de color más rojizo que desaparecen con la compresión.

A menudo, la erupción afecta inicialmente a la parte superior del tórax, al cuello y a las extremidades, y generalmente suele respetar las palmas, las plantas de los pies y la cara. Es muy característico de esta enfermedad que los pliegues cutáneos del cuello, las axilas y las ingles presenten zonas lineales de color rojo más intenso.

Debido a que la erupción obstruye las glándulas sudoríparas, la textura de la piel se vuelve áspera, confiriendo al paciente una piel "en papel de lija", síntoma más acusado en los pacientes de piel más oscura.

En una fase inicial de la enfermedad, la lengua se encuentra cubierta por una capa de color blanco-amarillento a través de la cual aparecen unas papilas rojas, que confieren un aspecto de "lengua aframbuesada".

El paciente suele presentar un rubor facial que contrasta con un área de la palidez situada alrededor de la boca; normalmente va acompañada de una inflamación de la faringe (faringitis) y de las amígdalas (amigdalitis).

La erupción cutánea suele desaparecer en una semana, de forma gradual y seguida de una descamación de la piel intensa.

Además de los síntomas descritos, el paciente suele tener fiebre, dolores articulares, cefalea e incluso, en algunos casos, puede aparecer un tinte amarillento en piel y escleróticas oculares (lo que en términos médicos se denomina ictericia).

¿Cuáles son las complicaciones de la escarlatina?

Las posibles complicaciones de la enfermedad son numerosas, pero en la realidad desde el descubrimiento de los antibióticos son escasas. Entre las complicaciones se encuentran:

  • La formación de abscesos (cúmulos de pus) en la zona colindante a las amígdalas (abscesos periamigdalinos) o detrás de la faringe (absceso retrofaríngeo).
  • Los estreptococos, una vez que han invadido la faringe, se pueden diseminar hacia las zonas próximas y, de esta forma, producir una otitis media aguda (por afectación del oído) o una sinusitis aguda (tras infección de los senos paranasales); estas dos son las complicaciones más comunes de la enfermedad.
  • La diseminación por la sangre puede producir focos de infección en lugares distantes, lo que origina la aparición de artritis (inflamación de articulaciones), endocarditis (inflamación de las válvulas del corazón), etc., pero son complicaciones extremadamente raras desde que disponemos de antibióticos en nuestro arsenal terapéutico.
¿Cuál es el tratamiento de la enfermedad?

Ante la aparición de los síntomas señalados, debe consultar con el médico de cabecera para que prescriba un tratamiento antibiótico durante diez días a base de penicilinas. En caso de que el paciente sea alérgico a las penicilinas, se tratará con eritromicina.

Desgraciadamente, hasta un 15% de los pacientes sigue albergando Streptococcus pyogenes infectante en su faringe después de completar el tratamiento, por lo que, poco tiempo después existe la posibilidad de que pueda darse una repetición de la enfermedad.

Además, el paciente debe recibir abundantes líquidos y una alimentación a base de dieta blanda para favorecer la deglución.

Dra. Hanne Korsholm, médico general; Dr. John Pillinger, médico general

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online