09 ABRIL 2010

Rabia

Zorro colorado

Última revisión: 2010-04-09 por Dr. Pedro Gargantilla Madera

¿Qué es la rabia?

La rabia es una enfermedad infectocontagiosa producida por un virus de la familia de los rabdovirus, caracterizado por presentar una especial predilección por el sistema nervioso.

¿Es una enfermedad frecuente en España?

La rabia es una enfermedad con distribución mundial, lo que es debido a que existe un reservorio animal variado y difícil de erradicar.

En nuestro país la rabia fue declarada oficialmente eliminada en 1965, si bien coexisten dos situaciones de riesgo epidemiológico; por una parte la penetración de nuevos casos en el sur de la península, desde el norte de África, y por otra parte, en el norte de España, procedente de la Europa central.

Se calcula que cada año fallecen en el mundo unas 25.000 personas infectadas por el virus de la rabia; asimismo la enfermedad obliga a vacunar a más de medio millón de personas anualmente.

En contra de lo que pueda pensarse a priori, Europa sufre actualmente una epidemia de rabia animal, cuyo principal agente propagador es el zorro colorado. Comenzó en Polonia (al sur de Gdansk) en los años 1939-1940, desde donde se ha extendido como una gota de aceite hacia la zona germano-francesa.

De interés

Vea en nuestra sección 'Enfermedades infecciosas' artículos relacionados.

¿Cómo se transmite la enfermedad?

La principal vía de transmisión de la enfermedad es la saliva de un animal infectado por el virus de la rabia, ya sea como consecuencia de una mordedura, o por lamedura en zonas lesionadas de la piel.

La rabia se engloba en un grupo de enfermedades denominadas zoonosis, esto es, enfermedades que se transmiten desde animales vertebrados al hombre, o bien enfermedades comunes a los animales vertebrados y al hombre. Actualmente se conocen más de 150 zoonosis.

A pesar de que prácticamente todos los animales de sangre caliente son susceptibles a la rabia, generalmente la transmisión de la enfermedad se produce mediante dos modelos: el urbano y el selvático. El primer modelo lo integran los perros o gatos domésticos no inmunizados frente a la enfermedad; y el segundo los lobos, zorros, monos, chacales, coyotes y murciélagos infectados por el virus.

El mecanismo de transmisión varía de un continente a otro. Por ejemplo en Europa el reservorio salvaje lo constituyen los zorros y los lobos, mientras que en América son los murciélagos y las mofetas.

¿Qué sucede cuando el virus penetra en nuestro organismo?

El virus suele penetrar en nuestro organismo a través de una mordedura, desde donde se disemina por nuestro organismo utilizando los nervios, como si de verdaderas autopistas se tratase, hasta alcanzar el sistema nervioso central (médula espinal y encéfalo). En él se multiplica, esto es, genera nuevos virus con capacidad infectiva, y se disemina hasta los pulmones, hígado...

Período de incubación

Inicialmente hay un período de incubación , generalmente la duración del mismo oscila entre uno y tres meses. Durante esta fase el paciente no presenta ningún tipo de sintomatología. A continuación, durante uno o dos días, el paciente tiene fiebre, malestar general, cefalea, náuseas, vómitos y un gran nerviosismo, siendo frecuente que se aqueje de sensación de acorchamiento, dificultad respiratoria o molestias con la deglución. Generalmente es en esta fase cuando se produce la consulta con un facultativo.

Período de excitación

A continuación se produce un período de excitación, en el que el paciente puede presentar gran agitación, alucinaciones e incluso convulsiones; la respiración se hace muy irregular, con salivación espumosa y espasmos de la musculatura de la laringe cuando el paciente ve agua, lo que en términos médicos se expresa como hidrofobia.

Período paralítico

Si el enfermo no fallece de parada cardiorrespiratoria, se produce la fase final o período paralítico, en la que se presenta una parálisis de las extremidades.

¿Qué síntomas produce la enfermedad?

Así pues, en un periodo de tiempo que no suele superar las dos semanas, una persona infectada por el virus de la rabia y aparentemente sano desarrolla la enfermedad y termina falleciendo de forma inexorable.

¿Cuál es el pronóstico de la enfermedad?

Es muy sombrío, una vez iniciada la enfermedad el fallecimiento se produce prácticamente en el 100% de los pacientes.

¿Hay algún grupo de de la población que tenga mayor riesgo de presentar esta enfermedad?

Hay determinados grupos de la población que presentan un mayor riesgo de exposición al virus de la rabia, se trata de los espeleólogos (debido a que pueden presentar contacto con murciélagos infectados) y personal relacionado con animales infectados (veterinarios, personal de laboratorio, cazadores, guardas forestales, personal de zoológicos, etc.). Todos estos grupos deben de tener unas medidas de prevención específicas.

¿Existe algún tipo de prevención?

La prevención o profilaxis frente a la rabia se basa en dos tipos de medidas: la vacunación y la administración de gammaglobulina humana antirrábica.

La vacuna se elabora con virus muertos, provoca una respuesta de nuestro sistema inmunológico, generando anticuerpos (defensas dirigidas de forma selectiva frente al virus de la rabia).

La gammaglobulina humana antirrábica consiste en la administración de los anticuerpos, la ventaja frente a la vacuna radica en que aportamos de forma rápida un mecanismo defensivo (no es preciso que nuestro organismo lo produzca), siendo de crucial importancia en los casos graves y como medida complementaria a la vacunación.

¿Qué medidas se deben tomar tras la mordedura de un animal sospechoso de estar infectado?

La primera medida que se debe llevar a cabo es lavar la herida con agua y jabón, a continuación se aplicará tintura yodada o alcohol, no es aconsejable la sutura quirúrgica de la herida.

Se procederá a la vacunación antirrábica con tres vacunas, una el día de la exposición, otra a la semana y la última, a las tres semanas. Asimismo se debe administrar gammaglobulina humana antirrábica; en el caso de que no se disponga, la dosis de la primera vacuna debe ser el doble o el triple de la cantidad normal.

¿Se debe vacunar la población general frente al virus de la rabia?

Dado que se trata de una enfermedad excepcional la vacuna de la rabia no se encuentra recogida en el actual programa de vacunación. La vacunación antirrábica sólo se realiza a los grupos de elevado riesgo ocupacional (veterinarios, personal de laboratorio, zoológicos, espeleólogos) o de viajeros a determinadas zonas selváticas. La vacunación consiste en la administración de tres dosis; la segunda dosis una semana después de la primera y la tercera al mes de la administración de la primera, recomendándose una dosis de recuerdo a los tres años tan sólo si persiste el riesgo de contagio.

¿Existe algún tratamiento efectivo para las personas infectadas?

Desgraciadamente no se dispone de un tratamiento farmacológico específico frente a la rabia, una vez iniciada la enfermedad ni la vacunación ni el empleo de inmunoglobulina específica detienen el curso de la enfermedad, las únicas medidas se basan en los cuidados intensivos de soporte respiratorio y cardiaco del paciente.

Vampirismo y rabia

Diversos autores han observado la gran similitud que existe entre algunos síntomas de los pacientes infectados por el virus de la rabia con las descripciones clásicas de los afectados por vampirismo, además de existir en ambos un inicio común para el desencadenamiento de los síntomas: la mordedura de un murciélago.

Para los interesados en profundizar al respecto recomiendo la lectura de "Los vampiros a la luz de la medicina", escrito por el Dr. Gómez Alonso, editorial Neuropress, 1995.

Dr. Charlie Easmon, especialista en Salud Pública