09 ABRIL 2010

Inflamación del oído medio

Dibujo de un tímpano

Última revisión: 2010-04-09 por Dr. Miguel Ángel López González

¿Qué es el oído medio?

El oído es el órgano que nos permite percibir los sonidos. Está compuesto por tres partes:

El oído medio es una caja llena de aire. Uno de sus lados está delimitado por el tímpano y el otro por el orificio de salida del conducto que conecta el oído medio con la parte posterior de la nariz y que sirve para que se ventile el oído.

Este tubo de aireación se conoce como la trompa de Eustaquio. Dentro del oído medio se encuentran tres huesecillos que son los encargados de transmitir el sonido desde el tímpano al oído interno.

Los tres huesecillos que están colocados en este orden y que tienen la forma que sus respectivos nombres indican son:

  • El oído externo, formado por el conducto que comienza en el orificio de la oreja y termina en el tímpano.
  • El oído interno, formado por el caracol (cóclea), que es el que tiene la capacidad de oír, y por el laberinto, que es el encargado del equilibrio.
  • Entre el oído externo y el oído interno se encuentra el oído medio.
¿Qué es una inflamación del oído medio?

La inflamación del oído medio puede producirse por dos circunstancias:

El primer caso se puede explicar por una obstrucción de la trompa de Eustaquio. El segundo caso se explicaría por una trompa de Eustaquio abierta permanentemente.

La alteración de la ventilación del oído medio se conoce con diferentes nombres:

La infección del oído medio se conoce como otitis media aguda. La inflamación del oído medio suele darse principalmente durante la niñez debido a que la trompa de Eustaquio del niño es más corta, está abierta y es más horizontal que la del adulto, lo que favorece que todos los procesos de la parte posterior de la nariz estén en contacto con el oído medio. Comienza en el primer año de vida y continúa durante los dos y tres años hasta los siete años, que es cuando comienza a disminuir de una manera importante hasta sólo presentarse ocasionalmente.

La mayoría de estos cuadros ocurre tras un catarro y frecuentemente por el contacto de unos niños con otros, sobre todo en la etapa de la guardería. También puede producirse por otras enfermedades infantiles como el sarampión.

  • Por alteración de la ventilación del oído medio
  • Por infección del oído medio
De interés

Vea en nuestra sección 'Otorrinolaringología' artículos relacionados:

  • Dolor de oídos: otalgia
  • Otitis media
  • Otitis externa
Consejos útiles
  • Cómo ponerse gotas en los oídos
  • Cómo ponerse gotas en la nariz
  • Cómo es un examen otoscópico
¿Cómo se produce la inflamación del oído medio?

En la alteración de la ventilación del oído medio se produce una obstrucción de la trompa de Eustaquio debido a enfermedades respiratorias de la nariz como la inflamación de las vegetaciones que produce una gran cantidad de moco y las inflamaciones de la nariz. También puede producirse por pólipos nasales y desviación del tabique nasal. Otras enfermedades que pueden producir alteración de la ventilación del oído medio son mucho menos frecuentes como los procesos tumorales y las malformaciones de la cara y el cráneo.

En la infección del oído medio existe una mala función de la trompa de Eustaquio que permite que los gérmenes y las células de las defensas del organismo (células blancas) entren dentro del oído medio y produzcan una infección con formación de pus dentro del oído.

¿Cuáles son los síntomas de la inflamación del oído medio?

Lo más importante es el dolor que suele ser especialmente intenso. Puede tener fiebre, encontrarse el niño con malestar, tener un poco de sordera y en caso de que el tímpano se abra, aparece forraje o secreción por el conducto externo del oído que cae hacia fuera por la oreja, pudiendo manchar la almohada. Otros síntomas que se dan con menor frecuencia pueden ser una inflamación de la parte de atrás de la oreja, ruido de oído y mareos. La alteración del lenguaje puede producirse cuando la sordera es importante y mantenida durante mucho tiempo.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la inflamación del oído medio es uno de los más fáciles de hacer. Se realiza conociendo los síntomas que hemos dicho anteriormente y mirando a través del conducto externo del oído con un aparato que se llama otoscopio para ver el tímpano. Según como se encuentre el tímpano se puede conocer la evolución de la inflamación y la gravedad del caso.

También podemos conocer el funcionamiento de la caja del tímpano haciendo un timpanograma, que se realizaría en aquellos casos de mala ventilación del oído medio. La audiometría, que es la forma de medir la capacidad de la sensación de oír, se realiza para saber la cantidad de pérdida de audición que se ha producido.

¿Este tipo de otitis se cura por completo?

Por lo general, y si el tratamiento se realiza correctamente, los síntomas desaparecen y el oído se restablece completamente. El dolor se quita enseguida, cede la fiebre y el malestar, se recupera la capacidad de oír y deja de manchar el niño la almohada. El brote agudo se controla muy bien, el problema puede existir cuando se repiten estos brotes agudos, entonces hay que acudir al especialista para solucionar la causa de la repetición de estas otitis.

¿Qué complicaciones pueden aparecer?

Las complicaciones suelen darse en las infecciones del oído medio. En los países desarrollados han disminuido mucho estas complicaciones debido al uso de los antibióticos. La alarma viene dada por un empeoramiento del malestar, aumento del dolor de oído que se hace muy intenso, dolor de cabeza, vértigo, parálisis facial y sordera.

Las principales complicaciones son la mastoiditis y la meningitis.

La mastoiditis es la complicación más frecuente. Se presenta más en los niños que en los adultos. Es una inflamación de la parte que está situada detrás de la oreja que hace que la propia oreja se separe y se adelante. Se forma un acúmulo de pus en esa zona que proviene del oído medio. El tratamiento con medicamentos debe ser intenso e intravenoso. Está indicado el tratamiento quirúrgico cuando hay indicios de que la infección está afectando al cerebro o hay parálisis facial.

La meningitis también se presenta más en niños que en adultos. Es una inflamación de la envoltura del cerebro debido a la misma inflamación del oído medio. Los síntomas que presenta son fiebre, nuca rígida sin poder mover el cuello, dolor de cabeza, vómitos. Hay que realizar una punción en la columna vertebral a la altura de la cintura para obtener líquido y poder hacer de esta manera el diagnóstico.

El tratamiento es con medicamentos fuertes intravenosos y el tratamiento quirúrgico se realiza para eliminar el foco de pus que ha originado la meningitis.

¿Puede dejar secuelas la inflamación del oído medio?

En el caso de la alteración de la ventilación del oído medio, si se produce el cuadro de manera repetida, puede aparecer fibrosis dentro del oído medio y producir una retracción del tímpano hacia dentro del oído. Se produce una adherencia del tímpano sobre las estructuras del oído medio (los tres huesecillos que se encuentran en su interior). Esto hace que empeore la capacidad auditiva y en ocasiones se presente dolor de oídos. Esta secuela se conoce como otitis adhesiva.

Tanto en el caso de alteración de la ventilación del oído medio como en el de infección del oído medio puede producirse, debido a la repetición del proceso, un acúmulo de fibras, un depósito de calcio y unas erosiones del hueso en el oído medio. Estas hacen que se convierta en una estructura rígida donde los huesecillos que están en el oído medio no pueden moverse, produciendo un mayor grado de sordera.

Puede llegar a producirse una inflamación crónica de oído medio (otitis media crónica) donde hay una perforación del tímpano, supuraciones continuas del oído y sordera. Cuando se llega a este estado, los tratamientos con medicinas sólo resuelven la infección mientras están actuando, cuando se deja de tomar las medicinas vuelve el oído a supurar en la mayoría de los casos. El tratamiento quirúrgico serviría para realizar una limpieza del oído medio y eliminar la infección.

¿Cómo se trata la infección del oído medio?

Cuando la causa ha sido la alteración de la ventilación, se procede a restablecer la ventilación del oído medio a través de la trompa de Eustaquio mediante medicinas. Los medicamentos incluyen antibióticos, descongestionantes, antihistamínicos, corticoides nasales, y si es necesario, un tratamiento específico contra la alergia. Si los problemas de la alteración de la ventilación del oído medio persisten mas de tres meses con el tratamiento mediante medicinas, se aconseja pasar a tratamiento mediante cirugía.

El tratamiento quirúrgico de la alteración de la ventilación del oído medio consiste en extraer la acumulación de moco del oído medio haciendo un pequeño corte del tímpano para aspirar a su través toda la mucosidad que contenga. A veces también será necesario dejar un pequeño tubo de plástico en el mismo tímpano para realizar la ventilación del oído medio a su través, ya que ha fracasado su ventilación natural a través de la trompa de Eustaquio. Los tubitos colocados en el tímpano se suelen dejar varios meses y en determinados casos se dejan funcionar durante un par de años.

Otro tratamiento quirúrgico que se realiza es la eliminación de las vegetaciones (adenoidectomía). Las vegetaciones están situadas en la parte posterior de la nariz, y en la mayoría de los casos tapona la trompa de Eustaquio, bien directamente, o mediante la producción de grandes cantidades de mucosidad. Muchos de los casos mejoran cuando se efectúa esta operación. Suele realizarse conjuntamente con la operación anterior.

Cuando ambas modalidades de tratamiento han fracasado, se aconseja una operación de oído que consiste en abrirlo, limpiarlo y, si es posible, reconstruirlo para eliminar la enfermedad y restablecer la capacidad de oír.

En caso de que la inflamación del oído medio sea por infección, se debe tratar con antibióticos tomados por boca. Si no mejora el cuadro, se tiene que realizar una punción del tímpano para que evacue el pus, se quite el dolor y se consiga una muestra de pus para realizar un cultivo y conocer los antibióticos que se tienen que utilizar.

Si el cuadro persiste hay que repetir el tratamiento con antibióticos, descongestionantes, antihistamínicos y corticoides nasales. A aquellos niños que tienen infección de oído medio una y otra vez se les puede administrar antibióticos de forma preventiva durante los meses de invierno o primavera. Si los niños continúan con los problemas de infección habría que proceder al tratamiento quirúrgico, eliminar las vegetaciones y colocar los tubitos de ventilación en el tímpano.

¿Se puede hacer algo para evitar la inflamación del oído medio?

Evitar fumar en el hogar, ya que el humo del tabaco aumenta el riesgo en los niños.

Las madres deben evitar dar el pecho a los lactantes cuando estén tendidos en posición horizontal, ya que el alimento puede entrar más fácilmente en el oído medio por la situación de la trompa de Eustaquio en los bebés.

Si el niño ha tenido dolor de oídos cada vez que se ha acatarrado, se debe acudir al especialista.

Dr. Robert Mills, especialista en Otorrinolaringología

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online