05 ABRIL 2010

Viajar durante el embarazo

Viajeros con carrito en un aeropuerto

Última revisión: 2010-04-05 por Dra. Berta María Martín Cabrejas

La restricción de los viajes, salvo cortos paseos, era una práctica habitual para las pacientes obstétricas hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando las mujeres se veían obligadas a emprender viajes sin tener en cuenta la distancia ni la forma de viajar.

A partir los datos recopilados de esta época, se ha demostrado que para la mujer sana, los viajes no tienen efectos peligrosos sobre el embarazo.

¿Hay que evitar los viajes?

En principio no, los viajes no están contraindicados durante el embarazo siempre y cuando se tomen algunas precauciones, que ahora indicaremos.

Es importante evitar los viajes a lugares en los que los recursos sanitarios sean deficientes, en previsión de posibles complicaciones; también se evitará realizar viajes largos al aproximarse a la fecha prevista para el parto.

Saber más

Vea en nuestra sección 'Embarazo y parto' numerosos artículos de interés:

Consultas al médico

Lea numerosas dudas de nuestros usuarios en 'Pregunte al médico'.

Conceptos básicos que se debe tener en cuenta
  • Viaje siempre con ropa cómoda, que no le oprima.
  • Si el medio de transporte se lo permite, haga paradas cada dos horas para poder estirar las piernas.
  • No tome ningún tipo de medicación para el mareo sin que sea prescrito por su médico.
  • Si planifica algún viaje en avanzado estado de gestación, consulte con su ginecólogo acerca de las probabilidades de un parto prematuro.
  • Si no tiene la absoluta seguridad de que el viaje no plantea ningún riesgo para usted, consulte con su ginecólogo.
Viajes en avión

Los viajes en avión son generalmente seguros durante el embarazo. La compañía Iberia, por ejemplo, prohíbe el viaje a las embarazadas durante los últimos 15 días de embarazo. La línea aérea American Airlines permite los viajes hasta 7 días antes de la fecha de parto, siempre y cuando la gestante se encuentre bien. Los detectores de seguridad utilizados por los servicios de seguridad no son peligrosos para la salud del feto.

Cuando realice un viaje en avión trate de obtener un asiento junto a los pasillos o en la parte delantera; de esta forma le será más fácil ponerse en pie y acceder al aseo.

La humedad relativa del aire en las cabinas de los aviones se mantiene tan sólo a un 8%, lo que favorece la aparición de coágulos en las piernas; para evitar esta situación, trate de caminar cada hora y beba abundante líquido para mejorar la hidratación.

Viajes en barco

Los viajes en barco son seguros, aunque debe tener muy presente, en el supuesto de realizar un viaje en mar abierto, la distancia que existe hasta un lugar donde pueda necesitar asistencia médica.

Antes de emprender un viaje en barco, consulte con su ginecólogo qué tipo de medicación puede tomar en caso de sufrir mareos.

Viajes en tren

En caso de planear un viaje largo por tierra, es preferible el traslado en tren al del autobús, ya que le proporcionará mayor libertad de movimientos.

Viajes en coche

Los viajes en coche para desplazamientos de corta o mediana distancia son preferibles a los viajes en autobús, ya que en estos últimos no puede programar las paradas con libertad.

  • Siempre que realice un viaje en coche, utilice los cinturones de seguridad,, ya que se considera que el riesgo, tanto para la madre como para el feto, es mayor si no lleva el cinturón de seguridad.
  • La cinta inferior del cinturón debe situarse sobre la porción inferior del vientre, tan baja como sea posible; si se pudiera, en la parte superior de los muslos. La cinta superior del cinturón debe pasar entre sus mamas y cruzar su hombro, sin dañar el cuello; nunca deslice la parte superior del cinturón por fuera de su hombro.
  • No se debe poner el cinturón alrededor del abdomen, ya que esta localización puede ocasionar lesiones importantes en el abdomen; asímismo, ajuste las cintas inferior y superior tanto como sea posible, para su mayor comodidad.
  • La principal causa de muerte fetal en un accidente automovilístico es la muerte de la madre.
Viajes al extranjero

Antes de realizar un viaje al extranjero consulte a su ginecólogo, el cual le aconsejará acerca de la seguridad del viaje y las posibles medidas preventivas que debe adoptar. No tome ningún tipo de medicación sin consultar con su médico. En algunas ocasiones la prudencia aconseja retrasar el viaje hasta después del parto.

En general, se recomienda que evite los viajes a países con deficientes sistemas higiénicos o a elevada altitud; asímismo, durante el embarazo está contraindicada, especialmente durante el último trimestre, la práctica de buceo con escafandra (puede producir una deficiencia de oxígeno en la mujer gestante).

Dr. Charlie Easmon, especialista en Salud Pública