02 ABRIL 2010

Escáner o TAC

Paciente en un escáner

Última revisión: 2010-04-02 por Dr. Alvar Ocano Pueyo

¿Qué es un escáner?

El escáner es un aparato que realiza un tipo especial de radiografía, llamada Tomografía Axial Computerizada (TAC). En ella, en lugar de un sólo haz de rayos a través del cuerpo (como en una radiografía normal), se envían muchos haces simultáneamente desde diferentes ángulos, que son analizados con ayuda de un ordenador para combinar las diferentes imágenes del área que requiere el análisis en una sola.

¿Cómo funciona un escáner?

Los haces de rayos X atraviesan el organismo, el cual absorbe de diferente manera su energía según la densidad de los tejidos. Así, los tejidos menos densos (por ejemplo, los pulmones) aparecerán más fuertes, mientras que los tejidos más densos (como el hueso) aparecen más débiles. El ordenador utiliza toda esa información para calcular la densidad relativa de los tejidos que son explorados, ofreciendo una imagen en dos dimensiones en blanco y negro, de diferentes cortes transversales del cuerpo.

Pruebas diagnósticas

Vea descripción y uso de las pruebas diagnósticas más frecuentes en nuestra sección 'Pruebas diagnósticas'

¿Para qué sirve el TAC?

Un TAC ofrece muchos más detalles que una radiografía corriente, y por lo tanto proporciona al médico mucha más información sobre la anatomía interior del cuerpo, sin tener que recurrir a operaciones o exploraciones desagradables. Con las máquinas modernas la información es procesada para reproducir imágenes tridimensionales del organismo explorado, lo que permite simular lo que encontraría un cirujano durante la exploración. Hoy en día, los TAC son fundamentales para localizar tumores y planificar su tratamiento ya sea con radioterapia, quimioterapia o cirugía.

¿Para qué se utiliza el escáner?

Originalmente, el escáner se diseñó para obtener imágenes del cerebro pero hoy en día la técnica está más avanzada y permite obtener imágenes de cualquier parte del cuerpo. Es especialmente útil para detectar hemorragias cerebrales, aneurismas (dilatación de la pared de una arteria), lesiones cerebrales, tumores y abscesos en cualquier parte del organismo, evaluar diferentes enfermedades pulmonares, descubrir heridas internas o roturas viscerales (riñón, bazo, hígado), lesiones de los huesos y la columna vertebral. El escáner también se utiliza para guiar las biopsias y otros procedimientos invasivos de diagnóstico.

¿Cómo es la preparación para un escáner?

Dependiendo de la zona que hay que explorar, deberá o no estar en ayunas (por ejemplo, para un TAC abdominal debe permanecer en ayunas las 6 horas previas a la prueba). En ocasiones, hay que administrar un contraste, bien sea por boca (para el TAC abdominal) o bien mediante una inyección en vena. Con esto se facilita la visualización de los órganos, vasos sanguíneos o, por ejemplo, un tumor. Esa inyección puede resultar un poco molesta y algunas personas se quejan de una sensación de calor en el brazo.

¿Cómo se realiza un TAC?

Durante la prueba el paciente está acostado en una camilla, de manera que la zona del cuerpo que se examina quede situada dentro de la circunferencia o abertura del aparato. Esa camilla se mueve hacia delante y hacia atrás controlada por el ordenador, de modo que se pueden tomar las imágenes del cuerpo sin tocar al paciente. La duración de la prueba depende del número de imágenes y los ángulos desde los que se obtengan. Un escáner completo requiere cerca de una hora.

¿Duele el TAC?

Los rayos X no son dolorosos, y, por lo tanto, el TAC no duele. Algunas personas se sienten incómodas acostadas dentro de un túnel relativamente estrecho, y las personas inquietas con claustrofobia grave pueden tener problemas durante la prueba. Comente con los médicos y técnicos de radiología si piensa que puede sufrir algún problema. Algunas personas se ponen nerviosas por el zumbido que emite el aparato mientras está funcionando. En ocasiones, se usa un sedante suave para ayudar a conseguir la relajación adecuada.

¿Es peligroso el TAC?

Durante el TAC se utilizan más rayos X que en una radiografía corriente, por lo que los médicos no recomiendan un escáner sin una buena razón. Pese a todo, los niveles de radiación no son elevados. Algunos pacientes pueden sufrir reacciones alérgicas al líquido de contraste que se inyecta en la vena. Más raramente, se produce un daño en los riñones en personas que ya tenían alteraciones renales. Es importante que comunique a los médicos o técnicos si tiene asma, alergia o trastornos renales antes de someterse a la inyección de contraste.

¿Cómo se interpreta un TAC?

El TAC proporciona una imagen mucho más clara del interior del organismo que una radiografía convencional, de modo que se distinguen con claridad los diferentes tejidos y órganos, así como las zonas que contienen líquido. Además, permite detectar y estudiar pequeñas "manchas" en los pulmones, por lo que actualmente se está estudiando la utilización del TAC pulmonar como prueba para el diagnóstico precoz del cáncer de pulmón.

Dra. Sarah Burnett, especialista en Radiodiagnóstico; Dr. Alastair J. Munro, Radiología Oncológica; Dr. John Pillinger, médico general; Dr. Carl J. Brandt, Director Médico Internacional y Cofundador de NetDoctor

Noticias relacionadas

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online