01 ABRIL 2010

Bulto en el pecho

Mujer autoexplorándose las mamas

Última revisión: 2010-04-01

¿Qué es un nódulo mamario?

Un bulto en el pecho es, en términos médicos, un nódulo mamario: un bulto o tumoración en la mama, palpable y que puede ser doloroso. Es un motivo muy frecuente de consulta al médico general o al especialista. La mayoría de estas lesiones en la mama son descubiertas por la propia mujer, muchas veces de forma accidental en la autoexploración rutinaria, o bien cuando tiene molestias glandulares y se explora. Otras veces, sin embargo, son un hallazgo en reconocimientos médicos o revisiones periódicas rutinarias.

¿Cómo se manifiesta?

La primera manifestación clínica suele ser la aparición de una o varias tumoraciones en una o ambas mamas. En ocasiones esa o esas tumoraciones pueden ser dolorosas o acompañarse de sensación de hinchazón o signos de inflamación, deformidad de la mama, retracción del pezón o incluso de secreción del mismo.

¿Cómo se diagnostica?

Ante una paciente que presenta un nódulo mamario, la base fundamental para el abordaje inicial está en la realización de una adecuada historia clínica. Es importante preguntar a la paciente por sus factores de riesgo, sus antecedentes personales y familiares de enfermedad y especialmente de cáncer de mama, medicamentos, la historia ginecológica y obstétrica previa, el motivo por el que acude a la consulta y el contexto en el que se desarrolla dicha visita.

El siguiente paso en el estudio de esta enfermedad es el examen físico en el que se intentará recoger la mayor cantidad posible de información sobre el nódulo mamario: número, localización, tamaño, forma, consistencia, delimitación, movilidad, fecha de aparición o detección y sus modificaciones con el ciclo menstrual, otros signos acompañantes, etc. Se examinarán también los ganglios linfáticos de las axilas y los existentes encima de las clavículas y en el cuello.

Por último, recurriremos a determinadas exploraciones complementarias que ayudarán a diagnosticar el tumor y, especialmente, a aclarar la naturaleza benigna o maligna del mismo:

¿Cuándo deberá acudir la paciente al especialista?

El primer lugar al que acude una mujer con un problema de la mama suele ser a su médico de familia, de ahí que éstos deban conocer estas anomalías patológicas y el modo de actuación con respecto a ellas.

En muchos casos el médico de Atención Primaria podrá manejar el problema, al menos inicialmente, sobre todo:

En otros casos, que exponemos a continuación, la paciente deberá ser remitida al hospital para estudio especializado:

  • En mujeres jóvenes con nódulos más sensibles al dolor (o con grados leves o moderados de dolor) que no tengan lesiones palpables.
  • En mujeres menores de 50 años que presenten secreción del pezón sin otros problemas asociados y en los que se sospeche la posibilidad de que sea efecto secundario de un medicamento, por ejemplo.
¿Cómo se tratan los nódulos mamarios?

El tratamiento dependerá del diagnóstico realizado tras un estudio exhaustivo del nódulo mamario. El tratamiento podrá ir desde medicamentos (por ejemplo, antibióticos si se diagnostica un absceso mamario o determinados medicamentos hormonales en caso de enfermedad quística de la mama) hasta distintos procedimientos quirúrgicos (tumorectomía o extirpación simple del tumor conservando la mama, en caso de tumores benignos, hasta mastectomía o extirpación de toda la mama, en caso de cáncer).

Nódulo mamario en el varón

Aunque con menor frecuencia, los varones también pueden presentar nódulos mamarios que requieran un estudio y tratamiento, en muchos casos similar al expuesto para el nódulo mamario en la mujer. La presencia de cualquier síntoma o el hallazgo de cambios en la mama del varón adulto, debe hacer pensar en la posibilidad de un tumor maligno.

La mayoría de los pacientes que presentan este problema tienen una tumoración mamaria por debajo de la areola, dura e indolora, de 1 a 2 cm., que se adhiere a la piel y provoca fenómenos de retracción o desviación del pezón.

Si tras los oportunos estudios se confirma la existencia de un cáncer de mama en el varón, el tratamiento es igualmente quirúrgico, con la extirpación de la mama.

Consideraciones finales

El examen mamario, realizado por la propia paciente, permite descubrir alteraciones de consistencia de la glándula mamaria, nódulos e incluso alteraciones más sutiles como retracciones de la piel. La gran ventaja de la autoexploración mamaria es que la mujer aprende a conocer sus mamas.

Muchas pacientes acuden a su médico de familia en primera instancia cuando presentan un problema en sus mamas. Este debe orientar el problema, resolverlo si está capacitado o enviar a la mujer al especialista cuando la situación lo requiera.

Ante un nódulo mamario irregular, duro, mal delimitado y fijo a estructuras vecinas se debe descartar siempre un cáncer de mama.

La retracción del pezón, asociada a eczema del mismo y/o tumoración por detrás de la areola, debe hacer sospechar un cáncer de mama.

Ana Palacios Marqués, Especialista en Obstetricia y Ginecología. Hospital de la Marina Baixa (Villajoyosa, Alicante)