01 ABRIL 2010

Dolor de talón y espolón calcáneo

Última revisión: 2010-04-01 por Dr. Erik J. Montesinos Berry

¿Qué es el espolón calcáneo?

Un espolón calcáneo es una pequeña formación ósea que se forma sobre el hueso calcáneo (hueso del talón). Aparece al estar sometida la planta del pie a una presión importante durante un período prolongado de tiempo.

¿Cuál es la causa del dolor de talón y del espolón calcáneo?

A cada paso que da, uno de sus dos talones tiene que soportar todo el peso del cuerpo. Con la marcha, la carga que soporta el talón es 20 veces superior al peso corporal. Dicha carga se atenúa por una almohadilla adiposa (de grasa) por debajo del talón y por una fascia (vaina fibrosa que protege los tendones y músculos) por debajo de la planta del pie.

Si el atleta no realiza un calentamiento adecuado, o una persona sedentaria practica deporte de manera ocasional, fines de semana por ejemplo, se puede producir una sobrecarga de la musculatura de la pantorrilla o del tendón de Aquiles. Estas estructuras se insertan en el talón (hueso calcáneo), en su parte posterior. Es por ello que cuando existe una sobrecarga de los músculos de la pantorrilla o del tendón de Aquiles se produce una mayor tensión sobre la fascia, tendones y músculos de la planta del pie, que se insertan en la parte anterior del hueso calcáneo. Esta sobrecarga por tracción puede producir inflamación e incluso pequeñas fisuras en la fascia en su punto de inserción sobre el hueso calcáneo.

Cada vez que se siente, que duerma, o descanse sus piernas, los músculos de la planta del pie se contraerán con la intención de proteger la zona lesionada de la fascia. En estos momentos el dolor ha desaparecido, pero en cuanto se levante el dolor aparecerá de nuevo. Y en cuanto comience a moverse, la fisura en la inserción de la fascia se agravará.

Para compensar el daño repetido en la inserción de la fascia, en la parte anterior del hueso calcáneo (talón), el cuerpo intentará repararla de la misma manera que una fractura ósea, es decir rodeando y protegiendo la zona lesionada mediante un proceso inflamatorio, que posteriormente se calcifica. Ello tiene como resultado la aparición de una formación ósea en el talón llamada espolón calcáneo.

Pero no es el espolón en sí lo que duele. El espolón es el resultado de una sobrecarga prolongada en la fascia y de su inserción en la planta del pie.

Saber más

Diríjase a nuestra sección 'Aparato locomotor' y lea artículos relacionados.

¿Sobrepeso?

¿Es su peso un peligro para su salud? Averígüelo haciendo nuestro test.

¿Cuáles son los síntomas de un espolón calcáneo?
  • Dolor intenso, como pinchazos en la parte interna del talón.
  • El dolor desaparece típicamente en reposo, pero empeora al ponerse de pie.
  • En general, el dolor es más intenso por la mañana.
  • El dolor empeora al caminar sobre una superficie dura, o al cargar con algún objeto pesado, como por ejemplo una maleta.
  • El dolor puede ser tan intenso que impida realizar las actividades diarias habituales.
Grupos de riesgo

La mayoría de las personas que lo sufren tienen sobrepeso y son de una edad media. Ello es debido a que la almohadilla grasa bajo el talón, encargada de absorber los golpes, se atrofia con la edad y pierde su eficacia.

  • Deportistas de fin de semana.
  • Personas cuyos pies están pronados y no han sido corregidos. Un pie pronado es aquel que está ligeramente inclinado hacia fuera, el borde externo del pie está elevado, al caminar o al correr.
Consejos sobre el cuidado del pie
  • Realizar un buen calentamiento, junto con estiramientos antes de hacer deporte. No permitir que el pie se enfríe rápidamente al finalizar la actividad deportiva.
  • Si hace "footing", es mejor correr varias veces a la semana una distancia corta, que una sola vez una distancia larga.
  • No sobreestime sus posibilidades. Si es necesario busque consejo para establecer una tabla de ejercicios y de entrenamiento para darle a su cuerpo el tiempo necesario para adaptarse adecuadamente a la actividad deportiva.
  • Si experimenta dolor en el talón, podría estar sobrecargando sus tendones.
  • Tras un episodio de dolor, debe permitir que su talón cure correctamente. Guarde reposo y no practique deporte hasta que no esté completamente recuperado.
  • Durante la recuperación deberá: guardar reposo, aplicar frío local, aplicar compresión, mantener el pie elevado. Coloque una bolsa de hielo o una bolsa de guisantes congelados, envueltos en un paño, sobre el talón. Una venda elástica es ideal para ofrecer una adecuada compresión y soporte al pie. Esta debe ser firme, pero no tan apretada como para afectar a la circulación sanguínea. El pie deberá estar elevado sobre una silla o sobre una almohada.
¿Cómo diagnostica el médico?

Los espolones calcáneos se diagnostican por los síntomas y signos presentes durante la exploración del paciente.

Para confirmar el diagnóstico y descartar otras patologías responsables del dolor de talón, como por ejemplo la artritis, el médico puede solicitar otras exploraciones como por ejemplo unas radiografías (rayos X).

Una vez desarrollado un espolón calcáneo puede ser un cuadro difícil de tratar. Sin embargo en muchos casos sólo se ha producido una lesión leve de ligamentos que puede curar en varias semanas o meses.

La prevención, evitando los factores que predisponen o corrigiéndolos en fases tempranas del cuadro puede mejorar el pronóstico y la evolución a largo plazo.

¿Cómo se trata un espolón calcáneo doloroso?
  • En todos los estadios de la enfermedad es importante usar un calzado adecuado, bien almohadillado y prestar los cuidados adecuados al pie. También se puede utilizar una talonera de silicona o de gomaespuma.
  • Reduzca la actividad y repose el talón.
  • Su médico puede recetarle fármacos antinflamatorios.
  • Inyecciones localizadas de corticoides pueden en ocasiones reducir notablemente el dolor, pero los efectos son sólo temporales, y dichas inyecciones son muy dolorosas.
  • Un podólogo o quiropodista, con adecuada experiencia puede ofrecer consejo adecuado sobre una correcta postura del pie, y sobre la utilización de plantillas o calzado adecuado.
  • El tratamiento quirúrgico no está indicado habitualmente.

Dr. Flemming Andersen, especialista en Dermatología; Dr. Stephen C. P. Collins, médico general