01 ABRIL 2010

Mononucleosis infecciosa: la enfermedad del beso

Bacterias vistas al microscopio

Última revisión: 2010-04-01 por Dr. Sergio García Vicente

¿Qué es la mononucleosis infecciosa?

La mononucleosis infecciosa, popularmente conocida como "la enfermedad del beso", es una infección vírica causada por el virus de Epstein-Barr. La enfermedad se caracteriza principalmente por dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos, e intensa fatiga y fiebre. Los jóvenes entre 10 y 25 años son más vulnerables a esta infección. El tratamiento sirve para aliviar los síntomas, y la enfermedad suele transcurrir sin problemas graves.

¿Cómo se contrae la mononucleosis infecciosa?

La infección está causada por el virus de Epstein-Barr, que se transmite de una persona a otra mediante la saliva. Dar un beso es una de las formas más frecuentes por las que puede transmitirse la enfermedad. Sin embargo, la infección se transmite también a través de gotitas transportadas por el aire. El periodo de incubación, desde la infección hasta el momento en que aparecen los primeros síntomas, es de 30 a 50 días.

Artículos relacionados

Ver también nuestras secciones 'Enfermedades infecciosas' y 'Sexualidad':

  • Candidiasis oral
  • Molluscum contagiosum
  • Enfermedades de transmisión sexual (general)
¿Cuáles son los síntomas de la mononucleosis infecciosa?

Antes de que aparezca la enfermedad, pueden transcurrir una o dos semanas con síntomas similares a los de la gripe, con malestar general.

  • Dolor de garganta muy intenso, con inflamación de las amígdalas, que aparecen cubiertas por una capa blanca.
  • Fiebre
  • Fatiga importante
  • Dolores musculares
  • Cefalea (dolor de cabeza)
  • Tendencia a sudar
  • Dolores de estómago
  • Pueden existir signos de aumento del tamaño del bazo (órgano situado en la parte superior izquierda del abdomen, y cuya función es servir como reserva de sangre y producir unas células de la sangre, llamadas linfocitos).
  • Inflamación y dolor de los ganglios linfáticos de la garganta, cuello, axilas e ingle.
  • El hígado también puede aumentar de tamaño, y puede desarrollarse ictericia (color amarillento de la piel).
  • Puede existir una erupción cutánea temporal.
  • Si se administra ampicilina (un antibiótico), puede causar también una erupción cutánea temporal.
¿Cómo realiza el diagnóstico el médico?

El diagnóstico se realiza, sobre todo, según los síntomas que presenta el paciente, y a veces con muestras de sangre y una muestra de la capa blanca que aparece en la garganta.

Buenos consejos
  • Las bebidas calientes pueden aliviar el dolor de garganta.
  • Beber grandes cantidades de líquido es muy recomendable, por la fiebre.
  • Se aconseja descansar, debido a la fatiga y la fiebre.
  • Hay que reanudar lentamente las actividades físicas: se debe esperar cuatro semanas, al menos, antes de reanudar las actividades que conlleven un esfuerzo físico excesivo, por el riesgo de romperse el bazo, tras la inflamación.
  • No utilizar ácido acetilsalicílico (aspirina), por riesgo de provocar problemas en el hígado (se asocia al síndrome de Reye). Se recomienda paracetamol 500 mg cada 6 horas, que reducirá la fiebre y los dolores musculares. Hay que utilizarlo con precaución en casos de alcoholismo, y enfermos de hígado o riñón.
  • Si la amigdalitis se complica con una sobreinfección, el médico puede indicar un antibiótico.
¿Se puede hacer ejercicio estando enfermo?

En general, más de la mitad de los pacientes vuelven a sus actividades normales en menos de dos semanas, aunque la fatiga no desaparece del todo hasta unas cuatro semanas después de la enfermedad. El problema es que existe un cierto riesgo de daño en el bazo si se realizan actividades físicas con un esfuerzo excesivo. Por ello, no se recomienda la realización de ejercicio hasta cuatro semanas después de que haya desaparecido la enfermedad.

Debido a la fatiga grave, pueden transcurrir varios meses antes de que se esté perfectamente recuperado tras la mononucleosis infecciosa.

Previsiones

La mononucleosis infecciosa suele durar de dos a cuatro semanas y se resuelve sin complicaciones. En un tres por ciento de los casos, dura más. Tras contraer la enfermedad, una persona será inmune a la enfermedad durante toda su vida, de forma que no la adquirirá de nuevo. Sólo en casos raros existen complicaciones.

Estas complicaciones pueden ser:

  • Obstrucción parcial de los conductos respiratorios
  • Neumonía
  • El bazo puede romperse: esto ocurre en un 0,1-0,2 por ciento de los casos.
  • El sistema nervioso central puede infectarse con el virus, y causar complicaciones como meningitis o encefalitis.
  • Anemia
  • Puede disminuir el número de plaquetas de la sangre (trombocitopenia).
  • En casos raros, la enfermedad puede ser grave y crónica.
¿Cómo se trata la mononucleosis infecciosa?

No existe ningún tratamiento eficaz para las infecciones causadas por el virus de Epstein-Barr. Únicamente se pueden aliviar los síntomas, con las medidas comentadas.

Dra. Hanne Korsholm, médico general; Dr. John Pillinger, médico general