20 MARZO 2010

Contusiones

Última revisión: 2010-03-20 por Dr. Miguel Ángel López González

¿Qué es una contusión?

Es una lesión que se produce por un golpe sobre los tejidos blandos sin causar ninguna herida. El golpe puede ser directo o indirecto (contragolpe).

La gravedad puede ser variable y suele estar en relación con el órgano lesionado (hígado, pulmón, riñón, cerebro) y con el aplastamiento que produzca. Esto puede inducir la liberación de toxinas muy dañinas para el organismo.

En este artículo nos circunscribimos a las contusiones más comunes de piel y músculos.

¿Cuáles son los síntomas de una contusión?
  • Dolor en la zona del golpe de forma constante.
  • Hinchazón: es una inflamación simple y transitoria.
  • Hematoma: producido por la rotura de pequeños vasos sanguíneos que ocasiona una infiltración de sangre.
  • Necrosis localizada: es la destrucción de los tejidos en la zona del golpe.
Lesiones deportivas

Lea sobre las lesiones deportivas más frecuentes.

Saber más

¿Quiere saber más? Vea en nuestra sección 'Aparato locomotor' numerosos artículos relacionados.

¿Qué se puede hacer en caso de contusión?

Una contusión es siempre dolorosa. Hay que luchar contra el dolor, la hinchazón y el hematoma. El tratamiento debe aplicarse lo más rápidamente posible con el fin de reducir la hinchazón y atenuar el dolor.

  • Hielo: la zona que ha recibido el golpe debe ser enfriada aplicando hielo. Nunca debe ponerse directamente el hielo sobre la piel. Es conveniente colocar una tela entre el hielo y la piel para evitar lesionarla. Se puede dejar el hielo sobre la zona lesionada entre quince y veinte minutos cada hora, durante un máximo de tres horas.
  • Reposo: la zona lesionada debe ponerse en reposo durante 24 á 48 horas para prevenir que se agrave el daño producido. En ciertos casos se recomendará la inmovilización como el brazo en cabestrillo o con entablillado para evitar el movimiento de las articulaciones vecinas.
  • Elevación: el reposo, en el caso del pie, la pierna o el muslo, debe realizarse elevándolo al nivel de la cadera. En la cama es más cómodo poner las almohadas sobre el colchón para que sostengan el miembro inferior. En posición sentada, las piernas deben estar suficientemente elevadas sobre una silla o una mesa. La posición debe ser mantenida durante horas. Si la lesión se mantiene por debajo del nivel recomendado, la hinchazón y el dolor empeoran, así como se obstaculiza la buena reparación de los daños.
  • Compresión: la compresión debe ser firme pero no demasiado apretada, preferentemente utilizando un vendaje elástico. Nunca se debe dificultar la circulación sanguínea.
¿Cuándo se debe consultar al médico?
  • Cuando el dolor persista después de dos días.
  • Cuando no se aprecie ninguna mejoría después de haber estado bien cuidado durante cuatro días.
  • Cuando la hinchazón siga aumentando.
  • Cuando se estén tomando medicamentos por problemas de coagulación (antiagregantes plaquetarios, anticoagulantes, aspirina).
  • Cuando se modifique la piel de la contusión (coloración parda, negra, costras, apertura), indicando necrosis cutánea.
  • Cuando se padezca de diabetes, varices o fragilidad de piel en personas mayores.
¿Cuál es la evolución de una contusión?

Depende de la gravedad de las lesiones. El dolor suele desaparecer de una a cuatro semanas después del accidente.

El hematoma puede extenderse, quizás más allá del sitio inicial. Puede ser visible durante varias semanas e incluso puede hacerse doloroso. La existencia de un hematoma importante puede necesitar una evacuación por punción o por incisión quirúrgica. Puede infectarse secundariamente.

La piel frágil puede abrirse y la curación puede retardarse durante períodos de tiempo muy prolongados, incluso de meses.

¿Qué se puede hacer para evitar las contusiones?

Sobretodo en las personas de riesgo (varices, anticoagulantes) es necesario intentar limitar el riesgo de golpes en las piernas, que son las más expuestas. Para ello, es necesario despejar aquellas zonas de paso que contengan "trampas" (como son las mesas bajas y otros muebles con aristas traumatizantes), y proteger de manera adecuada (goma espuma) algunos de ellos, como las esquinas de los somieres; de lo contrario, se debe tener prudencia y tranquilidad para evitar en lo posible los golpes.

Si se tienen caídas frecuentes e inexplicables, sería necesario buscar una explicación de causa cardiaca, nerviosa u osteoarticular, para de esta manera tratar la causa y prevenir los golpes.

Dr. Alain Vannineuse, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatológica; Dr. Hans Gad Johansen, especialista