20 MARZO 2010

El lumbago

Hombre con las manos en los riñones

Última revisión: 2010-03-20 por Dr. Erik J. Montesinos Berry

¿Qué es el lumbago?

El lumbago o lumbalgia se define como un dolor más o menos fuerte en la región lumbar de la espalda. El dolor puede ser agudo (de inicio brusco y fuerte) o crónico, si dura más de 3 meses. El lumbago aparece con frecuencia en gente joven cuyo trabajo requiere un esfuerzo físico, pero no es infrecuente en personas mayores, ya retiradas.

¿Cuáles son las causas del lumbago?

En la mayoría de los casos no es posible definir cuál es la causa exacta del dolor de espalda. En el 25% de los casos, sin embargo, se puede identificar una causa responsable del cuadro. Frecuentemente estos pacientes sufren una hernia discal, o una osteoporosis (disminución de la calcificación de los huesos), o una curva anormal de la columna vertebral (escoliosis), y en raras ocasiones, una lesión esquelética provocada por un tumor o una infección.

Artículos relacionados

Recomendamos la lectura de los siguientes artículos:

Algunos consejos

Vea unos artículos de interés:

  • Dolor de espalda: cómo prevenirlo
  • Cuidado de la espalda en el trabajo
¿Cuáles son los síntomas del lumbago?
  • Dolor en la región lumbar, que en ocasiones irradia hacia las nalgas, la parte posterior de los muslos y la ingle. El dolor empeora con el movimiento.
  • Limitación en la movilidad de la columna, especialmente al inclinarse hacia adelante o hacia atrás.
  • Contracturas de los músculos que rodean la columna, provocando rigidez de espalda.
  • Cuando existe dolor y contractura, la espalda puede inclinarse hacia un lado, provocando un cambio de postura.
  • El dolor a veces se acompaña de una sensación de hormigueo o pérdida de sensibilidad en la región lumbar, en las nalgas o en las piernas.
¿Cuáles son los signos de alarma?

Si de repente advierte que ha perdido el control de la vejiga o pérdida de control de esfínteres (comienza a orinar y defecar de manera involuntaria), o aparece una pérdida de sensibilidad, total o parcial, en la región lumbar o en las piernas, debe ponerse en contacto con su médico o acudir a urgencias inmediatamente.

Si sufre dolores de espalda y comienza a notar una pérdida de fuerza o de masa muscular en una o en las dos piernas, debe ponerse en contacto con su médico.

Estos casos anteriores son debidos a que el dolor lumbar es una manifestación de un cuadro más complejo, como puede ser una hernia discal lumbar, que además de producir dolor lumbar puede provocar dolor ciático.

En los casos del lumbago agudo
  • Los antiinflamatorios no esteroideos y los relajantes musculares son eficaces. Los analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor. Recuerde consultar con su médico si padece o ha padecido del estómago antes de iniciar un tratamiento con antiinflamatorios.
  • El mantenerse activo es beneficioso. Siga con su actividad diaria hasta donde se lo permita el dolor.
  • Calor local con una almohadilla caliente. Natación en una piscina caliente.
  • Descanse y duerma sobre una superficie firme y plana si es posible.
  • Evite agacharse doblando la espalda, hágalo flexionando las piernas. Evite levantar objetos pesados y sentarse en sillas bajas.
  • Es importante tener en cuenta que el lumbago raramente está provocado por una enfermedad grave, y el dolor generalmente desaparecerá en un par de días.
En los casos de lumbago crónico

Si ha sufrido dolores de espalda durante un periodo prolongado, deberá consultar con su médico. Raramente una exploración radiográfica (rayos X) aporta información adicional sobre el cuadro o la causa, pero se realiza si existe alguna sospecha por parte del médico, para descartar procesos más graves que sean responsables del cuadro. Acudir a un fisioterapeuta o un quiropráctico para una manipulación de la columna puede ser beneficioso, produciendo un alivio del dolor. Pero este alivio no siempre es duradero. Recuerde acudir a profesionales que estén en posesión de la correspondiente titulación oficial, huyendo de los autodenominados masajistas que pueden producir un empeoramiento de las lesiones.

La higiene postural al igual que los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura abdominal y de la espalda pueden ser muy beneficiosos para el alivio del dolor, y su prevención.

No existe evidencia de que los siguientes tratamientos sean eficaces: utilización de antidepresivos, la tracción, las inyecciones en la faceta articular y el biofeedback (retroalimentación) con EMG (electromiografía).

¿Qué puede hacer en casa para aliviar el dolor? ¿Cómo emite el médico un diagnóstico?

En la mayoría de los casos el médico llega al diagnóstico a partir de la información ofrecida por el paciente. Los quiroprácticos habitualmente realizan una detallada exploración observando los movimientos de las articulaciones de la columna, las caderas y la pelvis, realizando tests musculares y articulares y comprobando si existe algún pinzamiento nervioso en la columna.

Habitualmente no es necesario hacer radiografías o análisis de sangre para descartar causas más serias del dolor lumbar.

Lumbago agudo
  • Resulta beneficioso la adiministración de antiinflamatorios no esteroideos y el mantenerse activo.
  • Es posiblemente beneficioso la administración de analgésicos y la manipulación de la columna.
  • Con ventajas y desventajas: tomar relajantes musculares.
  • No se conoce la eficacia de la colchicina, las inyecciones epidurales de corticoides, las inyecciones en la faceta articular, la higiene postural, la retroalimentación por EMG, los ejercicios de espalda, el uso de lumbostato (faja), las sesiones de fisioterapia, la TENS (estimulación nerviosa transcutanea eléctrica).
  • Reusltan posiblemente nocivos el reposo en cama y la tracción.
Lumbago crónico
  • Son beneficiosos los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura de la espalda y la higiene postural.
  • Son posiblemente beneficiosos: los analgésicos, los antiinflamatorios no esteroideos, las inyecciones en ligamentos y puntos gatillo, las manipulaciones de columna.
  • Resultan de eficacia desconocida la colchicina, los antidepresivos, los relajantes musculares, las inyecciones epidurales de corticoides, la acupuntura, la TENS, la fisioterapia, el uso de lumbostato, mantenerse activo.
  • Son posiblemente no beneficiosos el reposo en cama, la retroalimentación con EMG.
  • Son posiblemente nocivas las inyecciones en la faceta articular y la tracción.
¿Cómo se trata el lumbago? Evolución del lumbago

La evolución es buena siempre y cuando la persona permanezca activa y reciba un tratamiento adecuado en fases tempranas del cuadro.

Está demostrado que una musculatura lumbar y abdominal débil aumenta el riesgo de sufrir lumbago, por lo que se recomienda un ejercicio moderado encaminado a fortalecer dicha musculatura.

Henrik Wulff Christensen, quiropráctico; Jan Hartvigsen, quiropráctico; Dr. Stephen C.P. Collins, médico general

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online