20 MARZO 2010

Dolor de hombro

Última revisión: 2010-03-20 por Dr. Roberto Palacio González

¿Qué se entiende por dolor de hombro?

El hombro es la región del cuerpo que contiene y rodea a la articulación glenohumeral, es decir la bisagra que forman el hueso del húmero y la paletilla. Sin embargo, en el movimiento del brazo intervienen más articulaciones y estructuras musculares y ligamentosas. En su conjunto lo llamamos la cintura escapular.

El dolor de hombro puede expresar una alteración de la cintura escapular o bien estar producido por una lesión a distancia (por ejemplo, un infarto de miocardio), pero manifestarse en esta zona.

Mecánico

Mejora con el reposo y empeora con determinados movimientos o posiciones mantenidas (por ejemplo, es habitual no poder apoyarse en la cama con el hombro enfermo). Puede notarlo en la parte delantera o lateral del hombro, en lesiones del manguito rotador, del bíceps, y en la inestabilidad del hombro. Si el dolor lo nota en la parte superior del hombro, puede ser una contractura muscular del trapecio o de los músculos más profundos del cuello.

De interés

Le sugerimos la lectura de algunos artículos relacionados:

  • Artritis
  • Artrosis
  • Lesiones deportivas más frecuentes
  • Codo de tenista: epicondilitis
Consultas al médico

Lea en nuestra sección 'Pregunte al médico' numerosas consultas de nuestros usuarios relacionadas con el dolor de hombro.

Inflamatorio

Limita mucho todos los movimientos del hombro, empeora con el reposo y sobre todo por la noche, impidiendo el sueño por su intensidad. Es típico de infecciones y artritis, bien por depósito en la articulación de cristales (gota, pseudogota), o bien de tipo reumático.

Dolor por lesiones a distancia

No limita los movimientos ni se altera con ningún movimiento. El dolor que se nota en el hombro puede sobrepasar el codo, lo que no suele suceder con el originado en la cintura escapular. Es un síntoma, o de una lesión de vísceras (corazón, pulmón, etc) en cuyo caso se llama referido, o de una alteración neurológica, y se denomina irradiado. En este último caso, puede ir acompañado de hormigueos, atrofia muscular y pérdida de fuerza o sensibilidad. El dolor a distancia es mucho más raro que los otros dos tipos.

¿Cómo se manifiesta el dolor de hombro?

Básicamente puede ser de tres tipos:

Los movimientos que se limitan pueden ser activos, cuando el paciente voluntariamente no los puede realizar, aunque el médico sujetando el brazo sí lo consigue y pasivos, si el explorador no puede realizarlos.

¿Qué hace el médico ante un dolor de hombro?

En primer lugar el médico realiza una serie de preguntas sobre enfermedades del paciente, operaciones previas de hombro, trabajo o deportes que practica, sobre si el dolor comenzó o no a raíz de un golpe, etc.

Luego pasa a la fase de inspección en la que observa la forma del hombro: atrofia de la musculatura, bultos, deformidades, hematomas, etc.

La palpación consiste en apretar determinados puntos que orientan sobre cuál es la estructura dañada. Si la zona duele espontáneamente pero no al tocarla, puede tratarse de un dolor referido.

A continuación explora la movilidad, tanto la activa como la pasiva, del hombro y del cuello. El arco de movilidad es la capacidad de realizar un determinado movimiento, pero expresado en grados de circunferencia.

Por último, realiza tests específicos para las estructuras de la cintura escapular como por ejemplo:

En función de las sospechas, el médico realizará además una exploración neurológica, cardiovascular, pulmonar o abdominal.

  • Tests de estabilidad glenohumeral: se fuerza la articulación del húmero con la paletilla. Cuando hay una inestabilidad al paciente le parece que el hombro se le va a salir.
  • Tests de "impingement": el movimiento forzado en determinadas posturas desencadena un rozamiento de los tendones del manguito rotador contra las paredes del estuche que los contiene. Por ejemplo, el paciente intenta separar el brazo del cuerpo contra la resistencia aplicada por el médico, produciendo un dolor intenso que detiene el movimiento, lo que puede ser un síntoma de una rotura, o de una tendinitis del tendón del músculo supraespinoso.
¿Qué pruebas se pueden solicitar?
  • Radiografías del hombro en varias posiciones, para descartar la presencia de fracturas, calcificaciones o tumoraciones. En función de las sospechas, el médico puede ampliar el estudio radiográfico al cuello y a la espalda.
  • Una ecografía para detectar tendinitis y roturas de los tendones y de la musculatura del hombro.
  • Ante una posible lesión neurológica, puede ser útil el estudio electrofisiológico y el TAC o la resonancia nuclear magnética de cervicales.
  • Otras pruebas como análisis de sangre, electrocardiograma, ecocardiografía, TAC torácico-abdominal, etc., se reservan ante la sospecha de lesión de vísceras.
Provocan dolor mecánico
  • Conflicto de espacio entre el manguito rotador y el túnel de hueso y ligamento que lo envuelve: se produce habitualmente por tendinosis (engrosamiento) o rotura del manguito rotador.
  • Hombro congelado: la cápsula articular se vuelve rígida, y la movilidad se hace difícil y dolorosa.
  • Omartrosis: artrosis de la articulación glenohumeral.
Provocan dolor inflamatorio
  • Inflamación aguda causada por la acción de depósitos de microcristales en la articulación (hidroxiapatita, pirofosfato cálcico el cual provoca la condrocalcinosis).
  • Artritis reumática
Provocan dolor a distancia
  • Radiculopatías cervicales (por afectación de raíces nerviosas medulares que salen de la columna cervical) a la altura de las vértebras 4ª y 5ª.
  • Lesiones del plexo braquial por compresiones o por inflamación, constituyendo en este caso el síndrome de Parsonnaje Turner (a veces se produce tras una infección vírica o una vacuna).
  • Lesión del nervio circunflejo, supraescapular, torácico largo
  • Infarto de miocardio
  • Lesiones pleurales
  • Cólicos biliares
¿Cuáles son las causas del dolor de hombro? ¿Qué tratamientos están indicados para el dolor de hombro?

El tratamiento depende de la causa del dolor, individualizándose en cada enfermo. Los medicamentos que se pueden utilizar para tratar el dolor son:

La fisioterapia basada en masajes, ejercicios y corrientes puede ser útil en determinados casos. Cuando el dolor resiste al tratamiento, se puede sopesar una solución quirúrgica en un buen número de casos.

  • Antiálgicos puros, como el paracetamol. Tienen pocos efectos secundarios y se toleran muy bien.
  • Antiálgicos con efecto antiinflamatorio, como la aspirina. Pueden provocar úlceras gastroduodenales.
  • Antiálgicos antiinflamatorios esteroideos, como la cortisona. Pueden infiltrarse localmente y, en algunos casos, ser necesarios intramusculares o en pastillas. En este último caso, se debe controlar con cuidado la retirada del medicamento, para no provocar un síndrome de deprivación, que puede ser grave.

Dr. Dominique Perocheau, especialista en Reumatología