Última revisión: 2010-03-16 por Dr. Alvar Ocano Pueyo

¿Qué es el síndrome de fatiga crónica?

Es un conjunto de síntomas entre los que sobresale la fatiga, una sensación de cansancio o extenuación que no se alivia con el reposo, de causa desconocida, y que puede llegar a provocar incapacidad.

Aunque también se le ha llamado encefalomielitis miálgica, el uso de este término es muy comprometido, ya que supone una inflamación cerebral que no ha podido ser demostrada.

No se trata de una enfermedad nueva, pues hace ya más de un siglo se hablaba de la neurastenia, una enfermedad que compartía muchas características con la fatiga crónica.

Se trata de una enfermedad relativamente común en sus formas mas leves, pudiendo éstas afectar hasta a un 25% de la población, mientras que las formas graves que pueden provocar incapacidad apenas llegan al 1%. Parece tener una especial presencia en personas de clase media, entre 30 y 50 años, y fundamentalmente del sexo femenino.

¿Cómo se produce?

La causa no es conocida, aunque se han identificado una serie de factores o enfermedades que parecen contribuir al desarrollo del síndrome. Entre los factores mas comúnmente citados, aparecen: depresión, ansiedad, estrés, problemas de orden alérgico/inmunológico, enfermedades reumáticas, infecciones como la mononucleosis o el herpes virus humano tipo 6; anemia grave; alteraciones metabólicas y hormonales (diabetes, hipotiroidismo) y fármacos (ansiolíticos, antidepresivos, antihipertensivos).

Parece haber una cierta susceptibilidad genética, de modo que personas que han padecido anteriormente depresiones, tienen un mayor riesgo de sufrirla. En muchos casos, los síntomas comienzan tras un cuadro gripal agudo, pero numerosos estudios han sido incapaces de detectar una causa infecciosa, aunque sí parece que ésta pudiera activar la enfermedad.

Con el tiempo hay una mejoría gradual, de forma que al cabo de 2 años del inicio, la gran mayoría de los casos experimentan una recuperación completa, sin tratamiento específico, y sólo unos pocos casos acaban desarrollando una incapacidad crónica.

De interés

En nuestra sección 'Neurología' encontrará artículos relacionados.

Consultas al médico

Vea en nuestra sección 'Pregunte al médico' numerosas dudas de nuestros usuarios.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma principal es la fatiga, un cansancio anormal, físico y psíquico, que empeora con la actividad y disminuye la capacidad para el ejercicio (físico y mental). Existen otros muchos síntomas posibles, siendo los más frecuentes: dolores musculares, disminución de la capacidad de concentración, alteraciones del sueño (por ejemplo, insomnio, aún a pesar de la fatiga), cefalea, cambios emocionales (como sensación de frustración, ansiedad, etc.), febrícula (fiebre continuada), cambios de peso y apetito.

¿Cómo se diagnostica?

Para establecer el diagnóstico es preciso que la fatiga sea grave (que interfiera con la actividad normal) y prolongada en el tiempo (algunos autores hablan de, al menos, 6 meses).

Muchas enfermedades pueden causar síntomas similares, de modo que el médico debe descartarlas mediante un interrogatorio y exploración física completos. Además, serán necesarios análisis de sangre y orina elementales para descartar infecciones, alteraciones metabólicas, hormonales o inmunes, anemia y tumores. Esto es importante, pues la mayoría de ellas tienen un tratamiento especifico que logra un alivio rápido.

Se ha comprobado que las exploraciones sofisticadas y exhaustivas, así como las consultas con especialistas no mejoran el diagnóstico ni el curso de la enfermedad; sin embargo, no deben escatimarse en caso de sospecha de un proceso diferente.

¿Qué puede hacer su médico?

Lo primero, y más importante, es descartar las causas tratables de fatiga.

Aún cuando se han propuesto muchos tratamientos farmacológicos, dietéticos, herbales, etc., ninguno de ellos ha demostrado ser especialmente eficaz. Las curas milagrosas por lo general no sirven de ayuda. En algunos casos, los antidepresivos proporcionan alguna ayuda, sobre todo en personas con un trasfondo depresivo, pero no puede recomendarse su uso generalizado.

Del mismo modo, su médico puede remitirle a algún centro o programa de rehabilitación, ya que la terapia conductual cognitiva ayuda a luchar contra los síntomas de la enfermedad, tanto físicos como psíquicos.

Por otra parte, el médico puede recetar algún tratamiento para los síntomas mas notorios, como las cefaleas o los dolores musculares.

¿Qué puede hacer el paciente?

El propio paciente puede hacer mucho para lograr la recuperación. El descanso, aunque es la tentación más razonable, sólo es parcialmente útil en las primeras semanas, pero no a largo plazo, de modo que es muy importante programar periodos de actividad como parte de la rehabilitación. Esa actividad deber ir progresivamente en aumento.

Para hacer frente al síndrome de fatiga crónica hay que alcanzar un equilibrio entre la actividad y el reposo, programando periodos de ambos, lo que al final, acabará ayudando a alcanzar una mejoría notoria.

En algunas ocasiones, hay que recurrir a cambios en el trabajo, como reducciones de jornada, cambios en el puesto de trabajo, e incluso cambios de actividad laboral.

También son importantes una serie de cambios en los hábitos, tales como programar actividades recreativas fuera de casa, no fumar, beber abundantes líquidos no alcohólicos, compartir experiencias con los grupos de apoyo, disminuir el consumo de alcohol y café, etc.

Dr. Michael Sharpe, especialista de medicina psicológica

Más sobre

Regístrate para comentar