15 MARZO 2010

Exploración ginecológica

Última revisión: 2010-03-15 por Dra. Berta María Martín Cabrejas

¿En qué consiste una exploración ginecológica?

En las distintas especialidades de la medicina las exploraciones intentan fijar mejor el estado del paciente y obtener datos que orienten al diagnóstico de su dolencia; así por ejemplo, cuando una persona tiene sensación de fatiga, el médico le ausculta los pulmones para ver el grado de afectación o la localización principal de su problema.

Cuando la mujer acude al ginecólogo por cualquier problema relacionado con su aparato genital, el especialista debe someterla a una exploración que consiste en un reconocimiento de los genitales externos, la vagina, y el cuello de la matriz o útero.

Para explorar la vagina y el cuello de la matriz, es necesario introducir un instrumento denominado espéculo; se trata de un pequeño adminículo en forma de pico de pato, que al abrirse en el interior de la vagina pone al descubierto el cuello del útero; de esta forma puede observarse desde un punto de vista macroscópico, así como ver las posibles lesiones de la pared vaginal.

La segunda parte de la exploración ginecológica consiste en la introducción de los dedos índice y corazón en el interior de la vagina de la mujer, situando la otra mano en la zona inferior del abdomen; de esta forma se explora el útero y los ovarios, recibiendo información acerca de la forma, la situación y su tamaño, así como su consistencia y su movilidad.

¿Por qué es diferente esta exploración a cualquier otra?

El principal problema que presenta esta exploración es el pudor y la vergüenza que la paciente manifiesta. Este sentimiento es lógico y comprensible, dada la postura que tiene que adoptar la mujer y el carácter íntimo de la exploración. Sin embargo, el mejor consejo que se le puede dar es el de realizar el esfuerzo necesario para relajarse, pues le molestará mucho menos cada una de las intervenciones que previamente hemos explicado.

Esto, como es de suponer, tiene su explicación lógica, ya que cuando una mujer se contrae, los músculos de la pelvis también lo hacen, lo cual provoca el enclavamiento del espéculo en las paredes de la vagina, produciendo mayor molestia.

En el caso de mujeres mayores, postmenopáusicas, o que no mantienen habitualmente relaciones sexuales, las molestias pueden ser mayores por la falta de elasticidad que presenta; en ese caso el facultativo emplea lubricantes sobre el espéculo para un mejor deslizamiento en la vagina.

Por eso, lo mejor que puede pensar la mujer que acude al ginecólogo, es que se somete a una exploración habitual y necesaria para ella, y que para el médico es una exploración valiosa. Por su parte, el médico no debe olvidar lo que puede significar para la paciente.

Artículos relacionados

Vea nuestra sección 'Salud femenina' donde podrá resolver prácticamente cualquier duda sobre el particular

Consultas al médico

El 'Pregunte al médico' encontrará muchas consultas de ginecología y obstetricia efectuadas por nuestras usuarias.

¿Menopausia?

¿Puede tener síntomas de menopausia? Haga nuestro test y obtenga algunas respuestas

¿Cuándo debe realizarse la primera exploración ginecológica?

Toda mujer debe someterse a una revisión ginecológica cuando comienza a mantener relaciones sexuales y, por supuesto, cuando presente cualquier problema de origen ginecológico.

¿Una mujer virgen puede ser explorada ginecológicamente?

Sí, pero con los siguientes matices: el espéculo será de menor tamaño, y se abrirá tanto como el himen lo permita; y en cuanto a la palpación bimanual (con las dos manos) se realizará introduciendo un sólo dedo en la vagina, mientras que se se colocará otro en el recto, para descartar anomalías del aparato genital interno.

Dr. Erik Fangel Poulsen, especialista en Obstetricia y Ginecología; Dr. Philip Owen, especialista en Obstetricia y Ginecología

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online