12 MARZO 2010

Equipo de primeros auxilios

Botiquín de urgencia

Última revisión: 2010-03-12 por Dr. Luis Alberto Ramos Neira

Un equipo de primeros auxilios debe contener suministros y medicamentos para las enfermedades o accidentes imprevistos de menor importancia. Así como es vital para los enfermos crónicos llevar su medicación consigo en cualquier circunstancia, es buena idea que todo el mundo posea un equipo de primeros auxilios en casa o en el coche, y que lo lleve consigo durante las vacaciones para una situación de emergencia.

Si viaja al extranjero, conviene que se lo haga saber a su médico de cabecera, para que le aconseje o disponga lo necesario en lo referente a vacunas o medicamentos especiales tales como pastillas para la malaria, etc.

En ciertos organismos públicos como el ministerio de asuntos exteriores o las embajadas respectivas puede recabar información acerca de lo exigido o lo recomendable en materia de salud, según cada país, antes de salir de viaje.

También puede solicitar información en su centro de salud. Si bien es posible adquirir elementos adicionales para su equipo de primeros auxilios durante su estancia en el extranjero, es buena idea comprar suministros extra y medicamentos antes de salir. Las situaciones de emergencia, por definición, ocurren de manera sorpresiva, y puede encontrarse en ese momento en malas condiciones para conseguir algo esencial cuando más lo necesita.

Mareos del viajero

Los medicamentos para prevenir los mareos del viajero por carretera, aire o mar pueden comprarse sin receta, en farmacias. En algunas ocasiones (si usted es particularmente propenso), deberá tomarlos antes de iniciar el viaje como prevención, y no dé por hecho que este tipo de medicinas está a disposición del viajero en aviones, barcos o trenes. Por común que pueda ser el mareo entre los pasajeros de los aviones, por ejemplo, no es raro que no dispongan de este tipo de pastillas para el mareo en los botiquines de urgencia de a bordo.

Artículos relacionados

Vea en nuestra sección 'Medicamentos' otros artículos de gran interés:

Diarrea, indigestiones o movimientos anómalos del intestino

Es bueno estar preparado para la diarrea, sobre todo si tiene previsto viajar a países con problemas de saneamiento de aguas. En su farmacia habitual podrá encontrar pastillas o cápsulas a la venta tanto para la diarrea como para potabilizar el agua, con o sin receta médica.

De cualquier modo no es recomendable tomar fármacos antidiarreicos ante cualquier tipo de diarrea, y menos si ésta aparece con fiebre, pues el efecto de estos fármacos se produce mediante el retardamiento de los movimientos intestinales normales (peristalsis) y esto puede favorecer claramente el agravamiento de las gastroenteritis infecciosas. Por ello, siempre el mismo consejo, si tiene posibilidad de ello, consulte con un médico si para el caso concreto que le ocupa puede o no tomar este tipo de pastillas.

Si aparecen diarrea o vómitos a la par de todas estas precauciones, necesita asegurarse de que el paciente ingiere suficiente líquido. Es muy importante tener presente la reposición de líquidos en niños afectados de vómitos o diarrea. Los refrescos son de gran ayuda, puesto que reponen la sal y el azúcar esenciales, a la vez que proporcionan una fuente adecuada de líquido. Sin embargo, un equipo de primeros auxilios debería contar también con una preparación salina para la diarrea (sobre con sales o una tableta para disolver en agua limpia) con el objeto de prevenir la deshidratación.

Un preparado casero para estos casos es la limonada alcalina: 1 litro de agua con el zumo de dos o tres limones, una cucharada de bicarbonato, la punta de un cuchillo de sal de cocina y una cucharada grande de azúcar o más según su gusto. Si la diarrea o vómitos han sido muy intensos deberá abstenerse de comer hasta que su aparato digestivo tolere de nuevo los alimentos, reponiendo líquidos con esta solución.

Mucha gente sufre de estreñimiento al viajar. En estos casos es recomendable llevar también consigo un laxante suave.

Para quienes sufren de ardores de estómago al ingerir comidas muy especiadas o picantes, es recomendable incluir fármacos antiácidos en el equipo de primeros auxilios.

Analgésicos

La aspirina o el paracetamol se compran sin receta en la farmacia. Adoptan presentaciones diversas, incluyendo preparados solubles, pastillas o supositorios, y son útiles para aliviar dolores de cabeza, musculares, de dientes, o provocados por la menstruación, así como para combatir la fiebre.

Fiebre

La fiebre es causada en la mayoría de los casos por virus, en infecciones que no se benefician del uso de antibióticos. Aunque pueden comprarse antibióticos sin receta en algunos países, no deben comprarse sin indicación de un médico que considere que es necesario dicho tratamiento. Éste podrá recetarle los antibióticos adecuados o cualquier otra medicación.

Quemadura solar

Antes de exponerse al sol, siempre ha de aplicarse protección solar, y por tanto será necesario incluirla en su equipo de primeros auxilios, junto con la loción y crema hidratantes para después de la exposición al sol.

El farmacéutico puede informarle debidamente acerca del nivel más apropiado de protección solar para su caso concreto.

Picaduras de insectos

Lociones antipruriginosas (contra el picor) como la calamina son efectivas frente a mordeduras o picaduras de insectos.

Cortes, rozaduras y quemaduras

Para tratar pequeños cortes y rozaduras, son útiles los siguientes elementos:

Su farmacéutico es el más indicado para acabar de orientarle a la hora de confeccionar su botiquín con todos estos elementos.

  • Tiritas y apósitos para las quemaduras
  • Algodón y esparadrapo
  • Pinzas y tijeras
  • Gasas y vendas de sujeción
  • Solución antiséptica yodada o salina, agua oxigenada para limpiar y desinfectar las heridas.
Torceduras

Es aconsejable disponer en el botiquín de vendas elásticas para poder fijar el tobillo o la muñeca ante una torcedura.

¿Tengo que llevar todo donde quiera que vaya?

No es necesario llevar todo consigo. Ciertamente, un viaje más largo puede precisar llevar más cosas que uno más corto. También dependerá del lugar de destino del viaje.

Compre productos en envases pequeños que entren fácilmente en su equipaje. Recuerde que todos los medicamentos tienen una fecha de caducidad y no deben mantenerse en el botiquín ni usarse tras esa fecha.

Dr. Per Grinsted, médico general; Dr. Erik Fangel Poulsen, especialista en Obstetricia y Ginecología; Christine Clark, farmacéutica; Dr. John Pillinger, médico general