12 MARZO 2010

Alimentación en los niños

Mujer amamantando a su bebé

Última revisión: 2010-03-12 por Dra. María Jesús Ceñal González-Fierro

El crecimiento del niño depende de su alimentación

Todos los niños necesitan cariño, caricias, cuidado, descanso y buena alimentación para sentirse a gusto y felices. No hay dos niños iguales y sus necesidades no son las mismas. Cada uno es una persona diferente, y cuando un nuevo ser humano viene al mundo, debemos esforzarnos en conocer a esta nueva persona. Al principio puede ser difícil interpretar los mensajes que el recién nacido nos trasmite, pero, poco a poco irá siendo más fácil. A menudo, esos mensajes tienen que ver con sensaciones de hambre y sed, pero el niño también puede querer algo completamente diferente. Es importante tener en cuenta que ningún niño se comporta exactamente igual que lo que nos dicen los libros. Cada niño es diferente.

¿Cuándo debe empezar el niño a tomar alimentos sólidos?

Durante los cuatro primero meses de vida, los lactantes sólo necesitan tomar leche materna o leches adaptadas. Otros alimentos distintos de la leche son innecesarios y pueden ser peligrosos a esta edad.

Si una madre sospecha que su hijo con lactancia materna no esta tomando suficiente leche, debe acudir a su médico para que compruebe si su crecimiento es normal. Si no esta creciendo adecuadamente puede necesitar ser alimentado más a menudo. Las madres lactantes deben utilizar ambos pechos para estimular la producción de leche. La madre puede creer que su hijo llora porque tiene hambre o sed, pero los niños lloran también por otras razones aparte de estos motivos. Antes de dar al niño cualquier suplemento alimenticio debe consultar a su médico.

Hasta los cinco meses no debe emplearse la cuchara para alimentar a los lactantes. Antes de esa edad sólo son capaces de succionar, no pueden mover los labios y la lengua al mismo tiempo.

Artículos relacionados

En nuestra sección 'Endocrinología y nutrición' encontrará numerosos artículos relacionados. Entre otros:

  • Los alimentos básicos
  • Los nutrientes básicos
  • Alimentación en las etapas del desarrollo
¿Sabe usted...

...de salud infantil? Averígüelo aquí

La alimentación del niño entre los cuatro y los seis meses

Entre los cuatro y los seis meses, el lactante puede empezar a tomar pequeñas cantidades de sólidos como complemento de la leche materna o las fórmulas adaptadas.

  • Los alimentos apropiados son papillas de arroz, purés de zanahorias o patatas hervidas, manzana rallada, plátano machacado, y zumo de manzana.
  • La introducción de alimentos nuevos en la dieta del lactante debe hacerse gradualmente para permitir que su aparato digestivo tenga tiempo de adaptarse. El tamaño de una cucharada de café es suficiente la primera vez. Después se puede aumentar gradualmente hasta tres o cuatro cucharadas soperas. Si el niño tiene mucha hambre puede no querer probar un alimento nuevo, por eso a veces es mejor darle el pecho antes de probar con un alimento nuevo. Deje siempre pasar unos días tras introducir un alimento nuevo antes de introducir el siguiente.
  • Las verduras y las patatas se deben pelar o lavar a fondo antes de cocerlas.
  • La comida debe cocerse lo suficiente para que se triture con facilidad. Añadir algo del agua de cocer las verduras o una cucharada de aceite al triturar la comida es una buena idea.
  • Las manzanas cocidas se pueden aplastar con una cuchara. Los plátanos se aplastan fácilmente con un tenedor.
  • La harina de arroz se puede adquirir en paquetes enriquecidos con hierro, especiales para niños. Se debe preparar según las instrucciones del envase. Para mejorar el sabor se puede añadir leche maternizada o fórmula adaptada. La leche entera no es adecuada para los lactantes de esta edad por el riesgo de producir alergia.
  • No añadir nunca sal a la comida del lactante ya que incluso pequeñas cantidades de sal pueden alterar el equilibrio salino del niño.
  • No hay que preocuparse si el niño pone caras raras o escupe la comida al probar un sabor nuevo. No significa que al niño no le guste el nuevo alimento. Es sólo la forma que tiene el niño de mostrar que está experimentando una nueva sensación en su paladar.
La alimentación del niño de los seis a los ocho meses

Entre los seis y los ocho meses, los niños son capaces de masticar. A los ocho meses pueden mover la lengua de lado a lado y mezclar la comida con la saliva.

  • El niño ya puede empezar a masticar pan de centeno y otros alimentos, sin necesidad de que tengan que triturarse o licuarse previamente.
  • Los niños pueden seguir tomando el pecho mientras se introducen los nuevos alimentos.
  • Las papillas y la leche son la alimentación básica. Una o dos veces al día puede tomar una papilla de cebada, avena, trigo, centeno o mijo, enriquecidas con hierro, a ser posible.
  • El niño puede empezar a aprender a beber de un vaso y si no hay antecedentes familiares de alergia a la leche de vaca, se puede introducir la leche entera. Si existe historia familiar de alergia, el niño no debe tomar leche de vaca entera antes de los 12 meses. El niño no debe tomar más de tres cuartos de litro de productos lácteos al día.
  • Sí puede tomar yogures y cremas de queso. También son adecuados los purés de patata, zanahorias, brócoli, coliflor, cereales y guisantes. Las manzanas trituradas, las peras y los plátanos mezclados con zumo sin azúcar de grosella y manzana son frutas apropiadas para el niño. Como grasas, se pueden utilizar aceite, mantequilla y margarina.
La alimentación del niño de los ocho a los doce meses

El niño puede comer ahora casi cualquier alimento sano (si no tiene demasiada sal) y puede comer casi igual al resto de la familia. También será capaz de utilizar un vaso o una cuchara solo.

  • No es necesario triturar los alimentos tan finos como antes. Es bueno aplastar la comida con el tenedor o cortarla en trozos pequeños, pero el niño debe acostumbrarse a masticar y tragar trozos algo mayores. Esta forma de estimular la boca ayuda a desarrollar las facultades del lenguaje.
  • A esta edad se puede dar al niño carne, pescado, huevos, pan y naranjas.
  • Las comidas preparadas, y los alimentos envasados o enlatados que contengan mucha sal no se deben dar a los niños pequeños.
  • Los niños deben continuar tomando leche entera, y no deben tomar leche semidescremada o descremada, dado que la grasa es necesaria para su desarrollo.
  • Los caramelos y los alimentos dulces pueden estropear la dentadura del niño, iniciar malos hábitos de comida y poner al niño en riesgo de malnutrición. Si los padres quieren mejorar el sabor de las papillas, pueden utilizar manzanas o zumo de grosella sin azúcar.
  • El niño necesita tiempo para adaptarse a los diferentes alimentos, y hay que acostumbrarle a tomar comidas sanas y variadas.
Vitaminas

Los organismos responsables de la salud recomiendan que todos los niños entre seis meses y cinco años tomen vitaminas A, C y D. Un niño que come bien no necesita tomar suplemento vitamínico, si está tomando una dieta variada. Los lactantes deben tomar vitaminas desde el mes de vida sobre todo si han nacido prematuramente, o apenas reciben luz solar en la piel.

Dra. Vibeke Manniche, especialista en Pediatría; Christel Bech, enfermera; Dr. Stuart Crisp, especialista en Pediatría

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online