12 MARZO 2010

Fumar: ¿reducir el consumo o dejarlo por completo?

Hombre expeliendo el humo de un cigarrillo

Última revisión: 2010-03-12 por Dr. Luis Alberto Ramos Neira

¿Por qué es tan difícil reducir el consumo de cigarrillos?

La adicción al tabaco es a la vez física y psicológica. Todos los fumadores saben lo difícil que es dejarlo o incluso disminuir el consumo. Reducir la cantidad de cigarrillos es un comienzo y siempre es mejor que nada, pero la meta final debería ser abandonarlo por completo. ¡Muchos ex-fumadores pueden corroborar que es posible! La adicción física se da porque muchos fumadores presentan adicción a la nicotina y a otras sustancias presentes en el cigarrillo. La adicción puede ocasionar un auténtico síndrome de abstinencia si se reduce el consumo o se abandona. La adicción psicológica ocurre porque el hecho de fumar pasa a ser parte de la rutina diaria del fumador y porque éste se resiste a prescindir del placer que el hábito le produce. Esto quiere decir que si se desea reducir el consumo de tabaco o abandonarlo, tendrá que tomar una decisión clara y modificar sus hábitos.

Supresión de la adicción física con sustitutos de la nicotina

La experiencia ha demostrado que el uso de tratamientos deshabituadores de la nicotina, tales como los parches o los chicles de nicotina pueden reducir el consumo de cigarrillos de los fumadores. Existe, sin embargo, un ligero riesgo de que el cuerpo se habitúe a esta nueva forma de suplemento de nicotina, por lo que es importante mantener una adecuada vigilancia acerca del uso de estos sustitutos.

Artículos relacionados
  • Dejar de fumar: el día D
  • Hábitos poco saludables
  • Embarazo y tabaquismo
  • Tabaco: riesgo terrible
  • Los beneficios de dejar de fumar
¿Quiere dejarlo...

...pero no puede? Pruebe con StayQuit, el programa de ayuda para dejar de fumar de NetDoctor.

Noticias relacionadas
  • Tabaco, obesidad y envejecimiento
  • Dejar de fumar añade años a la vida
Supresión de la adicción psicológica mediante el cambio de hábitos

Existen diversos métodos que pueden ayudar a los fumadores a romper la adicción psicológica:

  • Decida cómo quiere dejarlo, si reduciendo gradualmente o cortando el hábito de raíz.
  • Confeccione una lista de las razones por las que quiere dejarlo y llévela consigo en todo momento. Saque su lista y léala cuando surja la premura por fumar, le ayudará a fortalecer su decisión.
  • Elija la fecha en la que quiere dejarlo y comprométase con ella. Dígaselo a su familia y amigos, así tendrá que mantener la fecha y le ayudarán en el cumplimiento de su propósito.
  • Busque a alguien que le sirva de apoyo, como un miembro de su familia, un amigo o su propio médico.
  • Cuando llegue el día señalado, pase a la acción sin miramientos: tire sus cigarrillos y deshágase de ceniceros, mecheros y cerillas.
  • Dése el capricho de cosas que le gustan, como ir al cine o salir de compras, intentando evadirse al máximo posible del recuerdo del tabaco.
  • Busque algo distinto que hacer en las ocasiones en las que solía fumar un cigarrillo.
Tratamiento farmacológico para dejar de fumar

Existen actualmente dos tratamientos farmacológicos que pueden ser de gran ayuda para lograr abandonar el tabaco. Se trata de un antidepresivo denominado Bupropión (Zyntabac), que tiene como efecto principal la inhibición de la apetencia por el tabaco. En un porcentaje muy considerable de fumadores adictos este fármaco consigue que se deje el hábito para siempre, pero requiere de adecuado control médico porque, en un porcentaje pequeño de personas predispuestas puede favorecer la aparición de convulsiones. El otro es la vareniclina, comercializado en España como Chámpix. Igualmente debe ser prescrito por un médico.

Si usted cree que este tipo de ayuda podría ser necesaria en su caso, debe consultarlo por tanto con su médico.

Ya he intentado antes dejar de fumar y no funcionó

Usted no es el único al que le ha ocurrido. Las posibilidades de éxito aumentan cada vez que intente abandonar. La mayoría de la gente adicta al tabaco necesita tres o cuatro intentos para por fin conseguirlo. Si no tiene éxito, considérelo simplemente un ensayo que, aunque no haya salido bien, le habrá situado más cerca de la posibilidad de dejarlo para siempre.

¿Qué hacer cuando se tienen muchas ganas de fumar?
  • Llamar a un amigo
  • Mascar chicle sin azúcar o comer algo saludable
  • Dar un paseo
  • Cepillarse los dientes
  • Darse una ducha
  • Inspirar hondo e intentar relajarse
  • Escribir una carta
  • Utilizar sus manos para hacer algo, como por ejemplo, coser, hacer bricolaje, etc.
¿Cuánto tiempo transcurre hasta que desaparece la ansiedad por fumar?

Al cabo de unos pocos días disminuye la necesidad de fumar, y entre dos a cuatro semanas más tarde puede haber desaparecido por completo.

¿Voy a engordar?

Puede que sí, puede que no, pero no permita que eso le desanime. En algunas personas sí se incrementa algo el peso tras dejar de fumar, pero, por lo general, con el tiempo el cuerpo vuelve a estabilizarse en el peso anterior; además esta pequeña complicación no es nada relevante comparada con las ventajas en salud que supone el dejar de fumar. Evite ponerse a dieta a menos que su médico se lo indique, puesto que esto incrementará su ansiedad por fumar. Si pica algo entre comidas, elija productos saludables y con poca grasa. Sea más activo, y queme calorías extras con la práctica regular de ejercicio.

Recuerde, sobre todo, que dejar de fumar reporta incontables beneficios.

¿Cómo se consigue evitar volver a fumar?
  • Siga refiriéndose a la lista que redactó con las razones para dejarlo.
  • Añada nuevas razones que se le hayan podido ocurrir.
  • Evite compartir más tiempo del preciso entre fumadores y procure no dejarse tentar.
  • Siéntase orgulloso de sí mismo y asegúrese de celebrar cada semana, mes y año tras dejarlo.
  • Evite consumir bebidas que le induzcan a fumar, como el alcohol y el café.
  • No se permita ni una sola calada que arruine su plan de abandonarlo.
¿No es suficiente cambiarse a una marca "light"?

Aun prohibidas, las marcas 'light' siguen en el mercado. En realidad se ha demostrado que los fumadores de 'light' inhalan prácticamente las mismas cantidades de humo, y por tanto, los mismos productos nocivos.

El alquitrán y la nicotina son sólo dos de las más de 400 sustancias tóxicas que contienen los cigarrillos. El alquitrán mantiene unidas las otras sustancias tóxicas y es una de las principales causas de cáncer de pulmón. Cuanto menos alquitrán aspire un fumador, menor riesgo de adquirir ésta y otras enfermedades. Comparando marcas de tabaco y cigarrillos usted puede ver las cantidades de alquitrán y nicotina que contiene cada una.

No obstante, incluso si un fumador se cambia a cigarrillos "light" se mantendrá todavía un riesgo de adquirir un gran número de enfermedades relacionadas con el tabaco.

  • Más de 20 mg es un nivel alto de alquitrán por cigarrillo.
  • Un nivel medio de alquitrán supone entre 15 y 20 mg por cigarrillo.
  • Un nivel bajo de alquitrán quiere decir menos de 15 mg por cigarrillo.

Dr. Carl J. Brandt, Director Médico Internacional y Cofundador de NetDoctor; Dr. Gavin Petrie, especialista en Medicina Respiratoria

Noticias relacionadas