12 MARZO 2010

Viajeros con enfermedades crónicas

Terminal de un aeropuerto

Última revisión: 2010-03-12 por Dra. Ana María Caro Murillo

Muchas personas con enfermedades crónicas suelen viajar al extranjero. Sin embargo, deben tomarse en consideración ciertas circunstancias, medidas y limitaciones.

Detalles del seguro

Antes de partir, deben revisarse cuidadosamente las condiciones del seguro de viaje. Cualquier persona que padezca cualquier tipo de enfermedad crónica debería confirmar con su asegurador, antes de viajar, si tiene cobertura para ésta. Una lectura detenida de su seguro puede ahorrarle muchos inconvenientes. Busque el consejo de alguien experto en medicina aeronáutica. Muchos médicos pueden desearle simplemente que goce usted de unas buenas vacaciones, sin tener en cuenta la complejidad de su situación. Nunca es buena idea mentir u omitir datos al asegurador, ya que si éste lo descubre invalidará su póliza.

De interés

Vea artículos relacionados en nuestra sección 'Salud del viajero':

Lleve siempre con usted los medicamentos que requiere y toma habitualmente

Todo medicamento vital debe viajar en su equipaje de mano, en cantidades suficientes para todas las vacaciones, ya que la experiencia ha demostrado que su equipaje puede llegar al Polo Norte mientras usted viaja a Marruecos. Es probable que puedan adquirirse los medicamentos en otros países, pero con frecuencia tendrán otros nombres. La Asociación Británica de Diabéticos (British Diabetic Association) es muy clara en su recomendación de que los viajeros diabéticos deben llevar la insulina consigo, ya que puede ser congelada en la bodega del avión.

Muchos países tienen regulaciones estrictas sobre la posibilidad de introducir medicamentos a su territorio, de manera que puede ser conveniente tener disponible un certificado de su médico, por escrito (en inglés), especificando que la medicina en cuestión es vital y para uso exclusivo del paciente. Este tipo de certificación puede evitar muchos inconvenientes. Esto puede tener particular importancia para los medicamentos enumerados a continuación, los cuales pueden no estar reconocidos en ciertos países especialmente restrictivos (por ejemplo Tailandia), y a los cuales puede no permitírsele la entrada independientemente de la razón que se tenga para llevarlos:

  • Narcóticos/medicamentos a base de morfina (por ejemplo morfina, opio o sus derivados, o bien otros analgésicos potentes).
  • Medicamentos que estimulan el sistema nervioso central, tranquilizantes y sedantes.
Diversos riesgos que afectan a los viajeros con enfermedades crónicas

Todos los viajeros, pero especialmente las embarazadas o los que padecen enfermedades cardiovasculareso pulmonares, tienen un mayor riesgo de desarrollar coágulos en las piernas o los pulmones durante los vuelos de larga duración (más de 3 ó 4 horas). Esto se debe, entre otras cosas, a la disminución del espacio en los aviones, lo que dificulta los movimientos y restringe la circulación sanguínea. Es importante hacer ejercicios de bombeo con las piernas durante intervalos cortos y andar por el pasillo al menos una vez cada hora.

Si usted tiene dificultades para caminar 40 metros en una superficie plana porque le cuesta respirar, es probable que tenga problemas en el vuelo y que requiera oxígeno adicional. Esto puede coordinarse con antelación con la aerolínea, usualmente con un coste adicional, y pueden exigirle que vaya usted acompañado por un profesional médico.

El síndrome de la clase turista está siendo reconocido cada vez más como una serie de problemas que afecta a los viajeros que no disponen de mucho espacio y no hacen ejercicio suficiente.

Actualmente se están investigando temas relacionados con la calidad del aire en las cabinas. Pero aún más importante es el hecho de que personas con enfermedades de corazón o pulmón puedan desarrollar problemas en ciudades con mucha polución como son Ciudad de México o Pekín. La altitud, como la de La Paz en Bolivia también puede producir problemas a estas personas.

Los usuarios de sillas de ruedas o las personas con dificultades para caminar, y las personas que tengan enfermedades cardiovasculares o pulmonares, deberían averiguar con antelación sobre posibles dificultades durante el transporte o en el sitio de destino (por ejemplo, diferencias excesivas de nivel, escaleras y accesos para sillas de ruedas o discapacitados). Si se avisa con anticipación, las aerolíneas pueden ofrecerle asistencia extra y ahorrarle las largas distancias que deben caminarse en los grandes aeropuertos.

Antes de partir deben considerarse las condiciones de temperatura y humedad del lugar de destino. Si usted no puede tolerar el calor y la humedad, es posible que destinos del Oriente (como el Sudeste Asiático) no sean una buena elección para las vacaciones.

Los diabéticos pueden solicitar alimentación especial en múltiples aerolíneas, pero también hay que tener en cuenta que se disponga de alimentos apropiados en el lugar de destino. Los cambios en las comidas y en la actividad física pueden alterar sus requerimientos de insulina, y la diarrea del viajero o las enfermedades que producen fiebre pueden hacer que se pierda el control de la diabetes. Por lo tanto se aconseja que lleve con usted su propio equipo de medición de los niveles de azúcar en sangre.

Por último, es aconsejable averiguar antes de salir acerca de la asistencia médica/hospitalaria que hay disponible en su lugar de destino.

Es poco probable que las personas con enfermedades muy graves (por ejemplo, cáncer o infección por VIH) o aquellas en quienes se supone que pueden necesitar un tratamiento agudo durante su viaje puedan obtener un "certificado de salud previo al viaje" para una póliza de seguros ordinaria. Sin embargo muchas veces es posible obtener asistencia mediante grupos de apoyo u otras organizaciones.

Todos los pacientes con enfermedades crónicas deben considerar cuidadosamente los servicios médicos disponibles en su lugar de destino. Por ejemplo, ¿tendrá un paciente de diálisis renal acceso a un servicio de diálisis eficiente y estéril?, o ¿podrá un paciente de Sida recibir cuidados respiratorios o medicinas adecuadas?

Dr. Charlie Easmon, especialista en Salud Pública

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online