11 MARZO 2010

La citología y su importancia en el diagnóstico del cáncer de cuello uterino

Última revisión: 2010-03-11 por Dra. Berta María Martín Cabrejas

¿Qué es la citología?

La citología es una técnica que consiste en observar células a través del microscopio para estudiar su morfología; es empleada en numerosas especialidades médicas y quirúrgicas. No obstante, a lo largo de este artículo la palabra citología se usará exclusivamente para definir la toma de muestras procedentes del cuello uterino.

¿Para qué sirve una citología?

Para comprender la importancia del empleo de esta técnica, vamos a explicar lo que ocurre antes de la formación de un cáncer de cuello uterino.

El cuello uterino, también denominado cérvix, se halla situado en la porción inferior del útero o matriz. El tejido que forma el cérvix está sometido, en cuanto a su fisiología, a una serie de modificaciones según se desarrolla la mujer, que culminan con el inicio de las relaciones sexuales. En la enorme mayoría de las mujeres estos cambios se producen dentro de la normalidad pero en ocasiones, bajo la influencia de factores de riesgo, pueden desembocar en lesiones malignas. El camino que lleva a esta situación es progresivo, formándose en un primer momento células anormales sin carácter maligno, pero sí premonitorio de un mayor riesgo de cáncer de cuello uterino en un futuro. Además, estas alteraciones no muestran síntomas en la mayoría de los casos, haciendo aún más difícil su diagnóstico.

Así pues, el motivo del empleo de la citología es detectar esas lesiones premalignas, para poner tratamiento y solución lo antes posible.

Saber más

¿Quiere saber más? Visite nuestra sección 'Salud femenina' y vea las pruebas diagnósticas más frecuentes.

¿Todas las lesiones premalignas evolucionan hacia cáncer de cuello?

No, insistimos en aclarar que el médico no puede predecir si esa lesión derivará hacia un cáncer, se mantendrá estable durante años o bien degenerará después de esa fase de descanso; si bien hay que distinguir, pues dentro de las lesiones premalignas existen distintos grados de gravedad: desde células prácticamente similares a las normales hasta alteraciones cercanas a las cancerosas.

Hay que tener presente que para la formación de un cáncer ha debido pasar un periodo de transformación no despreciable, que puede ser de años.

En recientes investigaciones se demuestra una vuelta de estas lesiones a la normalidad en torno a un 30-50%, y el progreso hacia cáncer, en un porcentaje cercano al 30%, en función de los distintos estudios.

¿Cuándo debe realizarse la primera citología?

La mujer debe someterse a un examen ginecológico completo, en el que se incluya una citología, cuando ha comenzado a mantener relaciones sexuales.

¿Cómo se realiza una citología?

La citología se realiza en combinación con una exploración ginecológica. Con una pequeña espátula plana de madera o con un pequeño cepillo se toma una muestra de las células superficiales del cuello uterino, proceso que se consigue con tan sólo un pequeño raspado sobre la zona. Las muestra se coloca en una pequeña lámina delgada de vidrio (denominado portaobjetos) y se envía al laboratorio para su examen al microscopio.

¿Qué sucede cuando los resultados de la citología son normales?

Se informa a la paciente de los resultados favorables de la prueba y se recomienda que lo repita una vez al año, hasta que tenga tres citologías seguidas normales; después se irá espaciando progresivamente, siempre y cuando los resultados sean satisfactorios.

¿Qué ocurre cuando en los resultados existe alguna anomalía?

Como hemos mencionado anteriormente, las lesiones premalignas muestran diferente grado de alteraciones, variando de leves a graves.

En el caso de una alteración leve (denominado con el término médico de displasia leve), la actitud que se debe seguir es realizar una nueva citología en unos seis meses, para confirmar dicho trastorno celular.

Cuando se trata de un grado alto de alteración, o lo que es lo mismo, displasia grave, se recomienda a la paciente someterse a una colposcopia, para una mejor exploración y toma de muestras.

¿Qué es una colposcopia?

Se trata de un procedimiento de exploración ginecológica del cuello del útero, mediante un instrumento llamado colposcopio, que actúa a modo de una gran lupa. Con el colposcopio se consiguen ver signos indirectos de una mayor transformación de la zona hacia el cáncer de cuello. En esta misma exploración, se tomarán mayores muestras del cérvix (biopsias), sobre todo en áreas que con el colposcopio se observen sospechosas de lesión maligna.

Dependiendo del grado de afectación que nos encontremos en dichas biopsias, actuaremos de forma más o menos agresiva en cuanto a las diferentes posibilidades terapéuticas.

Dr. Erik Fangel Poulsen, especialista en Obstetricia y Ginecología; Dr. Philip Owen, especialista en Obstetricia y Ginecología