10 MARZO 2010

Quistes ováricos

Última revisión: 2010-03-10 por Dra. Berta María Martín Cabrejas

¿Qué son los quistes ováricos?

Los ovarios son las estructuras que se encargan de producir las hormonas femeninas y de formar los óvulos que mensualmente consiguen que la mujer sea fértil.

Los quistes ováricos son formaciones benignas que se pueden formar como una variación patológica de un proceso normal, como es la ovulación mensual de la mujer.

El tamaño de los quistes puede variar desde formaciones milimétricas hasta llegar a alcanzar los ocho centímetros, pero se estima que por término medio miden unos dos centímetros.

Generalmente sus paredes tienen poco espesor y son regulares, y en su interior no hay contenido sólido.

¿Qué síntomas producen los quistes ováricos?

Los quistes ováricos en su mayoría no producen ningún síntoma y son diagnosticados de forma casual en una revisión ginecológica. Sin embargo, pueden presentarse como una masa pélvica o como alteraciones en la regla; o bien como una rotura de la pared del quiste, o bien como una hemorragia intraabdominal (dentro de la cavidad abdominal), manifestándose, es este último caso, con dolor abdominal y malestar generalizado.

Asimismo, un síntoma precoz puede ser el dolor genital experimentado tras mantener una relación sexual.

¿Saber más?

Consulte la sección 'Salud femenina' y encontrará respuesta a las dudas más habituales de salud de la mujer.

¿Cómo se diagnostican los quistes ováricos?

Los pocos síntomas que suelen producir los quistes ováricos son insuficientes para que el ginecólogo realice un diagnóstico certero sin tener que emplear técnicas complementarias, como es la ecografía ginecológica, acompañada de una exploración pélvica exhaustiva.

¿Qué tratamiento existe para los quistes ováricos?

La actitud frente a un quiste ovárico es en primer lugar de vigilancia, porque la mayoría de ellos desaparecerán en las siguientes semanas de manera espontánea. Por eso, cuando el ginecólogo tiene ante sí a una paciente con un quiste ovárico, repetirá la ecografía en unos tres o cuatro meses para valorar la evolución del mismo. Otras veces, puede ser necesario la administración de anticonceptivos orales (la píldora) para acelerar el proceso de desaparición del quiste.

El éxito del tratamiento dependerá del tamaño y del número de quistes. La necesidad de implantar un tratamiento está en relación con la historia clínica que presente la paciente.

¿Deben operarse los quistes de ovario?

Como ya hemos comentado anteriormente, la pared de los quistes de ovario es muy fina, y en ocasiones se puede romper, retorcer su base, o sufrir una hemorragia intraquística (en su interior), produciendo dolor abdominal de carácter agudo e intenso. Precisa una intervención quirúrgica inmediata.

En ciertas ocasiones, cuando a pesar de realizar un tratamiento correcto de los quistes no se consigue su desaparición, y la mujer continúa con las molestias, debe ser considerada la opción de una exéresis quirúrgicadel quiste, esto es, la extirpación del quiste, como método más resolutivo.

Por último, y en el caso de que existan dudas sobre la benignidad del quiste, lo más recomendable es el análisis directo desde un punto de vista anatomopatológico, es decir, estudio microscópico del quiste ovárico.

¿Qué sucede si se extirpa un ovario?

Lo ideal es siempre la exéresis del quiste sin afectar la anatomía del ovario que lo desarrolló, pero en ocasiones esta tarea es imposible, y el ginecólogo se ve en la necesidad de extirpar todo el ovario. En esta situación, y mientras que el otro ovario ese encuentre sano, la mujer conservará la misma situación hormonal y la misma capacidad reproductiva que tenía previa a la intervención.

Dr. Erik Fangel Poulsen, especialista en Obstetricia y Ginecología; Dr. Philip Owen, especialista en Obstetricia y Ginecología

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online