10 MARZO 2010

El ciclo vital del parásito de la malaria

Última revisión: 2010-03-10 por Dr. Juan Álvarez Orejón

¿Qué es el parásito de la malaria?

La malaria es una enfermedad propia de zonas tropicales. Se denomina también paludismo, y está causada por un parásito protozoo unicelular (o sea, formado por una sola célula). Este protozoo puede ser parásito del ser humano, en cuyas células vive. También vive en mosquitos de diferentes especies del género Anopheles, que son los responsables de la transmisión de esta enfermedad a las personas.

El gametocito

Es la forma sexual del parásito, y se desarrolla en algunos glóbulos rojos (que son las células de la sangre que transportan oxígeno) de los seres humanos. La hembra del mosquito (nunca los machos) ingiere gametocitos cuando pica a una persona infectada, y éstos pasan a sus glándulas salivares. A continuación, maduran y originan los llamados gametos (masculino y femenino), que se unen entre sí para dar lugar a un cigoto, que luego madura originando un oocineto.

De interés

Le sugerimos la visita a nuestra sección 'Salud del viajero' donde encontrará numerosos artículos relacionados con la malaria.

Los esporozoítos

Se originan por la división de los oocinetos, y pasan a las glándulas salivares del mosquito. Cuando éste pica a una persona, le inocula en su sangre los esporozoítos y éstos viajarán por ella hasta el hígado y entrarán en sus células (los hepatocitos).

Los esquizontes

Tisulares se originan al madurar los esporozoítos en las células del hígado. Otros esporozoítos quedan latentes en los hepatocitos, convirtiéndose en hipnozoítos.

El trofozoíto

Se divide originando un esquizonte eritrocitario, que a su vez, originará varios merozoítos, que de nuevo se liberarán en la sangre, al romper el glóbulo rojo que los contiene. Este momento coincide con el acceso de fiebre que es típico de la enfermedad. Estos merozoítos entran de nuevo en otro glóbulo rojo, y así el ciclo se repite.

Algunos trofozoítos, sin embargo, originarán gametocitos y de este modo, la enfermedad se podrá transmitir a otra persona por la picadura del mosquito.

Plasmodium vivax y Plasmodium ovale

Pueden producir la forma latente del hígado, a la que hemos denominado hipnozoíto. Estas formas latentes pueden no ser eliminadas por el tratamiento (su tratamiento específico es la primaquina), y ser responsables de una recaída de la enfermedad años más tarde. Asimismo, esta forma permite que el parásito se mantenga en zonas templadas de la tierra, donde el mosquito no está presente durante todo el año en su ciclo natural.

Plasmodium falciparum

No tiene hipnozoítos, por lo que necesita, para perpetuarse en una zona, que el mosquito esté presente en ella de un modo continuado; por eso, sólo se da en zonas cálidas tropicales. En esta forma de paludismo no hay recaídas a largo plazo, pero se trata del tipo más grave de malaria, entre otros motivos por su capacidad de afectar a un mayor número de glóbulos rojos y su mayor tendencia a afectar a diversos órganos (cerebro, riñones etc.). Asimismo, es más resistente a los tratamientos.

Plasmodium malariae

Nno tiene hipnozoítos, pero que tiene gran tendencia a afectar al riñón. Su periodo de incubación suele ser el más largo de todos.

¿Cuáles son las diferentes etapas del ciclo vital del parásito?

El protozoo tiene formas diferentes, cada una especializada por vivir en un lugar distinto:

Desde que se produce la infección por la picadura del mosquito, hasta que se desarrolla la enfermedad, transcurre un periodo de tiempo denominado periodo de incubación. Este periodo puede ser muy largo, incluso de años.

En algunas ocasiones, la malaria se transmite no por la picadura de un mosquito, sino por la administración de una transfusión de sangre de un enfermo, o por el uso de jeringuillas contaminadas. En estos casos, el ciclo será algo diferente.

Existen distintas especies de plasmodium, que se citan con algunas de sus particularidades:

¿Dónde hay malaria?

La malaria está restringida a las zonas en las que vive el mosquito anofeles (zonas endémicas), aunque se debe recordar que una persona que ha visitado un lugar en el que hay paludismo, puede comenzar su enfermedad una vez de vuelta a su país. A veces, se producen casos por mosquitos que son transportados (en aviones, por ejemplo) desde una zona endémica hasta otra no endémica.

En el pasado, había zonas de Europa y América del norte en las que había focos de paludismo, pero no en el presente. En la actualidad, la malaria se produce en su ciclo natural en África (sobre todo en las zonas subsaharianas, en las cuales predomina el plasmodium falciparum); sur de Asia (desde Oriente Medio hasta China, predominando el plasmodium vivax); Centro y Sudamérica (donde también predomina el plasmodium vivax) y en algunas zonas de Oceanía.

En general, el riesgo es mayor en zonas rurales que en urbanas.

Dr. Charlie Easmon, especialista en Salud Pública