09 MARZO 2010

Trastorno bipolar (trastorno maníaco-depresivo)

Última revisión: 2010-03-09 por Dr. Eduardo de la Sota Guimón

¿Qué es el trastorno bipolar (trastorno maníaco-depresivo)?

La persona afectada sufre grandes oscilaciones en su estado de ánimo y nivel de actividad. Estas oscilaciones exageradas van desde un estado de ánimo bajo, con tristeza y descenso en la actividad (depresión), hasta la exaltación del estado de ánimo y una aceleración de la actividad (manía). Este trastorno ocurre en episodios, entre los cuales suele haber una recuperación completa.

Se calcula que más de un 1% de la población sufre un trastorno maníaco-depresivo a lo largo de su vida (lo que afecta a más de 400.000 españoles). Esta enfermedad, que suele aparecer en la adolescencia o juventud, produce consecuencias negativas de importancia para el paciente, su familia y sus allegados.

¿Cuál es la causa del trastorno bipolar?

Las investigaciones nos indican que podría ser un trastorno hereditario que produce una falta de estabilidad en la transmisión de los impulsos nerviosos en el cerebro. Esta alteración bioquímica del cerebro haría que estas personas sean más vulnerables ante sucesos vitales estresantes (muerte de un ser querido, pérdida del empleo, sufrimiento psíquico, enfermedades físicas, etc.), que desencadenarían los episodios maníaco-depresivos. Cuando una persona tiene familiares con esta enfermedad es mayor su probabilidad de padecerla.

Síntomas de depresión

Pueden durar desde pocas semanas a muchos meses y consisten en:

  • Un sentimiento de tristeza y bajo estado de ánimo
  • Pérdida de interés por las cosas. Lo que antes hacía disfrutar al paciente, ya no le motiva
  • Sentimientos de pesimismo, desesperanza, falta de auto-estima y culpabilidad
  • Cansancio, dificultad para concentrarse y para realizar las actividades cotidianas
  • Alteraciones del sueño y del apetito (bien por exceso o por defecto)
  • Irritabilidad e inquietud
  • Ideas de suicidio e, incluso, intentos de suicidio
Síntomas de manía

Pueden durar igualmente desde pocas semanas a varios meses, y consisten en:

  • Un estado de ánimo exaltado y eufórico
  • Excesiva actividad, con gran energía, sin apenas necesidad de dormir
  • Los pacientes piensan y hablan aceleradamente
  • Tendencia a iniciar grandes proyectos y comprar cosas en exceso
  • Comportamiento irritable, provocativo y, a veces agresivo
  • Incremento exagerado del deseo y la actividad sexual y del consumo de alcohol, pastillas o drogas
  • Sensación de poder, grandeza e infalibilidad
¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?

El trastorno maníaco-depresivo incluye episodios de manía y de depresión. Los episodios de manía suelen aparecer bruscamente y pueden durar semanas o meses. Las depresiones tienden a durar más (alrededor de seis meses). Dichos episodios, como hemos comentado anteriormente, suelen comenzar a raíz de acontecimientos estresantes para el paciente.

¿Cómo se diagnostica el trastorno bipolar?

El médico realizará el diagnóstico basándose en los síntomas. Utilizará la entrevista con el paciente y sus familiares para realizar la historia clínica y recabar la información necesaria. En ocasiones, los tests psicológicos complementan dicha información. Es importante realizar el diagnóstico pues, en ocasiones, los episodios de manía o depresión son tan leves que no se distinguen de los cambios de humor por los que todas las personas pasamos normalmente.

La medicación

En primer lugar, se utilizan medicamentos que estabilizan el estado de ánimo. Son el litio, el Valproato y la Carbamacepina, que previenen la aparición de episodios y mejoran los síntomas cuando aparecen esos episodios. Si una persona toma litio, será preciso efectuar análisis de sangre periódicamente, para comprobar su nivel en sangre y vigilar que no dañe al organismo (por ejemplo, al riñón).

Cuando hay que tratar un episodio agudo de manía, además del litio se suelen dar medicamentos antipsicóticos, como el haloperidol o la clorpromacina. El problema con los antipsicóticos es que provocan efectos secundarios (sequedad de boca, temblores, estreñimiento, etc.), por lo que se suelen acompañar por fármacos que disminuyen estos efectos tan molestos. Otras veces, se utilizan benzodiacepinas (ansiolíticos) para calmar la ansiedad del paciente.

En episodios agudos de depresión, se utilizan también los medicamentos antidepresivos (como la fluoxetina, la paroxetina o la mirtazapina).

La psicoterapia

La psicoterapia puede ser individual (el paciente se encuentra sólo con el terapeuta) o de grupo (un grupo de pacientes con el terapeuta). Cuando se implica a la familia, hablamos de terapia familiar.

Se podrán utilizar la psicoterapia conductual, cognitiva o interpersonal, y lo que se consigue es que el paciente identifique y comprenda sus síntomas y su comportamiento, para modificar su forma de vivir ciertos aspectos de su vida e introducir cambios en su comportamiento y sus relaciones interpersonales.

Otras terapias

En situaciones de crisis graves, es necesario un ingreso hospitalario. Por otro lado, es beneficioso para el paciente y su familia estar en contacto con grupos de apoyo y asociaciones, donde encontrarán profesionales, pacientes (y sus familiares), que conocen de cerca esta enfermedad y les ayudarán.

¿Cuál es el tratamiento del trastorno bipolar (maníaco-depresivo)?

El trastorno bipolar se puede tratar, y, por lo general, esos cambios del estado de ánimo tan bruscos se estabilizan. Se utilizan los siguientes tipos de tratamiento:

Dr. John Theilman Larsen, farmacólogo clínico; Dr. Henrik Dam, especialista en Psiquiatría; Dr. John Powell, especialista en Salud Pública

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online