09 MARZO 2010

Trastornos de las glándulas paratiroides

Última revisión: 2010-03-09 por Dr. Alfonso José Santiago Marí

¿Qué son las glándulas paratiroides?

La mayoría de la gente tiene cuatro pequeñas glándulas en el cuello (dos a cada lado) normalmente situadas detrás del tiroides. Son demasiado pequeñas para poder verse o sentirse, no guardan relación alguna en su función con el tiroides y se encargan de mantener los niveles de calcio en sangre. Cuando los niveles de este último descienden, las glándulas producen cantidades mayores de la hormona paratiroidea (en adelante, PTH) que aumenta el calcio en sangre por diversos medios.

¿Qué ocurre cuando aumentan o descienden los niveles de calcio en sangre?

Los niveles de calcio aumentan anormalmente en determinadas enfermedades, como el hiperparatiroidismo. No se dan síntomas en los aumentos de poca entidad (de hecho, la forma clínica más frecuente del hiperparatiroidismo es la asintomática, es decir, la que no da síntomas); sin embargo, un aumento significativo puede provocar: poliuria (eliminación de gran volumen de orina), polidipsia (mucha sed), debilidad muscular, alteraciones óseas, úlcera gástrica, náuseas, vómitos y estreñimiento.

En otro grupo de trastornos, como el hipoparatiroidismo, los niveles del calcio en sangre disminuyen anormalmente. Esta anomalía puede provocar: ansiedad, hormigueo en la cara, la manos o los pies y espasmos musculares en las manos, denominados tetanias. Cuando es de larga duración, pueden aparecer cataratas y alteraciones psiquiátricas.

Más información

En nuestra sección 'Endocrinología y nutrición', donde encontrará multitud de artículos relacionados.

¿Cómo se produce el hiperparatiroidismo?

Las glándulas paratiroides se vuelven hiperactivas por diversas causas, pero la más frecuente de ellas es la aparición de un tumor benigno (adenoma) en alguna de ellas, por lo que las células de ese tumor en la glándula comienzan a secretar más PTH de la necesaria y provocan el aumento del calcio en sangre. También puede ocurrir que la causa sea un problema en el riñón. En este caso la PTH aumenta a causa de una insuficiencia renal crónica y a esto se le llama entonces hiperparatiroidismo secundario.

¿Qué tratamiento hay disponible?

En la mayoría de los casos, la extirpación quirúrgica de la glándula afectada es el mejor tratamiento. No todos los pacientes deben operarse para extirpar la glándula; antes es necesario considerar la edad, los niveles de calcio en sangre, si ha tenido episodios de hipercalcemia (aumento de calcio en sangre) aguda, y qué síntomas tiene el enfermo. Los pacientes que no se someten a la extirpación quirúrgica deben ser objeto de seguimiento médico con análisis periódicos de sangre.

¿Cómo se produce el hipoparatiroidismo?

Esta anomalía patológica en la que existen niveles anormalmente bajos de PTH suele aparecer como consecuencia de operaciones en el cuello relacionadas con trastornos del tiroides o de la laringe. Las glándulas pueden extirparse de manera accidental, o bien el suministro de sangre sufrir un deterioro a consecuencia de la intervención. En muchas intervenciones quirúrgicas importantes el cirujano no consigue salvar las glándulas paratiroides.

¿Cómo se trata el hipoparatiroidismo?

El tratamiento más común consiste en la administración de calcio más vitamina D (Vitamina D3 o colecalciferol) o de un fármaco que se convierte en vitamina D dentro del organismo (calcitriol o 1, 25 dihidroxi Vitamina D3, o también el alfacalcidiol). En el tratamiento no puede emplearse la hormona paratiroidea.

Dosis habituales:

Con cualquiera de estos fármacos, los niveles de calcio en sangre deben medirse con regularidad, sobre todo en los primeros meses del tratamiento, ya que los efectos de las dosis pueden no resultar evidentes durante algunas semanas. La sensibilidad del organismo a estos fármacos también puede variar cuando se administra o se retira otra clase de medicación (como hormonas).

  • Calcio elemental: 1 a 2 gramos/día en dosis divididas
  • Colecalciferol: 50.000 UI diarias
  • Calcitriol: 0,5 a 2,0 microgramos diarios

Dr. Colin Paterson, médico general