01 MARZO 2010

Cólico nefrítico

Diversas píldoras

Última revisión: 2010-03-01

¿Qué es un cólico nefrítico?

El cólico nefrítico se caracteriza por la aparición de un dolor en un lado del abdomen o de la región lumbar, de inicio brusco, que produce una sensación de pinchazo o quemazón, de tipo cólico, es decir, que aparece y desaparece, con exacerbaciones y remisiones, que se irradia a los genitales y a la parte baja de la espalda y que puede acompañarse de agitación, inquietud, náuseas, vómitos, sudoración y, en ocasiones, molestias urinarias como necesidad de orinar muchas veces en pequeña cantidad, quedarse con ganas de orinar inmediatamente después de ir al aseo y sensación de escozor durante la micción.

¿A quién afecta?

Es un problema bastante frecuente y representa entre el 2% y 5% de las consultas de los servicios de urgencia hospitalarios. En España la enfermedad se manifiesta en cuatro de cada cien personas y anualmente afecta además a casi tres de cada mil personas, por lo que en la actualidad existen en nuestro país más de 2 millones de afectados con este problema, con unos cien mil pacientes nuevos cada año.

Afortunadamente tres de cada cuatro pacientes resuelven su problema espontáneamente con la expulsión del cálculo y sólo uno de cada cuatro necesitará actuación por parte del especialista urólogo.

La mayor parte de los casos aparecen en varones de 30 a 50 años. En casi la mitad de los casos el cólico renal puede reaparecer dentro de los 5 años siguientes, porcentaje que asciende al 65% (2 de cada 3 pacientes) al cabo de 10 años, aunque existen muchas variaciones.

Factores intrínsecos

Es decir, del propio individuo: edad, sexo, antecedentes familiares y anomalías anatómicas o funcionales de los riñones.

Factores extrínsecos

Es decir, dependientes de la dieta y de los estilos de vida del paciente. Así, por ejemplo, una dieta rica en proteínas, hidratos de carbono refinados y sodio tiene un papel importante en la formación de los cálculos de oxalato cálcico; la ingestión de potasio y de líquidos se relaciona inversamente con el riesgo de cálculos, es decir, tienen efectos protectores.

¿Cuáles son sus causas?

La causa fundamental del cólico nefrítico es la litiasis renal o formación de cálculos o piedras en el riñón y la vía urinaria. Todos los cálculos renales están formados por materiales, generalmente en forma de cristales, que de forma habitual son excretados por la orina, de manera que la piedra puede formarse sólo cuando la orina está sobresaturada de dichos cristales constituyentes.

Los cálculos se componen principalmente de cristales de unas sustancias llamadas oxalato cálcico (entre el 70% y el 80% de los casos), fosfato cálcico, ácido úrico, estruvita a base de magnesio, fosfato y amonio y en presencia de unas bacterias que producen una enzima llamada ureasa, y cistina.

En la formación de los cálculos del riñón y las vías urinarias intervienen dos tipos de factores:

¿Cómo se diagnostica este problema de salud?

Como siempre en Medicina, el médico deberá hacer una historia clínica del paciente aquejado de un cólico nefrítico, investigando sus antecedentes familiares y personales, sus hábitos dietéticos, etc., y lo complementará con un reconocimiento médico y determinadas pruebas como análisis de sangre y orina y determinadas técnicas de imagen, fundamentalmente una radiografía del abdomen que incluya las vías urinarias, y en ocasiones, una ecografía urológica.

El examen físico suele ser normal y sólo en la fase aguda de la enfermedad se caracterizará por dolor abdominal y lumbar.

La radiografía detecta la presencia de cálculos a lo largo de la vía urinaria, siempre que éstos sean mayores de 2 milímetros de diámetro y contengan calcio. Los cálculos de ácido úrico y de cistina son transparentes y no se aprecian en la radiografía simple.

Otra técnica más agresiva es la llamada urografía intravenosa, en la que se inyecta un contraste en la sangre del paciente que se elimina por la orina y es en esta fase cuando se realizan las radiografías para intentar ver el cálculo. Actualmente la urografía intravenosa está indicada siempre que no se hayan podido visualizar los cálculos por los métodos anteriores.

En algunos pacientes más difíciles con cólicos de repetición u otros factores de riesgo para la recurrencia de la litiasis o en situaciones especiales (pacientes con un solo riñón, con otras enfermedades renales o con piedras muy grandes) será necesaria la consulta con el especialista urólogo.

Es interesante el estudio mineralógico del cálculo, por lo que los enfermos con este problema deberán intentar recuperar la piedra de la orina. El estudio de la composición del cálculo se realiza en un laboratorio por métodos físicoquímicos.

El diagnóstico diferencial de esta enfermedad deberá establecerse con otras enfermedades renales, abdominales, ginecológicas y vasculares.

La complicación más importante del cólico nefrítico es la posibilidad de infección.

Litotricia extracorpórea

Es una técnica que usa los ultrasonidos u ondas de choque de alta energía para fragmentar los cálculos. Constituye una técnica inocua y actualmente representa el método de elección en la mayoría de los pacientes que precisan extracción quirúrgica de cálculos renales. Permite tratar cálculos de hasta 3 centímetros de diámetro expulsándose la mayor parte de los trozos fragmentados en un plazo de 2 a 4 semanas. Está contraindicada en el embarazo, cuando existe una obstrucción completa de la vía urinaria y en enfermedades graves.

Ureteroscopia transuretral

Consiste en la introducción de una sonda a través de la uretra hasta alcanzar el cálculo y su extracción de forma directa cuando son de pequeño tamaño.

Nefrolitotomía percutánea

En cálculos de gran tamaño (mayores de 3 cm de diámetro). Consiste en una pequeña intervención quirúrgica en la que se accede hasta el lugar donde se encuentra el cálculo y se extrae.

Cirugía abierta

En algunos casos de cálculos enormes llamados coraliformes (aquellos que ocupan toda la pelvis renal) y cuando fracasan las técnicas anteriores.

Procedimientos

Destacamos los siguientes:

¿Qué tratamientos se emplean?

El tratamiento inicial del cólico nefrítico va dirigido a aliviar el dolor, facilitar la expulsión del cálculo y evitar la aparición de nuevos episodios. Para aliviar el dolor se utilizan fundamentalmente analgésicos de potencia moderada/alta, espasmolíticos (medicamentos que ayudar a romper la contracción de las fibras musculares lisas del uréter) y, sobre todo, antiinflamatorios, bien por vía oral bien por vía intramuscular.

Sin embargo, en ocasiones y dada la intensidad del dolor debemos recurrir a los derivados de la morfina, el más potente analgésico de que disponemos.

Otras medidas como el reposo y la aplicación de calor local ayudarán al paciente a mejorar sus síntomas. Para aliviar las náuseas y los vómitos utilizamos un medicamento a base de metoclopramida.

Como antes veíamos, la mayoría de los cálculos se expulsan espontáneamente, pero en ocasiones esto no sucede, pudiendo causar dolor, infección de la orina u obstrucción de la vía urinaria.

En la actualidad existendistintos procedimientos urológicos para extraer los cálculos y se utilizan en función del tamaño, la localización y la composición del mismo, de la situación laboral y social particular de cada paciente, del hospital donde vaya a ser tratado y de la experiencia de los especialistas que atienden al paciente.

Dr. Salvador Pertusa Martínez, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria