09 ENERO 2010

Cáncer de mama: tratamiento

Última revisión: 2010-01-09

¿Qué es el cáncer de mama?

La mama es una glándula constituida por el tejido mamario propiamente dicho (que está formado por lóbulos) y unos tejidos de soporte llamados conjuntivo y grasa. La leche es producida en los lóbulos del tejido mamario y conducida por unos conductos hasta su salida por el pezón.

El cáncer de mama es un tumor maligno que se desarrolla en este tejido mamario (aunque pueden existir tumores en los tejidos de soporte, pero no son verdaderos cánceres de mama). Si el tumor está contenido en el lóbulo y los conductos, se llama "in situ" o no invasivo. Si las células tumorales salen fuera de los conductos y lóbulos, el tumor será invasivo.

El tratamiento del cáncer, y concretamente el de de mama, en España es modélico y su evolución es constante. En este artículo, que no pretende ser exhaustivo acercas de las técnicas más recientes y sofisticadas, explicamos los tratamientos más usuales.

El tratamiento quirúrgico

Puede consistir en una extirpación del tumor junto con una pequeña cantidad del tejido circundante de aspecto normal (conservando así la práctica totalidad del pecho), o bien ser necesaria la extirpación completa del pecho (mastectomía). Se practica una u otra intervención dependiendo de varios factores, uno de los más frecuentes es el tamaño del tumor.

Si el nódulo es pequeño, se podrá extirpar sin necesidad de tocar mucho tejido próximo, es lo que se conoce como tumorectomía o cirugía conservadora. Las extirpación puede ir precedida, o no, de un tratamiento quimioterapéutico, a juicio del oncólogo. Si el tamaño del tumor es grande, o la mama es pequeña, puede no ser posible conservar el pecho, debido a que será necesario extirpar gran cantidad del mismo. Por este motivo, se procederá a quitarlo completamente mediante una mastectomía.

Una vez extirpado el tumor y el tejido que lo rodea, son examinados ambos al microscopio. Hay casos en los que este tejido circundante es anormal, por lo que la paciente ha de ser reintervenida. Es lo que se conoce como ampliación.

Los casos en los que suele ser necesaria una mastectomía podemos resumirlos en los siguientes:

Además de extirpar la mama o el tumor, suelen quitarse también los ganglios de la axila del mismo lado del cuerpo, ya que esta zona suele ser la primera en afectarse por la extensión del tumor más allá del pecho. El número de ganglios que se extraen es muy diferente en cada paciente y cada equipo quirúrgico. En la actualidad, con técnicas de marcaje radiactivo, algunos grupos de cirujanos extraen solamente un ganglio que es el que se estudia, llamado "ganglio centinela", que es el que predice el estado en que se encuentran los demás, y evitará la extirpación de más ganglios si no está afectado por el tumor.

En pacientes en las que hubo que realizar mastectomía es posible la reconstrucción posterior del pecho, mediante cirugía plástica. Algunos cirujanos lo intentan en el mismo acto quirúrgico, y otros esperan a que la paciente finalice el resto de tratamientos, si es que va a complementarse la cirugía con algún otro. Los resultados suelen ser satisfactorios, y no hay pruebas de que la reconstrucción mamaria haga más probable la reaparición del cáncer de mama. Tampoco hará más difícil la detección de un cáncer en el caso de que se reproduzca.

  • El tumor es demasiado grande para extirparlo por completo y que el pecho quede con un aspecto estético razonablemente correcto.
  • Hay más de un tumor en el mismo pecho.
  • El tumor está localizado justo debajo del pezón.
  • La paciente ha sido intervenida anteriormente de una tumorectomía o escisión amplia, y el tejido que rodea al cáncer es anormal.
Saber más

Vea en nuestra sección 'El cáncer' otros artículos de interés:

De interés
  • Cáncer y quimioterapia
  • Cáncer y radioterapia
  • Dolor y cáncer
  • Control de los efectos adversos de la quimioterapia
La radioterapia

Los estudios indican que las pacientes tratadas con cirugía conservadora deben recibir radioterapia en la mama afectada después de la intervención. Se suelen aplicar sesiones diarias (de lunes a viernes), durante aproximadamente cinco semanas. Si la paciente sufrió la extirpación de la mama (mastectomía), la radioterapia sólo suele aplicarse en los casos que se consideren de riesgo de reaparición del tumor. El sentido de la radioterapia es terminar con las células malignas que el cirujano no puede ver, y que hayan quedado en la zona de la lesión primitiva tras la cirugía. Los efectos secundarios que irán apareciendo sobre la mama son fundamentalmente enrojecimiento de la piel, aspecto inflamado y pérdida de algunas capas de la piel, sobre todo en las sesiones finales de tratamiento. Es importante que la paciente siga las instrucciones de personal médico y de enfermería relativas al cuidado de la piel de esa zona.

Tratamiento del cáncer de mama temprano

Podemos efectuar un tratamiento local, es decir, de la zona donde se encuentra confinado el tumor; o un tratamiento sistémico, es decir, de todo el organismo, intentando destruir cualquier célula que pueda haberse escapado a otras zonas. El tratamiento local es quirúrgico y radioterapéutico.

Tratamientos farmacológicos

Los fármacos llamados quimioterápicos actúan sobre las células tumorales que hayan podido extenderse por el organismo. En algunas pacientes, esta diseminación de células cancerosas puede no ser detectada con ningún método diagnóstico. Los medicamentos pueden destruir estas células o impedir que crezcan durante un periodo de tiempo más o menos largo. El tratamiento quimioterápico puede aplicarse antes o después de una intervención quirúrgica o de la radioterapia. En los casos en los que se aplica antes, su intención suele ser la de disminuir el tamaño del tumor principal, para permitir un mejor tratamiento quirúrgico o radioterápico. Además de los quimioterápicos, también existen otros medicamentos contra las células tumorales: los preparados hormonales. Estos preparados se basan en la propiedad que tienen algunos tumores de crecer en presencia de hormonas, de forma que al administrar el fármaco, el tumor detiene su crecimiento.

Hormonas

Un número importante de los cánceres de mama son sensibles o dependientes de estrógenos. Esto significa que las células tumorales necesitan los estrógenos (hormonas) para permanecer vivas y crecer. La retirada de los estrógenos del cuerpo o su inhibición es un sistema eficaz para detener el crecimiento de estos tumores. De todas formas, existen tumores que son independientes de estas hormonas en los que el tratamiento hormonal no da buenos resultados. También hay tumores sensibles a la otra hormona femenina importante: la progesterona.

Tamoxifeno: el medicamento hormonal más frecuentemente utilizado en España para los tumores sensibles a estrógenos es el Tamoxifeno. Es un antiestrógeno (actúa contra los estrógenos). Algunos efectos secundarios de su administración son ruborización (enrojecimiento de la cara), sequedad vaginal y flujo vaginal. Pero el efecto más importante es el de que puede aumentar ligeramente la incidencia de cáncer de endometrio, aunque hemos de decir que este riesgo es muy bajo, y no impide su amplia utilización. Muy pocas mujeres han tenido que suspender tratamientos con tamoxifeno debido a sus efectos secundarios.

Inhibidores de la aromatasa:Otro tipo de fármacos hormonales son los llamados inhibidores de la aromatasa, una enzima importante en la producción de los estrógenos en mujeres que han pasado la menopausia. Los inhibidores bloquean la enzima y evitan la producción de estrógenos. Algunos de estos fármacos son: letrozol, anastrozol, exemestano. Sus efectos secundarios pueden ser enrojecimiento, náuseas y falta de apetito. En ocasiones, las pacientes han tenido que abandonar el tratamiento por una sensación de malestar constante.

Ovarios: en las mujeres que aún no han llegado a la menopausia, la principal fuente de estrógenos son los ovarios. Así, para detener la producción de estas hormonas se pueden emplear medicamentos antihormonales, o incluso la extirpación quirúrgica de los ovarios. Tanto la intervención quirúrgica como los fármacos producen como efecto inicial una aparición de síntomas menopáusicos: malestar, sofocos, etc.

Quimioterápicos

Son fármacos que actúan contra la célula tumoral. En la actualidad suele preferirse, por ser más eficaz, la administración de varios de estos medicamentos conjuntamente, mejor que uno sólo. El problema que presentan es que no son capaces de reconocer de forma exacta a las células tumorales, y también destruyen parte de las células sanas, provocando así la aparición de síntomas secundarios como la pérdida del cabello, de la piel (descamación), de uñas, o de las células de la sangre, originando anemias o disminución de las defensas del organismo (leucocitos).

La administración de la quimioterapia suele ser a través de un goteo intravenoso, en ocasiones sin necesidad de hospitalizar al paciente (hospital o tratamiento de día). Las sesiones o ciclos duran unas horas, y se suelen administrar cada 21 días (3 semanas). Los efectos secundarios dependen de cada fármaco administrado, pero por lo general suelen ser caída del cabello, alteraciones sanguíneas, náuseas, vómitos y una sensación de cansancio intensa. Hay casos en los que no aparece ninguno de estos síntomas, y el paciente tolera la quimioterapia muy bien.

Uno de los efectos secundarios que no se deben a los quimioterápicos es el aumento de peso de algunos pacientes. Se debe a los medicamentos que se administran junto o después de la quimioterapia, generalmente, corticoides. La quimioterapia sí produce menopausia prematura, y en mujeres jóvenes que aún tienen menstruación, ésta suele desaparecer.

Tratamiento del cáncer de mama localmente avanzado

Algunos casos pueden tratarse de la misma forma que los cánceres tempranos, al ser posible la intervención quirúrica. Sin embargo, la mayoría de las pacientes suelen requerir previamente un tratamiento quimioterápico seguido de aquélla, y/o radioterapia. Igualmente, el tratamiento inicial puede ser radioterapia, y luego cirugía y/o quimioterapia. Este tratamiento inicial suele ir encaminado a disminuir el tamaño del tumor, para facilitar posteriormente su extirpación. La farmacoterapia puede consistir en tratamiento hormonal en los casos de tumores con crecimiento lento y sensibles a hormonas, o en quimioterapia en los casos de tumores no sensibles a hormonas, o de crecimiento rápido.

Pronóstico de las pacientes con cáncer temprano

Existen varios factores relacionados con la supervivencia del cáncer de mama:

  • Tamaño del tumor: cuanto más pequeño, mayor probabilidad de supervivencia.
  • Extensión a los ganglios linfáticos: cuanto mayor sea el número de ganglios de la axila afectados por tumor, peor pronóstico. Igualmente, si existen ganglios más alejados de la axila o en la axila contraria o en otras zonas del cuerpo, también el pronóstico es peor.
  • Tipo microscópico del tumor: los hay más y menos agresivos.
  • Grado histológico: los de mejor pronóstico son los de grado I y los de peor pronóstico, los de grado III.
  • Si existen células cancerosas en vasos linfáticos o sanguíneos, indica peor pronóstico.
  • Si el tumor es de crecimiento rápido, peor pronóstico.
  • La existencia de sensibilidad a hormonas parece dar mejor pronóstico.
Pronóstico de las pacientes con cáncer localmente avanzado

Estas pacientes presentan un pronóstico peor que las que tienen cáncer temprano. La reaparición local (en la misma zona de inicio) de la enfermedad después del tratamiento, es un problema incluso en pacientes que fueron sometidas a tratamiento farmacológico, cirugía o radioterapia. El pronóstico mejora en las pacientes que presentan una buena respuesta al tratamiento inicial. En algunos casos, tras recibir quimioterapia, el tratamiento resulta tan eficaz que, cuando se practica la cirugía, no es posible identificar células cancerosas en el pecho o en los ganglios linfáticos.

Pronóstico del cáncer metastásico

La metástasis consiste en la extensión del tumor a otras zonas del organismo, fuera ya de su lugar de origen. El pronóstico es muy malo en estas pacientes, aunque dependiendo de la zona afectada, la prolongación de la supervivencia es muy variable, y puede ser de años con tratamientos paliativos.

Dr. José Luis Monroy Antón, especialista en Oncología Radioterápica

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online