09 ENERO 2010

Intolerancia a la lactosa

Copa llena de leche

Última revisión: 2010-01-09 por Dr. José María Ladero Quesada

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es la imposibilidad de absorber la lactosa -el azúcar más abundante de la leche- en el tubo digestivo. Si la lactosa no se absorbe adecuadamente, fermenta y da lugar a dolor y distensión abdominal, y a diarrea.

¿Cuál es la causa de la intolerancia a la lactosa?

La lactosa es un disacárido, es decir, una sustancia resultante de la unión de dos moléculas de azúcares sencillos (monosacáridos), que en el caso de la lactosa son glucosa y galactosa. Para poder ser absorbida, es necesario que la lactosa se rompa en sus dos componentes elementales. Esta rotura corre a cargo de una enzima llamada lactasa, que está presente en el revestimiento interno (el epitelio de la mucosa) del intestino delgado. Si hay ausencia o deficiencia de esta enzima, no se rompen las moléculas de lactosa, que alcanza íntegra el intestino grueso donde es fermentada por las bacterias de la flora intestinal, lo que libera un exceso de gas, incrementa los ruidos intestinales y produce diarrea.

La actividad de la lactasa es alta en los niños pequeños y va disminuyendo conforme lo hace la cantidad de leche que se ingiere con la alimentación. Algunas personas pueden tener tasas muy bajas de lactasa y, sin embargo, por razones desconocidas, no tienen síntomas.

De interés

Vea en nuestra sección 'Endocrinología y nutrición' artículos relacionados:

  • Alergia alimentaria y reacciones cruzadas
  • Alergias e intolerancias alimentarias en los niños
  • Enfermedad celíaca
  • Trastornos alimentarios
¿Quién está en peligro de sufrir intolerancia a la lactosa?

La mayor parte de los adultos de Europa del norte y de Norteamérica absorben adecuadamente la lactosa. Sin embargo, la mayor parte de la población mundial sufre intolerancia a la lactosa en grado variable.

Las personas que han sido sometidas a una intervención quirúrgica importante en el estómago o intestino, o que padecen enfermedad celíaca, sufren con frecuencia intolerancia a la lactosa, si no se corrige el trastorno subyacente.

Muchas personas sufren transitoriamente intolerancia a la lactosa cuando han tenido una diarrea. La causa es que la enfermedad responsable de la diarrea daña levemente el revestimiento del intestino delgado, que ve disminuida su producción de lactasa.

¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia a la lactosa?
  • Ruidos intestinales, distensión abdominal e incremento del ventoseo
  • Diarrea
  • Dolor abdominal de tipo cólico
  • Náuseas
¿Qué se puede hacer en casa?
  • Si tiene diarrea o la ha padecido recientemente, reduzca el consumo de productos lácteos.
  • Tenga en cuenta todo lo señalado anteriormente.
Prueba de tolerancia a la lactosa

La prueba consiste en determinar la concentración de azúcar (glucosa) en la sangre, antes y después de ingerir un líquido con lactosa. Si la concentración de glucosa sube por encima de un determinado nivel, no padece intolerancia a la lactosa.

Test del aliento

Consiste en ingerir un líquido con lactosa, e investigar a continuación la presencia de hidrógeno en el aire espirado (el que usted exhala), que sólo está presente si la lactosa ha fermentado.

Biopsia de la de la mucosa del intestino delgado

Aunque se puede intentar llegar a la porción inicial del intestino (duodeno) mediante una gastroscopia convencional, lo habitual es hacer una biopsia, que consiste en una cápsula especial, unida a un fino cable -para poder extraerla después- que se ingiere y se "dispara" cuando ha penetrado adecuadamente en el intestino, para conseguir una pequeña muestra del tejido que se quiere analizar.

¿Cómo se diagnostica la intolerancia a la lactosa?

El método "casero" consiste en suprimir de la alimentación los productos que contengan lactosa durante un par de días, para ingerir a continuación 2 ó 3 vasos de leche. Si antes de transcurrida media hora, tiene dolor de estómago o diarrea, padece intolerancia a la lactosa. Si desea confirmar esta sospecha, deberá someterse a una de las siguientes pruebas:

¿Cómo se trata la intolerancia a la lactosa?

Depende de la intensidad de los síntomas. Las personas con síntomas leves pueden encontrarse bien, tan sólo reduciendo la cantidad de productos lácteos en su alimentación.

Aquéllos con síntomas intensos deben seguir una dieta estrictamente libre de lactosa. Lo mejor es consultar con un dietista. Su médico de cabecera le pondrá en contacto con él.

Los síntomas de intolerancia a la lactosa son de intensidad muy variable. Algunos enfermos pueden tolerar la cantidad de leche que se suele añadir al café, mientras que otros presentan diarrea tras ingerir cantidades mínimas de lactosa. Algunos toleran el yogurt, pero no otros derivados lácteos.

La intolerancia a la lactosa es un trastorno prácticamente inocuo. Si usted la padece, y por cualquier motivo no puede seguir una dieta libre de lactosa, no corre ningún riesgo, ni va a sufrir secuelas de ningún tipo. Sin embargo, es probable que los síntomas reaparezcan.

¿Qué alimentos contienen lactosa?
  • Leche, mantequilla, margarina, derivados lácteos fermentados, cuajada, yogurt y queso
  • Leche en polvo
  • Pan y otros productos de panadería o pastelería (lea la composición en la etiqueta).
  • Alimentos preparados (lea también la etiqueta).
  • Chocolate
  • Muchos tipos de comprimidos ya que la lactosa es un excipiente muy común (consulte la composición en el prospecto).

Dr. Torben Nathan, especialista en Medicina Interna; Dr. Ove Schaffalitzky de Muckadell, especialista en Gastroenterología; Dr. Alan Ogilvie, especialista en Gastroenterología

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online