09 MAYO 2008

El control de los efectos adversos de la quimioterapia

Última revisión: 2008-05-09 por Dr. Alfonso José Santiago Marí

¿Qué es la quimioterapia?

Bajo el término de quimioterapia se agrupan los tratamientos basados en medicamentos utilizados para matar las células cancerosas, que pueden ser administrados, bien por la boca, o bien por vía intravenosa. Dichos medicamentos utilizados para este fin son numerosos y suelen clasificarse según su modo de actuar sobre las células cancerosas.

El término quimioterapia no se aplica a un medicamento, ni a un grupo de los mismos en particular.

El tipo de quimioterapia utilizada varía según el tipo de cáncer a tratar. Existen ciertos tipos de medicamentos frecuentemente aplicados a ciertos tipos de tumores. Es muy corriente que los médicos utilicen abreviaturas para denominar los distintos medicamentos quimioterápicos.

¿Cuáles son los efectos adversos de la quimioterapia?

Los efectos no deseados de la quimioterapia varían según el tipo de medicamento empleado y según la intensidad del tratamiento. En ocasiones, una modificación de la dosis y de la frecuencia de administración pueden modular algunos de estos efectos.

Cansancio

Para combatir el cansancio:

Qué puede hacer usted:

Qué puede hacer el médico:

El médico controla un cierto número de parámetros biológicos que pueden explicar el cansancio. Si éste está ligado a problemas de sueño, o a problemas de ansiedad, le podrá dirigir a un psicólogo que le ayude a tratar estos síntomas. Asimismo, su médico podrá recetar algunos medicamentos, dependiendo de los síntomas que presente o de los resultados de los parámetros biológicos antes mencionados.

  • Planificar momentos de reposo durante el día.
  • Limitarse a realizar actividades que no le produzcan cansancio.
  • Realizar siestas de corta duración.
  • Administrar eficazmente el empleo del tiempo.
Náuseas y vómitos

Qué puede hacer usted:

Qué puede hacer el médico:

Existe una variedad de medicamentos que pueden controlar de manera bastante eficaz las náuseas y los vómitos. Algunos de estos medicamentos pueden, sin embargo, producir cierta somnolencia. Si las náuseas persisten tras la administración de quimioterapia, estos medicamentos se administran durante varios días después de la misma.

  • Beber poca cantidad y de manera frecuente, evitando las bebidas gaseosas.
  • Hacer varias comidas no muy copiosas a lo largo de la jornada.
  • Evitar los olores de las comidas.
Pérdida de apetito y adelgazamiento

Qué puede hacer usted:

Qué puede hacer el médico:

El médico puede suministrarle suplementos dietéticos en forma de batidos ricos en calorías. También puede suministrarle un tipo de alimentación intravenosa. Finalmente, también podría darle ciertos medicamentos que estimulan el apetito.

  • Comer lo que le apetezca en cada momento.
  • Hacerlo frecuentemente y en pequeñas cantidades.
  • Evitar los platos con demasiadas especias.
Diarrea y estreñimiento

En el caso de presentar diarreas copiosas, es muy importante beber mucho para evitar de esta manera la deshidratación. Si la diarrea es frecuente, debe consultarse a un médico. Un régimen rico en fibra puede eliminar el estreñimiento, pero también puede ser que éste sea resistente a dichas medidas sencillas. En estos casos, es necesario consultarlo con el médico.

Pérdida del cabello

La mayoría de los tratamientos quimioterápicos pueden producir pérdida del cabello al cabo de unos días. Puede cortarse el pelo bastante al comienzo del tratamiento. Y si lo considera oportuno, puede adquirir una peluca para el momento en que la pueda necesitar.

Úlceras o llagas en la boca

A veces los pacientes se quejan de úlceras en la boca que se producen aproximadamente diez días después de la administración de la quimioterapia, pero desaparecen espontáneamente un tiempo después. A veces son dolorosas, e impiden la alimentación.

Uñas y piel

Algunos pacientes notan una coloración más oscura en las uñas o en la piel. Estos efectos son, en general, reversibles

Fertilidad

La quimioterapia puede inducir a una detención en la menstruación en la mujer en edad de procrear y a una interrupción de la producción de espermatozoides en el varón. Estos efectos son, a veces, irreversibles. En algunos casos, se recomienda guardar el esperma del hombre en un banco de esperma, antes de empezar el tratamiento.

En cualquier caso, se recomienda usar un método anticonceptivo efectivo durante la quimioterapia porque muchos de los fármacos son peligrosos para el feto.

Disminución de los glóbulos blancos

Qué puede hacer usted:

Qué puede hacer el médico:

La disminución de los glóbulos blancos, también llamada leucopenia, deja al organismo más susceptible a las infecciones, las cuales suelen ser más graves si se dan en un sujeto enfermo o inmunodeprimido (con las defensas bajas). De hecho, estas infecciones pueden, en estos enfermos, poner en juego el pronóstico vital. Esta es la razón por la cual, cada vez que un paciente en tratamiento con quimioterapia tiene fiebre, debe ponerse en contacto con su médico lo antes posible. El médico prescribirá los oportunos antibióticos, los cuales le permitirán defenderse mejor de una posible infección. A veces, en algunos enfermos, será necesario el ingreso hospitalario, para proteger mejor al paciente y poder administrarle el tratamiento antibiótico por vía intravenosa y de manera más controlada.

En ciertos casos, el médico prescribirá una medicación después de la quimioterapia que, administrada en forma de inyección, favorece la producción de glóbulos blancos. Esto se suele hacer cuando el paciente tarde excesivo tiempo en recuperarse por sí mismo de la leucopenia.

  • Evitar el contacto con personas enfermas (particularmente los niños).
  • Evitar los lugares públicos excesivamente frecuentados.
  • Curar bien las heridas.
  • Avisar a su médico en el momento en el que aparezcan síntomas de fiebre u otros síntomas de infección.
Disminución de las plaquetas

Mientras el paciente produce una cantidad insuficiente de plaquetas, será necesario aportarle las que le faltan. Esto se lleva a cabo mediante transfusiones de plaquetas.

Células sanguíneas

El tratamiento quimioterapéutico puede provocar una alteración de la composición de la sangre. Si se ha producido una disminución en el número de glóbilos rojos:

Qué puede hacer usted:

Si padece un excesivo cansancio, palpitaciones, o ahogo al realizar un esfuerzo, necesita mencionar estos síntomas a su médico, ya que podrían ser los síntomas iniciales de una anemia.

Qué puede hacer el médico:

La disminución de glóbulos rojos o anemia, puede ser tratada de dos formas: bien mediante la administración de transfusiones sanguíneas, o bien mediante la administración de una hormona que favorece la producción de glóbulos rojos. Esta hormona se llama eritropoyetina y se administra mediante una inyección por vía subcutánea tres veces por semana, pero su uso en nuestro país está aprobado sólo para algunas situaciones de anemia. En la práctica, los enfermos tratados con quimioterapia reciben las transfusiones sanguíneas que sean necesarias, hasta que sean capaces de producir por sí mismos los glóbulos rojos que necesitan.

¿Cuáles son los síntomas que deben hacerle consultar a su médico?

Una fiebre de al menos 38ºC, junto con:

Una hemorragia que se puede manifestar como:

Una fatiga persistente acompañada de:

  • Escalofríos
  • Diarrea
  • Urgencia o deseo frecuente de orinar
  • Tos persistente
  • Infección o enrojecimiento de la piel, una herida o una calentura.

Dra. Catherine Chodkiewicz, especialista en Oncología