09 MAYO 2008

Cáncer y quimioterapia

Dibujo de un catéter entrando en el porth-a-cath

Última revisión: 2008-05-09 por Dra. Belén Carsi Lluch

¿Qué es la quimioterapia?

En el término quimioterapia se recoge todo tratamiento utilizado para matar las células cancerosas por medio de fármacos administrados por vía intravenosa (a través de las venas), o por la boca. Los medicamentos utilizados para este propósito son numerosos. Se agrupan por su modo de acción sobre las células cancerosas.

Los médicos prescriben diferentes combinaciones de fármacos que se dan al mismo tiempo para tratar el tumor. El término quimioterapia no se aplica a un tipo específico de medicamento, sino al tratamiento en general.

La quimioterapia utilizada varía dependiendo del tipo de cáncer que se debe tratar. Ciertos tratamientos se dan frecuentemente en el tratamiento de determinados cánceres. Los médicos utilizan hoy en día nombres con muchas abreviaturas para indicar el tipo de fármacos incluidos en estos tratamientos.

¿Para qué sirve la quimioterapia?

Todos los órganos de nuestro cuerpo están formados por pequeñas unidades denominadas células. Para mantener la correcta función de nuestros cuerpos, las células se deben renovar de una forma regular. En condiciones normales, este proceso de renovación está sometido a unos controles estrictos, pero puede ocurrir que ciertas células escapen de este control y comiencen a proliferar sin freno, formando un tumor. En este caso, las células se convierten en células cancerosas.

Las células cancerosas se pueden diseminar desde su lugar de origen, a través de los vasos sanguíneos o linfáticos (atravesando ganglios) hasta llegar a otros órganos, donde forman nuevos nódulos tumorales llamados metástasis.

Ya que la mayoría de los fármacos usados en la quimioterapia se administran por vía intravenosa, pueden destruir las células cancerosas en el tumor inicial y en las metástasis.

La quimioterapia puede, por tanto:

  • Curar algunos cánceres.
  • Prevenir que las células de un tumor formen metástasis.
  • Disminuir los síntomas asociados con el cáncer, y mejorar la calidad de vida.
¿Cómo se elige la quimioterapia?

La elección del tipo de quimioterapia se hace de acuerdo a criterios relativamente precisos. Ciertos fármacos son más efectivos que otros para tratar determinados tumores. Por tanto, en el tratamiento de dichos tumores se utilizarán estos fármacos, aunque a menudo, se usa una asociación de varios fármacos.

La asociación de varios fármacos para matar las células cancerosas a través de distintos mecanismos previene que las células desarrollen resistencias al tratamiento. Se obtiene así una mayor eficacia.

La elección de un régimen de quimioterapia está en función de:

  • El tipo de cáncer
  • La parte del cuerpo en la que el cáncer se desarrolla
  • Los efectos del cáncer en el organismo
  • El estado general del paciente.
Los ensayos clínicos

Los fármacos efectivos en el tratamiento del cáncer son numerosos y además, hay una investigación continua de nuevos fármacos y nuevas combinaciones de ellos. La búsqueda de estas nuevas asociaciones se hace en el marco de los ensayos clínicos.

En efecto, un ensayo clínico reúne un cierto numero de pacientes que tienen el mismo tipo de tumor y que son tratados con el mismo tipo de tratamiento u otro tratamiento convencional, con el que se quiere comparar su eficacia. El médico evalúa la respuesta a este tratamiento, y compara entonces estos resultados con los de otros estudios. Estos estudios se hacen siguiendo unas normas muy precisas, definidas por un protocolo. Antes de proponer un ensayo clínico a un paciente, su protocolo es objeto de un examen muy atento por parte del comité de ética de cada hospital, que valida o no el estudio. También debe existir una aprobación expresa por parte del Ministerio de Sanidad, o del organismo autónomo competente en esta materia.

La eficacia de estas nuevas asociaciones, o de nuevos fármacos es generalmente desconocida. Sin embargo, estos estudios permiten a los pacientes beneficiarse de los últimos tratamientos y de nuevas asociaciones de tratamientos de reciente descubrimiento, que pudieran se de mayor eficacia que los tratamientos estándar previos.

¿Cómo se administra la quimioterapia y con qué frecuencia?

La quimioterapia requiere a veces hospitalización durante varios días, aunque generalmente se puede hacer de forma ambulatoria durante medio día. Muchos pacientes que reciben quimioterapia siguen trabajando y llevando una vida normal.

La quimioterapia se hace generalmente cada tres o cuatro semanas, durante uno o más días. Sin embargo, esto puede variar dependiendo de:

  • El tipo de cáncer
  • Los objetivos del tratamiento
  • El tipo de fármacos utilizados
  • Los efectos indeseables del tratamiento.
Método porth-a-cath

Uno de ellos es el que se llama comúnmente porth-a-cath, que está localizado en una vena del tórax y se coloca con anestesia general. Este catéter está conectado a un pequeño depósito (de 1 cm de diámetro aproximadamente) que se coloca debajo de la piel, a la altura de la clavícula, y que uno pincha con una aguja a través de la piel. El porth-a-cath se puede usar incluso durante años si es necesario. También es posible utilizarlo para sacar sangre.

Catéter de Hickman

Otro modelo de catéter central es el catéter de Hickman, que también se coloca conectado a una vena del tórax, pero su extremo exterior acaba en dos conductos que quedan colgando por delante del pecho, y no bajo la piel.

¿Cómo se aplica la quimioterapia?

La mayoría de los medicamentos que se incluyen se administran por vía intravenosa (por las venas) a través de un sistema de goteo. El médico puede usar una vena en el brazo o un catéter central. Existen dos modelos básicos de catéteres centrales.

Usar uno u otro modelo es indiferente generalmente, pues son iguales en la función para la que son necesarios.

¿Cuáles son los efectos indeseables de la quimioterapia?

Los efectos indeseables varían de acuerdo con el tipo de medicinas utilizado y de la intensidad del tratamiento. A veces, una modificación de las cantidades y de la frecuencia de administración hacen posible modular alguno de estos efectos.

¿Cómo se hace el seguimiento de la quimioterapia?

El paciente estará controlado constantemente por el médico de forma regular, para evaluar la respuesta al tratamiento y los efectos adversos del mismo.

El médico pedirá de forma regular análisis de sangre (dos o tres veces al mes, por lo general). Este análisis de sangre hará posible controlar:

  • La fórmula sanguínea, con la que se determina el recuento de glóbulos rojos, blancos y plaquetas.
  • Los parámetros bioquímicos básicos, que miden los iones en sangre y permiten, entre otras cosas, comprobar el funcionamiento del riñón.
  • El perfil hepático, que hace posible comprobar el correcto funcionamiento del hígado.

Dra. Catherine Chodkiewicz, especialista en Oncología

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online