Recuperar la figura después de dar a luz, ¿cuestión de genética o de empeño?

¿Cómo lo hacen las famosas para lucir estupendas a los pocos días de dar a luz? ¿Es todo cuestión de genética, de la "magia" de la cirugía estética o influyen otros factores importantes?

Cada vez más famosas aparecen en redes sociales, revistas o programas de televisión presumiendo de haber recuperado su espléndida forma física poco después de dar a luz. Parece que sus cuerpos son ajenos a los cambios que se producen durante el embarazo, al menos en lo que a simple vista se ve. Ni estrías ni celulitis ni la flacidez típica en la pared anterior del abdomen ni ese remanente de piel que cuelga del abdomen después del parto…  Nada. Aunque la genética juega un papel clave al determinar el desarrollo de ciertas secuelas físicas como las estrías o la piel flácida, ellas también son humanas.

El último caso que ha dejado a todo el mundo con la boca abierta ha sido el de Irina Shayk. La modelo ha compartido en sus redes sociales una sugerente fotografía en bikini justo tres semanas después de dar a luz. En ella se la puede ver totalmente recuperada de todas los cambios que produjeron en su cuerpo su primer embarazo; es decir, sin rastro alguno de la transformación que ha vivido su cuerpo durante los últimos nueve meses. ¿Cómo lo ha conseguido? ¿Cuál es el secreto de Irina Shayk para haber recuperado su figura en tiempo récord?

embarazo-irina1VER GALERÍA

Dieta, ejercicio, cremas hidratantes y… tratamientos estéticos

La doctora Dolores Maresca Amate, ginecóloga de la Clínica Agrupación Ginecológica Española (AGE) de Madrid, asegura que la clave para recuperarse satisfactoriamente de los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer durante embarazo está en modificar tres factores: la dieta, el ejercicio y los cuidados de la piel. “Durante el embarazo, come una dieta saludable para proporcionar nutrición esencial sin aumentar peso innecesario. También es importante hacer ejercicio con regularidad para mantener tu cuerpo en forma, apegándote a actividades de bajo impacto, como caminar, para reducir al mínimo posible el estrés a tu bebé. Y no olvides aplicarte cremas hidratantes aprobadas por obstetras en tu vientre durante el embarazo”, recomienda.

La experta explica que “cuanto menor haya sido la ganancia ponderal y más joven sea la mujer, la recuperación será más rápida”. En caso de que estos cambios no se produzcan adecuadamente, niega que se deba perder la esperanza. “Los avances en estética amplían el número de opciones para que la mujer recupere su figura después de dar a luz”. Sin embargo, advierte que para descartar contraindicaciones de cualquier terapia estética, el primer paso debe ser consultar con un especialista para que este pueda valorar cada caso y estipular cuál es el momento ideal para comenzar.

En general, los expertos recomiendan comenzar las terapias para recuperar la figura entre los seis meses y el primer año después del parto, y controlar que la pérdida de peso sea progresiva, sin cambios drásticos. “Los médicos no recomiendan hacer una dieta de adelgazamiento en las semanas posteriores al parto, ni tampoco durante los primeros seis meses de lactancia exclusiva del bebé. La lactancia materna ya de por sí es un aliado, pues ayuda a reducir el peso ganado durante el embarazo”, indica la doctora Maresca. En el caso de la dieta, el mejor momento para empezar es justo después de la lactancia.

embarazo-irina2VER GALERÍA

¿Cómo eliminar la flacidez abdominal después del embarazo?

La mayoría de las mujeres presenta algún grado de flacidez abdominal después del parto, ya que el estiramiento de la piel durante este periodo desestructura las fibras de colágeno, impidiendo que vuelva a su posición original. “Pasado un tiempo prudencial, tanto el yoga como el pilates son dos buenas opciones para trabajar la barriga sin temor a producir lesiones en las cervicales o la espalda. Especialmente el pilates se centra en estabilizar la columna vertebral y corregir malas posturas, mientras vamos desarrollando los músculos internos de abdomen, espalda y glúteos”, subraya la ginecóloga.

Por lo general, la única solución para la piel abdominal flácida es la cirugía estética, es decir, una abdominoplastia, una operación que consiste en la extirpación quirúrgica de la piel abdominal extra. Pero la experta propone regenerar las fibras de colágeno existentes y estimular la síntesis de fibras elásticas nuevas con equipos de radiofrecuencia monopolar que permitan un tratamiento de la flacidez no invasivo, seguro y eficaz. “Tras la primera o segunda sesión con el equipo Exilis Elite ya pueden percibirse algunos resultados, aunque los finales se obtienen transcurridas varias semanas después de la última sesión del tratamiento”, explica Dolores Maresca.

¿Cómo deshacerse de la celulitis después del embarazo?

Durante el embarazo, las hormonas femeninas provocan retención de líquidos que, a su vez, favorecen la aparición de la celulitis. En función del tipo de celulitis, existen distintos tratamientos para combatirla: ondas de choque, mesoterapia o carboxiterapia. “Para obtener un mejor resultado, podemos aprovechar las sinergias de la mesoterapia y la carboxiterapia aplicando sesiones alternas, una por semana”, manifiesta la doctora de la Clínica Agrupación Ginecológica Española (AGE).

La mesoterapia es la infiltración subcutánea de principios activos que mejoran la microcirculación sanguínea, reducen el edema y favorecen el drenaje. Por su parte, la carboxiterapia consiste en la inyección subcutánea de gas carbónico (CO2). El gas carbónico ejerce una acción vasodilatadora sobre la microcirculación, por lo que mejora el flujo sanguíneo y la oxigenación de los tejidos. Además, la presión empleada para infiltrar el CO2 favorece la lipólisis o destrucción de las células grasas.

embarazo-irina3VER GALERÍA

¡Adiós a las estrías!

Uno de los rituales de belleza durante el embarazo en el que con más fuerza insisten los ginecólogos es el de la hidratación de la piel para evitar la aparición de estrías. Pero igualmente importante es no descuidar este tema en el postparto, tanto para reducir las estrías que hayan aparecido como para prevenir la formación de nuevas en el proceso de retorno de la piel a su estado anterior. “No hay que olvidar que las estrías tienen un importante componente genético y hormonal, pero unos buenos cuidados siempre nos ayudarán, por lo menos, a atenuar sus efectos visibles, principalmente si nos encontramos ante marcas de un aspecto violáceo o rojizo, ya que estas indican que todavía hay riego sanguíneo en la dermis y se pueden regenerar, algo que ya no ocurre cuando su color es blanco”, asegura la doctora

Conseguir una piel bien hidratada depende no solo depende de las cremas o productos que podamos aplicar externamente. La alimentación también es clave para evitar estrías. A este respecto, la interesada debería consultar con un médico endocrinólogo o experto en nutrición para que realice una evaluación exhaustiva del estado nutricional previo.

“Elegir alimentos antioxidantes y que nos ayuden a producir colágeno hará que nuestra piel recupere elasticidad y tersura, dándole un mejor aspecto y evitando que se rompa con facilidad. En general una dieta variada y rica en frutas, verduras y cereales integrales nos asegurará el aporte necesario de las vitaminas y minerales que nuestra piel requiere, que podemos complementar con los ácidos grasos esenciales presentes en el pescado azul y alimentos ricos en Vitamina C (naranjas, kiwis, pimientos rojos, fresas...), Vitamina A(zanahorias, espinacas, tomates, lácteos...) y Vitamina E (aguacate, aceite de gérmen de trigo, aceitunas...)”, subraya la doctora. No menos importante es beber agua con regularidad (sin exceder unos dos litros al día).

Más sobre

Regístrate para comentar