En el punto de mira: ¿Son seguros los tatuajes?

La Comisión Europea ha realizado un estudio que alerta del peligro potencial de estos para la salud, en concreto por la relación que se ha establecido entre las tintas y algunos tipos de cáncer

Los últimos días tal vez hayas oído hablar de un informe acerca de la vinculación de los tatuajes con determinados tipos de cáncer. La razón es que acaba de darse a conocer un informe elaborado por la Comisión Europea, que alerta del peligro potencial de estos para la salud, recomendando realizar estudios que ayuden a determinar estos riesgos. “A diferencia de lo que ocurre con los cosméticos, donde existen listas positivas de compuestos, no existe una legislación comunitaria específica sobre la composición permitida o segura de la tinta de larga duración, algo realmente necesario cuando hasta el 12% de los europeos está tatuado”, afirma el Dr. Miguel Sánchez Viera, director del Instituto de Dermatología Integral.

El informe, que ha contado con la colaboración de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, muestra que existen productos potencialmente peligrosos en las tintas empleadas para tatuajes en Europa. En concreto, hablamos de los hidrocarburos policíclicos aromáticos (43%), aminas aromáticas primarias (14%) y metales pesados (9%). El informe hace hincapié en que son especialmente peligrosos los productos azoicos, que en determinadas situaciones, pueden liberar aminas aromáticas. Éstas están relacionadas con la aparición de, por ejemplo, cáncer de vejiga, y además, su principal uso es industrial (goma, aluminio, ropa...).

karroueche-tran-VER GALERÍA

¿Qué opinan los expertos?
Según el Dr. Sánchez Viera “estos compuestos se pueden degradar en nuestra piel por la acción del sol, la radiación ultravioleta o el láser. El riesgo cancerígeno potencial de estos productos cuando permanecen largos años en la piel no está claramente establecido y serían necesarios estudios que lo confirmasen o descartasen”.

Lo que parece constatarse, además, es que hasta el 5% de las personas tatuadas puede sufrir algún tipo de complicación, que en la mayoría de los casos conocidos son poco importantes, al menos a corto plazo. ¿De qué problemas se trata? En general son cuestiones de carácter leve, y la mayoría de ellos son reacciones inflamatorias asociadas al traumatismo en el momento de realizar el tatuaje o cuando se desea eliminarlo, pero pueden producirse también infecciones, alergia o hipersensibilidad. A veces pueden aparecer décadas después de realizar el tatuaje, como las reacciones de hipersensibilidad retardada.

beckham-tattoo-VER GALERÍA

¿Y si quiero eliminarlo?
En el caso de que te arrepientas o te canses de él, y decidas decir adiós a tu tatuaje, hay que tener en cuenta algunas precisiones sobre los colores: Los tonos más fáciles de eliminar son los azules, grises y negros. Los más difíciles, en cambio, son los amarillos y verdes. Pigmentos como el rojo o naranja suelen provocar reacciones de rechazo. Eso sí, hay que tener en cuenta que la tecnología ha avanzado mucho en este campo y el láser específico para pigmentos es el tratamiento de elección. Consigue eliminar el tatuaje sin cicatrices y las sesiones se adaptan al tamaño, lugar y color del tatuaje a eliminar.

La posibilidad de eliminarlos con éxito no depende solo del color, también tiene mucho que ver la zona en la que se encuentra el tatuaje. Las superficies más fáciles son las que no presentan huecos o curvas, en las que la piel es más gruesa. Es decir, la espalda, muslos o brazos.

Además, de la zona y del color, cabe considerar que los tatuajes realizados por profesionales suelen ser más complicados de eliminar. Variables como el tiempo que lleve el tatuaje o la cantidad y el color del pigmento hacen que sea más fácil o más difícil eliminarlos, y por ello el número de sesiones cambia en función de estos aspectos. Normalmente, suelen hacer falta hasta 8-10 sesiones. El precio y la duración de cada sesión dependen del tamaño y tipo de tatuaje, por lo que es necesaria una previa evaluación para poder determinarlos. Después de eliminar un tatuaje, es necesario cuidar la piel para evitar infecciones, ya que con el láser se destruye el pigmento, provocando en ocasiones costras. La Dra. Alonso recomienda cuidar la piel una vez pasados los primeros días, utilizando una protección solar adecuada a cada tipo de piel. Ante una posible reacción alérgica lo más conveniente es acudir a su dermatólogo.

Siempre en manos de profesionales
Y es que, a pesar del aumento del número de personas que se tatúan en la actualidad, hay muchas otras que desean borrar sus tatuajes. Ante esta contrariedad, es necesario tener varias cuestiones en cuenta antes de realizarse un tatuaje, recomienda la Academia Española de Dermatología y Venereología, tanto para lograr un buen resultado, como para conocer los posibles riesgos y opciones de eliminarlos. Principalmente, es necesario asegurarse de que la persona que lo va a realizar es un profesional con conocimientos sanitarios pertinentes. Otro punto a valorar tiene que ver con el color. Por otro lado, es aconsejable evitar tatuar sobre lunares, ya que si el lunar resulta un tumor, es difícil diagnosticarlo.

Más sobre

Regístrate para comentar