28 ENERO 2009

¿Por qué duele la cabeza?

Las causas, los tipos y la prevención de un mal muy común

Ampliar
Seguro que alguna vez lo has padecido. Es más, probablemente romperías las estadísticas si afirmaras que en ninguna ocasión has sentido un dolor de cabeza, aunque éste haya sido leve. Teniendo en cuenta sus múltiples intensidades, no hay duda de que es un mal común, pero entendemos que eso no te sirve de consuelo. De forma genérica, al hablar de cefalea, se puede hablar de toda molestia o dolor localizado en la región craneal. El dolor de cabeza puede poner de manifiesto una enfermedad importante o, por el contrario, y, afortunadamente, con mucha mayor frecuencia, ser tan sólo una expresión de fatiga, estrés o tensión.
  • ¿Por qué se produce?
    Las causas por las que el dolor de cabeza se produce pueden ser muy variadas, pero las más frecuentes son:
    -Por distensión, tracción o dilatación de las arterias y las venas intracraneales.
    -Por compresión, tracción o inflamación de los nervios intracraneales.
    -Por contractura o inflamación de los músculos de cráneo y cuello.
    -Por inflamación o lesión de las vértebras cervicales.
    -Por aumento de la tensión arterial y por irritación meníngea.
  • Sus tipos
    Muchos dolores de cabeza tienen relación directa con determinados acontecimientos biológicos o ambientales. Así, los dolores de cabeza premenstruales están directamente relacionados con la tensión premenstrual y la aparición de edemas, mientras que los ocasionados por las lesiones de las vértebras cervicales son más intensos después de períodos de inactividad.

    El que aparece en los hipertensos tiende a presentarse al comienzo de la mañana y, por su parte, el de origen vascular puede estar desencadenado por la tensión y el estrés. Además, el dolor producido por la infección de los senos frontales suele comenzar a media mañana, es localizado y pulsátil y empeora generalmente al agachar la cabeza, y el de origen ocular se presenta después de realizar un trabajo intenso con los ojos, al leer, ver la pantalla de un ordenador o ver televisión. Existen otros factores que están considerados como desencadenantes del dolor de cabeza: diversos alimentos (chocolate, vainilla, etc.), el frío, el viento, el alcohol y el insomnio.

    Por último, hay que indicar que el estrés laboral y emocional influyen también en el desarrollo de las cefaleas, así como la depresión, el aumento de la tensión arterial, la sinusitis, y los estados catarrales y algunas enfermedades oculares como el glaucoma y la iridociclitis. En todo caso, y si los episodios son muy recurrentes, se debe acudir a la consulta de un neurólogo o de un oftalmólogo.
  • Síntomas de un dolor de cabeza
    Cada persona lo percibe de una manera diferente, pues la intensidad del dolor es subjetiva e influye mucho la propia resistencia de cada persona para soportarlo. Las características del dolor de cabeza son muy variables, dependiendo, sobre todo, de su origen y localización, pero se puede decir, de manera general, que la mayoría son constantes, aunque también pueden ser pulsátiles y punzantes. El dolor de cabeza puede ser frontal, occipital, hemicraneano, periocular o en banda.
  • Prevención
    Llevar una vida reglada y metódica, evitar sobrecargas físicas y psíquicas, dormir ocho horas diarias, no ingerir alcohol ni medicamentos sin consejo médico y evitar el insomnio y el estrés puede ayudarte a disminuir su intensidad y frecuencia. El tratamiento de las cefaleas de consideración benigna, como es el caso de las migrañas y las cefaleas tensionales, se basa en el uso de fármacos analgésicos.

    La aplicación de masajes terapéuticos en columna cervical y cuero cabelludo también produce buenos resultados. Además, ante crisis muy agudas, lo más recomendable es el reposo en un ambiente tranquilo y aireado, con luz tenue o en la oscuridad. Permanecer prolongadamente frente a la pantalla del ordenador puede ser un factor favorecedor de cefaleas: hay que utilizar, por lo tanto, filtros de pantalla; graduarse la vista con frecuencia (una vez al año); adoptar una postura cómoda, relajada y no forzada frente al ordenador. No estaría de más la realización de ejercicios de estiramiento tras largas jornadas sentado en la misma silla.
    - - -

    Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

    Más noticias sobre...

  • Recomendaciones

    

    Horóscopo