Vídeo: Oscar de Suecia felicita su primera Navidad con sus primeras risas

Los príncipes Victoria y Daniel y sus hijos, los príncipes Estelle y Oscar, grabaron su felicitación navideña en el Parque Nacional de Tyresta, donde la familia, pertrechada con prendas de abrigo (plumíferos, gorros y botas), disfrutó de un paseo y de unas sabrosas salchichas a la parrilla en plena naturaleza

El espíritu navideño ha hecho su entrada en palacio como un vendaval y llega la Navidad más fresca de Victoria y Daniel de Suecia con sus hijos, los príncipes Estelle y Oscar. Los Herederos suecos desean este año unas muy felices fiestas con un vídeo de los cuatro grabado durante su visita al Parque Nacional de Tyresta, donde la familia, pertrechada con prendas de abrigo (plumíferos, gorros y botas), disfrutó de un divertido paseo y de unas sabrosas salchichas a la parrilla en plena naturaleza.

Como una familia más, la princesa Victoria y el príncipe Daniel enseñaron a sus hijos las maravillas de este parque que rodea la reserva natural sueca. En el clip puede verse a los Príncipes admirando cómo gorgojeaba el río; a la princesa Estelle haciendo equilibrismo en un tronco o arrastrando una frondosa rama, uno de sus tesoros de aquella excursión, y a todos sentados ante un gran fuego asando unas apetitosas salchichas y unas manzanas rojas, de las cuales la espontánea princesa Estelle ofrece una al espectador, para terminar diciendo todos juntos al unísono God jul och gott nytt år: ¡Feliz Navidad y feliz año nuevo! Deseos que el príncipe Oscar parecía ratificar vivamente con sus primeras risas.

Estelle de Suecia 'desempolva' el vestido más navideño de su madre

La dulce felicitación de Estelle de Suecia: otro deseo cumplido por Navidad

Los niños reales salen de Palacio por Navidad

Estelle de Suecia lleva la Navidad a Palacio

El vídeo de este año difiere mucho de los de Navidades pasadas, en las que los Príncipes horneaban galletas de jengibre, hacían pan y decoraban el árbol. El propósito de este año era mostrar la fantástica naturaleza sueca, a la que todo el mundo tiene acceso con sólo cambiarse de ropa y salir. Es tiempo de abrigarse, echar andar y desear ¡Feliz Navidad!

Más sobre: