Los príncipes Ingrid y Sverre, los grandes protagonistas de la blanca Navidad de la Familia Real noruega