27 NOVIEMBRE 2012

Mette-Marit de Noruega rinde homenaje a la mujer indonesia durante su viaje oficial

null

 

Indonesia tiene un color especial. La belleza de sus paisajes, el calor de sus gentes... pintan estos días la agenda oficial de Haakon y Mette-Marit de Noruega. El primer brochazo lo dieron el pasado domingo los veintecinco niños noruegos, acompañados por sus padres, que recibieron con flores y banderas en un hotel en Yakarta a los Príncipes Herederos, que ayer comenzaban una visita oficial de tres días a Indonesia. "Nos alegramos mucho por la visita. Va a ser emocionante, variada y rica en contenido", dijo el príncipe Haakon a los medios de comunicación noruegos en Yakarta.

Muchas pinceladas, solemnes y románticas, impresionantes e impresionistas, compondrán su viaje. El apretado programa oficial se abrió ayer con un acto de promoción de productos alimenticios marinos noruegos. Cuando el chef noruego Geir Skeie presentó algunas de las delicias de su país como el salmón, contó para la ocasión con dos ayudantes de excepción, los propios Príncipes, que se pusieron un mandilón y ayudaron a servir los platos a los invitados. Los príncipes Haakon y Mette-Marit, que encabezan una amplia delegación que incluye al ministro de Industria y Comercio, Trond Giske, a otros políticos y a empresarios para estrechar las relaciones comerciales bilaterales, recuperaron su vestimenta habitual para dirigirse al palacio presidencial, donde fueron recibidos por el presidente Susilo Bambang Yudhoyono y su esposa, Ibu Ani. A continuación disfrutaron de un almuerzo en palacio, mientras el trompetista noruego Ole Edvard Antonsen interpretaba Oslo Song. Se trata de una pieza compuesta por el Presidente indonesio, aficionado a la música, después de su última visita a Noruega hace dos años.

Mette-Marit de Indonesia
Por la tarde, los Príncipes se entrevistaron con el presidente de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), Surin Pitsuwan, luego el príncipe Haakon abrió un foro de diálogo bilateral de derechos humanos y, a continuación, él y su esposa se reunieron con la delegación empresarial noruega. El último acto de su primera jornada fue una cena oficial ofrecida por las autoridades indonesias en honor a sus invitados. La princesa Mette-Marit hizo un guiño al país anfitrión vistiendo para la ocasión el traje tradicional de las mujeres indonesias. Un final a todo color.

La visita continuaba hoy con una segunda jornada centrada en la cooperación de ambos países en asuntos comerciales y medioambientales. Los príncipes Haakon y Mette-Marit estuvieron presentes en la apertura de un seminario de empresarios de ambos países, en el que la Princesa pronunció el discurso inicial. En relación con el seminario, el príncipe Haakon participó en un almuerzo con ecologistas y defensores de los bosques indonesios. Mientras, su esposa visitaba una clínica de maternidad que ofrece servicios gratuitos a las capas de la población más necesitadas. Los Príncipes inauguraron más tarde las nuevas oficinas del organismo público Innovación Noruega en Yakarta. Y esta noche la Embajada noruega celebrará un acto musical y culinario al que acudirán los Herederos a la Corona noruega para agradecer la hospitalidad de las autoridades locales. Otro brochazo de color indonesio.

 

null



- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo