Haakon y Mette-Marit de Noruega revelan el secreto de su amor: 'Viajar juntos y sin hijos de vez en cuando es una buena táctica'

Los Príncipes herederos concluyeron el jueves su visita de tres días por la provincia de Rogaland, un viaje en el que además de cumplir con sus compromisos oficiales han dado muestras de seguir tan enamorados como el primer día

null

Haakon y Mette-Marit de Noruega, tan enamorados como el primer día


Los príncipes Haakon y Mette Marit de Noruega concluyeron el jueves su viaje de tres días por la provincia de Rogaland, una visita en la que, además de cumplir con una apretada agenda de compromisos oficiales, no han ocultado su amor en diferentes momentos de su recorrido. Así, los Herederos noruegos se dedicaron numerosas muestras de afecto y miradas cómplices que no han pasado desapercibidas.

Al ser preguntados por cómo eran capaces de mantener "ardiente y a la vez seria" su relación tras ocho años de casados, los Príncipes reconocieron que viajar los dos solos sin sus hijos de vez en cuando era una buena táctica. "La verdad es que es maravilloso estar los dos solos en el barco por las noches durante este viaje", dijo un ligeramente sonrojado Haakon. "Estamos muy felices por poder viajar y trabajar juntos. Eso significa que tenemos muchos recuerdos que compartir. No hubiera sido lo mismo si hubiéramos hecho el viaje solos", declaró por su parte la Princesa.




Los Herederos se han dedicado numerosas miradas cómplices durante el viaje


El viaje por Rogaland terminó como empezó: con lluvia. Nada sorprendente, por otro lado, tratándose de la zona más lluviosa del país. "Esto forma parte de ser noruego", dijo bromista el hijo de los reyes Harald y Sonia. Su esposa, sin embargo, se mostró entusiasmada por la gran cantidad de gente que ha estado en todos los actos oficiales a los que han asistido, especialmente por la presencia de muchos niños.

La última jornada de la visita comenzó con un viaje en barco hasta el fiordo de Jøssing. La primera parada fue el monumento de Altmark, en recuerdo del primer episodio bélico durante la ocupación nazi de Noruega, y continuó en Sokndal, donde hubo un encuentro con los vecinos, un recorrido por la localidad y un almuerzo en un hotel junto a la playa.




"Es maravilloso estar solos en el barco por las noches", confesó un sonrojado Haakon


La princesa Mette-Marit inauguró por la tarde una nueva sección para gente con problemas psicológicos en el centro hospitalario de Lund, que sirvió para cerrar una visita con final desafortunado. Poco después de que el cortejo real pasara en coche por Sandbekk, rumbo a la estación de Moi para tomar el tren a Oslo, hubo un desprendimiento de piedras de una montaña que bloqueó el camino y obligó a intervenir a los servicios de emergencia.

Más sobre

Regístrate para comentar