Alberto de Mónaco quiere inculcar a los gemelos los valores de la princesa Grace

Su madre será una fuente de inspiración a la hora de educar a sus hijos y la recuerda como alguien ‘extraordinariamente generosa'

Cada vez falta menos para que el pueblo monegasca de la bienvenida a los tan esperados gemelos del príncipe Alberto y la princesa Charlene. Es que faltan tan sólo dos semanas y en el palacio ya está todo más que listo para la llegada de quienes cambiarán la línea sucesoria del pequeño gran Principado.


Alberto de MónacoVER GALERÍA


Tan cerca de lo que será uno de los momentos más importantes de su vida, el príncipe Alberto recuerda a su madre, la princesa Grace con gran admiración. “Ella era extraordinariamente generosa, cálida y abierta a los demás. Tenía mucha paciencia y tolerancia. Esos son los valores que vamos a tratar de transmitir a la generación que viene”, explicó Alberto II en una rueda de prensa en el Yacht Club de Mónaco y que el medio francés Le Parisienne publicó.

Aunque el monarca no tenía pensado hablar de la llegada de sus pequeños, no pudo evitarlo. Es que cuando comenzó a hablar de su madre y de todas sus cualidades y virtudes fue inevitable para él no hacer referencia a la futura educación que le gustaría inculcarles a sus hijos. Pensando en la princesa Grace como inspiración, al soberano le hace mucha ilusión transmitir aquellos valores que le fueron transmitidos durante su niñez.

“La exposición 'Grace Kelly, Más allá del icono' lleva girando por todo el mundo con mucho éxito durante varios años, pero volverá a estar aquí en casa...”, esas fueron las palabras del príncipe Alberto, quien adelantó que había en camino otros proyectos para homenajear a su madre y también al príncipe Rainiero.


Alberto y Charlene de MónacoVER GALERÍA


Es evidente que la princesa Grace sigue muy presenta en la mente de todos y es por eso que son varias las acciones que se desarrollan en su nombre. Recordemos que hace unos meses hemos visto al príncipe Alberto acompañado de su mujer Charlene, quien ya lucía un embarazo avanzado, en la inauguración de un jardín de rosas en Mónaco que lleva su nombre. Algunos meses más tarde la pareja de soberanos viajó a Los Ángeles, Estados Unidos, para estar presentes en la tradicional entrega de premios de la Fundación Grace.


El príncipe Alberto y la princesa CharleneVER GALERÍA


Recordemos que fue un día de septiembre de 1982 cuando la princesa Grace falleció, justo dos años antes de que naciera su primer nieto, Andrea Casiraghi. Por suerte el príncipe Rainiero sí pudo compartir lindos momentos con los más pequeños de la familia. Igualmente parece que la época triste de la familia real de Mónaco quedó atrás y últimamente pueden disfrutar de las buenas noticias y la felicidad al ver que la familia se va agrandando a pasos agigantados. Con la llegada casi inminente de los gemelos de los príncipes de Mónaco el palacio real se llenará de bebés y de futuros compañeros de aventuras de los hijos de Andrea y Carlota Casiraghi, Sasha y Raphaël respectivamente.

Más sobre: