Gran expectación a dos días de la boda entre Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo

Los detalles del enlace de la pareja, que siempre ha mantenido mucha discreción con su vida privada, siguen siendo un misterio

A sólo dos días de que el primogénito de Carolina de Mónaco, Andrea Casiraghi y su prometida Tatiana Santo Domingo se den el “sí, quiero”, la expectación crece y más ante el misterio con el que se han manejado los detalles del enlace, una ceremonia que será muy diferente a la última celebrada en el principado: la boda del príncipe Alberto.

 

Andrea y Tatiana


El lugar, los detalles y los invitados son el secreto mejor guardado del principado, que sólo ha confirmado la fecha de la boda, el próximo sábado 31 de agosto. Por lo que todo apunta a que se tratará de una ceremonia privada que se realizará en la más estricta intimidad. 

De celebrarse una ceremonia íntima, Andrea y Tatiana seguirían la estela de las últimas bodas de las princesas Carolina y Estefanía que, en su día, optaron también por mantenerse alejadas de los focos. Carolina, su madre y previsiblemente madrina en el enlace, se casó por segunda vez por lo civil en 1983 con el padre de Andrea, Stefano Casiraghi, una ceremonia celebrada en el Palacio Grimaldi. Tras la muerte de este, volvió a contraer matrimonio en 1999 con Ernesto de Hannover en la más estricta intimidad y a puerta cerrada, momento del que apenas se pudo ver una imagen. Estefanía por su parte contrajo matrimonio en secreto con el acróbata portugués Adans Peres, en 2003, momento del que no se llegaron a ver fotografías.

Aún sin saber si Andrea y Tatiana optarán por difundir o no imágenes de su gran día, tampoco se conoce el número de invitados a la celebración en la que no faltarán seguramente los hermanos del novio, Carlota, embarazada de su primer hijo, y Pierre, y los de la novia, Julio, Alejandro y Andrés. Pero todo siguen siendo especulaciones, como la de si asistirán las glamurosas amigas de la novia Eugenie Niarchos, Coco Brandolini, Margherita Missoni, Gaia Repossi y su socia Dana Alikhani. Y por supuesto el secreto mejor guardado, el vestido de novia, ¿seguirá fiel Tatiana a su estilo hippie chic? Preguntas sin respuesta.

 


Más noticias