Carolina de Mónaco se refugia en su familia en sus primeras navidades sin Ernesto de Hannover

La Princesa disfruta con sus hijos de unas vacaciones blancas en Suiza

nullVER GALERÍA

Al mal tiempo, Carolina de Mónaco le pone buena cara y unos esquís para dejar atrás a toda velocidad los nubarrones del año. Si bien 2009 acaba con inclemencias debido a su crisis matrimonial con Ernesto de Hannover, la Princesa no pierde la sonrisa. Mientras amainan a las tormentas de la vida, se refugia como siempre en el cariño de sus hijos, Andrea, Carlota y Pierre Casiraghi y la princesa Alejandra, con quienes disfruta de las últimas vacaciones del año en una estación de esquí en Suiza para practicar uno de sus deportes favoritos.

La princesa Carolina, que ha regresado a vivir al Principado y ha recobrado su papel de Primera Dama de Mónaco tras su separación el pasado mes de septiembre del Príncipe de Hannover, después de diez años de matrimonio, se enfrenta a los malos tiempos sin mostrar desánimo ni en sus compromisos oficiales ni en sus momentos de ocio junto a sus hijos, que están siempre muy pendientes de ella. En especial, su hijo mayor, Andrea Casiraghi, quien pasó mucho tiempo charlando y bromeando con su madre mientras esperaban para subir a la pista.

  

nullVER GALERÍA

 

La bella Carlota Casiraghi estuvo acompañada en estas vacaciones familiares de invierno por su inseparable novio, Alex Dellal, con el que no escatimó besos, abrazos y demás gestos de cariño. Y es que la pareja está viviendo uno de los momentos más dulces en su relación de más de dos años y medio. A estas alturas, el joven es ya un miembro más de la familia por lo que no sorprende su presencia en esta nueva escapada de la princesa Carolina y sus hijos a la nieve. Todos juntos despedirán 2009 y recibirán con una sonrisa el nuevo año.

 

nullVER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar