La espontaneidad del príncipe George y la princesa Charlotte en el balcón del Palacio de Buckingham