La publicación de unas fotografías de Kate Middleton embarazada y en biquini 'decepcionan' al Palacio de St. James