Duque de Edimburgo: la vida del consorte más longevo de la historia, siempre un paso por detrás de su Reina​

Aprovechando que el Palacio de Buckingham acaba de anunciar que dejará de participar en actos públicos a partir del próximo otoño, echamos la vista atrás para recordar su vida con la reina Isabel II de Inglaterra

Felipe, príncipe de Grecia y Dinamarca, nació en la isla de Corfú el 10 de junio de 1921. Fue un príncipe sin Reino. Su padre era el príncipe Andrés de Grecia, séptimo hijo del rey George I, mientras que su madre, la princesa Alice de Battenberg, era bisnieta de la reina Victoria. Felipe y sus cuatro hermanas mayores tuvieron una tumultuosa infancia marcada por los problemas económicos de sus padres y los dramas derivados del exilio de su familia, que se marchó del país heleno en 1922. Cuando él tan solo tenía ocho años, su madre, que había nacido sorda y sufría problemas de salud mental, ingresó en una clínica psiquiátrica donde permaneció dos años. Esto, además de un padre en el que podía confiar y que estaba mucho fuera de casa en el sur de Francia, hizo que creciera prácticamente huérfano. En 1937, la familia sufrió otro duro golpe cuando su hermana Cécile, su marido y dos de sus hijos murieron en un accidente aéreo. 

A pesar de ser unos años muy difíciles, Felipe fue forjando un carácter fuerte y ambicioso. Su atractivo y su buena apariencia, además de su posición de un joven oficial naval, provocaron suspiros en los corazones de muchas damas. Sin embargo, fue solo una la que consiguió conquistar su corazón

Reina Isabel y Duque de EdimburgoVER GALERÍA

En 1939, cuando George VI visitó el Colegio Naval de Dartmouth con su familia, Felipe, de 19 años, conoció a una joven Isabel, que por aquel entonces solo tenía 13 años. Y, como un cuento de hadas, así fue como comenzó su historia. Dicen que fue amor a primera vista y la princesa quedó prendada del atlético y apuesto militar de la marina del que nunca volvió a separarse. Tras varios días sin tener noticias de él, Isabel decidió escribirle una carta y así dio comienzo una relación que durante meses se mantuvo gracias al correo postal. 

En 1946 la pareja se comprometió en secreto y fue una decisión que no agradó a la familia de la princesa heredera, ya que se oponían a que contrajera matrimonio con tan sólo 20 años de edad. A pesar de todo, su padre, el rey Jorge VI, pudo comprobar que su amor era verdadero y que Felipe estaba dispuesto a renunciar a sus orígenes griegos y a sus títulos para poder casarse con la mujer de su vida, así que finalmente les dio permiso para casarse y anunciaron su enlace de forma oficial el 9 de julio de 1947. 

Isabel y Felipe pusieron el broche de oro a su historia de amor dándose el 'sí, quiero' el 20 de noviembre de 1947 en una boda de cuento de hadas que tuvo lugar en la Abadía de Westminster ante más de 2.000 invitados. Con tan solo 26 años, Felipe se convirtió en consorte de la futura Reina de Inglaterra y recibió los títulos de Duque de Edimburgo, Conde de Merioneth y Barón de Greenwich. Para ello, tuvo que renunciar a parte de sus apellidos y a su nacionalidad, convertirse al anglicanismo y dejar su carrera militar.

Reina Isabel y Duque de EdimburgoVER GALERÍA

En 1952, Elizabeth Alexandra Mary de Windsor llegó al trono tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI, y fue coronada como Reina Isabel II dieciséis meses después, el 2 de junio de 1953. Su marido fue el primero en jurarle lealtad. Tras besarla, pronunció las siguientes palabras: "Yo, Felipe, Duque de Edimburgo, seré tu vasallo". "Y la fe y la verdad me conducirán a ti, en la vida y en la muerte. Que Dios me ayude". La solemne ceremonia, que fue oficiada por Geoffrey Fisher, el Arzobispo de Canterbury, fue retransmitida por radio al mundo entero y, por explícita solicitud de la nueva soberana, también pudo ser seguida a través del televisor de los afortunados que, por aquellos años, contaban con tan extraordinario invento. "Trabajaré como mi padre hizo", juró la nueva soberana después de la muerte del rey Jorge VI.

Fruto de su matrimonio han tenido cuatro hijos: el primogénito y heredero, el príncipe Carlos (14 de noviembre de 1948); la princesa Ana (15 de agosto de 1950), el príncipe Andrés (19 de febrero de 1960); y el benjamín, el príncipe Eduardo, conde de Wessex (10 de marzo de 1964).

Reina Isabel y Duque de EdimburgoVER GALERÍA

Fiel y leal a la Reina de Inglaterra, el Duque se ha mantenido en un segundo plano, siempre dos pasos por detrás de ella, aunque ha sabido encontrar su lugar dentro del Palacio de Bukingham. Marido de monarca y padre de futuro rey, entre las aficiones del príncipe Felipe se encuentran el polo, la caza y la lectura. Posee una elegancia innata y se le conocía por su particular sentido del humor y sus, en ocasiones, polémicos comentarios. De hecho, muchos le consideran como el miembro de la  Familia Real británica más políticamente incorrecto.

Al igual que la reina Isabell II, el Duque de Edimburgo también ha cumplido ‘récords’, ya que hasta el momento ha sido el consorte en ejercicio más longevo de la historia y el miembro de mayor edad de la Familia Real británica. Además, es presidente de 800 organizaciones benéficas que, hasta ahora, ocupaban gran parte de su tiempo y sus actividades oficiales. Decimos hasta ahora porque el Palacio de Buckingham acaba de anunciar que dejará de participar en actos públicos a partir del próximo otoño. Según el comunicado que han emitido, el Duque, de 95 años, mantendrá los compromisos adquiridos hasta finales de agosto, tras lo cual ya no aceptará invitaciones, aunque "puede ser" que en el futuro asista a eventos públicos de su elección, dice la nota. 

Reina Isabel y Duque de EdimburgoVER GALERÍA

En los últimos tiempos, su salud ha ido empeorando y ya había reducido considerablemente sus apariciones públicas. Recordemos que en 2011 fue ingresado por problemas cardiacos y en 2013 fue sometido a una operación abdominal. Así, si bien es cierto que poco a poco había ido reduciendo su apretada agenda oficial, solo en 2015 el matrimonio real asistió a más de 300 actos públicos. La última vez que les vimos juntos fue el pasado 16 de abril de 2017, coincidiendo con el servicio religioso que tuvo lugar en la capilla de St. George del castillo de Windsor con motivo del Día de Pascua. Su último acto solitario fue el pasado 3 de mayo, cuando asistió a un evento en el estadio de críquet de Lord's.

Más sobre

Regístrate para comentar