cenaguia

Guía para ser el perfecto invitado a una cena en Palacio

El Castillo de Windsor ha abierto sus puertas para celebrar la gran cena de gala, con el príncipe Carlos como anfitrión, a la que han asistido de la mano de Porcelanosa personalidades de todo el mundo

Es una de las citas más esperadas de la temporada en la agenda social británica, y ningún detalle se deja en manos del azar. El Castillo de Windsor, majestuoso escenario donde se ha celebrado la gran cena de gala de Porcelanosa, abrió sus puertas para recibir a los invitados de este evento en el que el príncipe Carlos de Inglaterra ejerció como anfitrión y cuyas imágenes se podrán ver en el próximo número de la revista ¡HOLA!

-Descubre el Castillo de Windsor donde el príncipe Carlos ha sido anfitrión de una cena muy española

-Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, cómplices y muy felices en la gran fiesta de Porcelanosa en Nueva York

-Isabel Preysler, más de treinta años junto a Porcelanosa

Los asistentes pudieron disfrutar de una velada inolvidable junto al hijo de la reina de Inglaterra. Una situación única para la que se establecen unas normas de comportamiento. Es ahí donde entra en juego el protocolo en actos oficiales de la monarquía, que si bien tiende a ser hoy en día bastante menos estricto y riguroso, sí comprende una serie de reglas básicas de actuación que los invitados deben respetar.

palacio1VER GALERÍA

Pero ¿cuáles son estas normas? El protocolo comienza aplicarse ya desde el momento del saludo al príncipe Carlos. Los caballeros deben inclinar ligeramente la cabeza instantes antes de saludarle, levantándola justo cuando se encuentren frente a él para darle la mano. En cuanto a las damas, saludan dando la mano al Príncipe y mirándole a los ojos, mientras hacen una reverencia con la pierna izquierda ligeramente doblada y situada detrás de la derecha.

Al presentarse, todos deben dirigirse al Príncipe como “Su Alteza Real” (“Your Royal Highness”, en inglés). Sin embargo, en caso de entablarse conversación se dirigen a él como “Señor” (“Sir”). Además, si durante la charla se quisiera mencionar a algún miembro de la Familia Real no debe hacerse por su parentesco, sino por su título o tratamiento. Es decir, nunca se hablaría de “su madre” para nombrar a la Reina, sino de “Su Majestad”. De igual forma con sus hijos (“príncipe Harry”, “príncipe Guillermo”) etc.

palacio2VER GALERÍA

Sentarse a la mesa antes que el Príncipe es un error que ningún invitado que conozca el protocolo cometería. Deben permanecer de pie junto a su lugar correspondiente hasta que Su Alteza Real sea acompañado hasta su propio puesto y se siente, seguido del resto de comensales. Antes de la cena, Carlos de Inglaterra dirige unas palabras a sus invitados, y al término de la misma, cuando el Príncipe se retira, permanecen de pie hasta que abandone la estancia, para luego volver a sentarse de nuevo.

cenadordonVER GALERÍA

En cuanto a la etiqueta, el protocolo marca que los hombres deben vestir esmoquin negro, mientras que para las damas el abanico es más amplio, recomendándoles únicamente llevar vestido de noche largo. El resto de normas, como no fumar en Palacio ni tomar fotografías en el interior, responden más a la lógica que otra cosa. Una guía para que los invitados puedan “sobrevivir” con éxito a su cena en Palacio y disfrutar de una velada única.

Más sobre: