Así fue la ceremonia de bautismo del príncipe George de Cambridge

Esta ha sido la primera vez que cuatro generaciones de la Familia Real inglesa han sido fotografiados juntos, algo que no ocurría desde 1894, cuando se celebró el bautizo del rey Eduardo VIII

Sencillo, íntimo, muy familiar y, sin embargo, muy esperado. Así fue el bautizo del Príncipe George de Cambridge, quien hizo su entrada en la capilla real del Palacio de St. James cerca de las 14:45, hora de Londres, en brazos de su padre, el Príncipe Guillermo de Inglaterra.

Los Duques de Cambridge saludaron a la Reina Isabel y a su esposo, el Duque de Edimburgo, para después hacer su entrada en el templo seguidos de del príncipe Carlos y la Duquesa de Cornualles y el príncipe Harry. Ésta fue la primera ocasión en que se reunieron cuatro generaciones de la Familia Real inglesa, algo que no ocurría desde 1894, cuando se celebró el bautizo del que sería después rey Eduardo VIII.




Dentro de la capilla (la misma donde se velaron los restos mortales de la princesa Diana en 1997), esperaba al bebé la familia de Kate Middleton, Carole y Michael, Pippa y James, al igual que los amigos más íntimos de la pareja. En total, 22 personas atestiguaron este acontecimiento histórico.

Como se informó antes, Kate y Guillermo quisieron romper los protocolos y darle a la ceremonia una gran normalidad, la misma que planean que tenga la vida de su hijo, para que crezca como un pequeño de lo más normal.





El pequeño George Alexander Luis tuvo siete padrinos o “guardas espirituales”: Oliver Baker, quien asistió a la Universidad de St Andrews con los Duques; Emilia Jardine-Paterson, compañera de la duquesa Catherine en Marlborough College; el Conde Grosvenor, hijo del Duque de Westminster; Jamie Lowther-Pinkerton, quien fue secretario privado a la pareja y del príncipe Harry de 2005 a 2012 y que continúa trabajando a tiempo parcial como secretario privado principal; la honorable Julia Samuel, íntima amiga de la Princesa de Gales; Zara Tindall, hija de la princesa Ana y prima del Duque de Cambridge, y William van Cutsem, amigo de la infancia del Duque de Cambridge.




El príncipe George (quien nació el 22 de julio pasado) fue vestido con una réplica del largo faldón de cristianar, blanco con adornos en batista, utilizado en los bautizos de todos los niños de la Familia Real inglesa en los últimos cien años.

El príncipe Guillermo y la Duquesa de Cambridge eligieron dos himnos, dos lecturas y dos cantos tradicionales de la iglesia anglicana para completar esta íntima ceremonia de 45 minutos oficiada por el obispo de Canterbury, Justin Welby.




Los himnos elegidos han sido Breathe on Me, Breath of God y Be Thou My Vision. Las lecturas seleccionadas por la pareja han sido el evangelio de San Lucas, capítulo 18, versículos del 15 al 17 leídos por Pippa Middleton y el evangelio de San Juan, capítulo 15, versículos del 1 al 5 1-5, entonados por el príncipe Harry.

En cuanto a los cantos seleccionados, parece que el matrimonio no ha tenido dudas y ha elegido Blessed Jesu! Here we Stand (compuesto por Richard Popplewell) The Lord Bless You and Keep You (de John Rutter), los cuales han sido interpretados por el Coro de la Capilla Real de Su Majestad. El primero de ellos con gran significado pues fue compuesto especialmente para la ceremonia de bautismo del príncipe Guillermo el 4 de agosto de 1982.





Esta fue la segunda aparición pública del Príncipe George. La primera de ellas ocurrió 24 horas después de su nacimiento, cuando sus padres lo presentaron a las puertas del Hospital St. Mary, en medio de la expectación mundial por el feliz advenimiento. En esa ocasión la alegría de los padres primerizos fue total, y hoy han vuelto a mostrar esa misma felicidad pintada en sus rostros.

El bebé George es un niño sereno y sus mejillas son rellenitas y sonrosadas, aunque tiene se le vio una expresión muy seria, digna de la seriedad de su abolengo.

Más sobre

Regístrate para comentar