Imprimir Enviar a un amigo
23 JULIO 2013

¡Es un niño! El mundo se tiñe de azul para celebrar la llegada del ‘bebé real’

El mundo entero lo estaba esperando: después de 12 horas de incesantes informaciones sobre el ingreso de la duquesa de Cambridge en el hospital St. Mary de Paddington, Londres, para dar a luz, finalmente el Palacio de Kensington anunciaba la feliz noticia que todos esperábamos: el bautizado como ‘bebé real’ ya había nacido, y desvelaba además la gran incógnita: ¡es un niño!

Instantáneamente, el fervor del pueblo británico se hizo con las calles de Londres, ciudad que celebra con ímpetu el nacimiento del tercero en la línea de sucesión británica. Miles de flashes de fotógrafos y curiosos, multitudes frente a emblemáticos edificios, grandes carteles que se hacían eco de la noticia… Todo es poco para celebrar el nacimiento del primer hijo de los duques de Cambridge, quien ya ha colmado de felicidad a sus papás… y al mundo entero.


- - -
Dale “Me gusta” a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook


Use las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

A las puertas del hospital St. Mary se encontraba Tony Appleton, reconocido como el ‘Pregonero del Año’ en Inglaterra, quien también anunció el nacimiento del niño 

Mientras el Palacio de Buckingham se llenaba de ciudadanos celebrando el nacimiento, la cilíndrica torre BT de Londres se vestía con la frase que todos esperaban: ¡Es un niño! 

El color de las fuentes de Trafalgar Square no dejaba lugar a dudas del sexo del bebé. El azul inundó la emblemática plaza para deleite de todos los afectados por la fiebre del ‘bebé real’ 

No podía ser menos: la conocida noria ‘London Eye’ proyectaba espejismos de los patrióticos rojo, azul y blanco sobre el Támesis 

Fuera de Inglaterra también se ha vivido con gran expectación el nacimiento del primer hijo de Guillermo y Catherine. Las cataratas del Niágara se veían como nunca antes, y la conocida Peace Tower de Ottawa anunciaba a los canadienses la feliz noticia 

Varios bares y pubs británicos de Estados Unidos colgaron banderas y carteles con motivo del nacimiento del nuevo miembro de la familia real británica