La Familia Real inglesa asiste al tradicional servicio religioso en Sandringham

Este año los grandes protagonistas fueron los nietos de Isabel II, especialmente el príncipe Guillermo, que fue calurosamente recibido por los lugareños

nullVER GALERÍA

El día de Navidad tiene para los Windsor un sabor eminentemente familiar. Ya es toda una tradición que la Familia Real inglesa al completo asista al servicio religioso que se celebra en la iglesia de Santa Magdalena en Sandringham, en el condado de Norfolk, al sudeste de Inglaterra. Tampoco este año han faltado a esta cita. Y aparte de la Reina de Inglaterra, quienes han copado todo el protagonismo han sido sus nietos. Formando una atractiva comitiva llegaban, muy sonrientes, al templo los príncipes Guillermo y Harry, las princesas Beatriz y Eugenia, sus primos Zara y Peter Phillips, acompañado por su esposa, Autumn Kelly.

nullVER GALERÍA

Tampoco pasaron inadvertidos los cuidados estilismos de las nietas de Isabel II. Todas ellas escogieron vistosos sombreros y elegantes abrigos para protegerse del intenso frío reinante. Y a pesar de que la nieve hizo acto de presencia, no renunciaron a la coquetería y algunas de ellas eligieron altos zapatos de tacón, como la hija y la nuera de la princesa Ana, así como la Duquesa de Wessex. Sin embargo, la Reina, la Duquesa de Cornualles y las hijas del príncipe Andrés optaron por cómodas botas.

nullVER GALERÍA

Isabel II demostró, una vez más, su debilidad por los más pequeños. Y se mostró de lo más simpática con un grupo de niños que la esperaba en las inmediaciones de la iglesia para hacerle entrega de un bonito ramo de flores. Pero ella no fue la única que recibió obsequios. Uno de los más aclamados de la familia fue el príncipe Guillermo, al que numerosos lugareños quisieron saludar y obsequiaron con cartas, tarjetas y demás presentes. Sin duda, el hijo mayor de Carlos de Inglaterra es uno de los miembros de Familia Real más querido por sus súbditos.

Quien no estuvo presente para poder ver el cariño dispensado a su novio fue Kate Middleton, que junto a Chelsy Davy -novia del príncipe Harry- y Mike Tindall -novio de Zara Phillips-, fue la gran ausente. No obstante, parece que estaba previsto que hoy mismo Chelsy y el hijo menor del príncipe Carlos pusieran rumbo a Isla Mauricio para celebrar la Nochevieja con la familia Davy.

Más sobre

Regístrate para comentar