El príncipe Guillermo se disculpa en persona por las repetitivas felicitaciones de cumpleaños de su abuela, la reina Isabel

Catherine Masters estuvo siempre muy agradecida por las felicitaciones de cumpleaños que llegaban puntualmente cada año a su domicilio con remitente de la Reina de Inglaterra. Pero, después de recibir en los últimos cinco años consecutivos una tarjeta con la misma imagen de la soberana, la bisabuela, de 109 años de edad, escribió cortésmente al Palacio de Buckingham para sugerirles un cambio.

Imagínese cuál fue su sorpresa cuando la Casa Real superó sus ruegos enviando al mismísimo príncipe Guillermo en persona. La residencia de Oxfordshire, donde vive Catherine, fue avisada con cinco minutos de antelación de que el segundo en la línea al trono estaba en camino para disfrutar de una taza de té. "Debería haber visto la sonrisa en mi cara cuando vi al joven Príncipe frente a mí", declaró Catherine después de la visita. "Él me preguntó cómo estaba tan bien a mi edad y yo respondí que gracias a una copa diaria de ginebra hasta los 80".

Durante su charla, de 40 minutos, compartiendo bollos, chocolates y té, Catherine recibió una disculpa de su visitante real. El príncipe Guillermo, vestido para la ocasión de manera informal, prometió que pediría a su abuela que cambiara su vestido amarillo en la foto por uno nuevo en la próxima tarjeta. "Pienso que uno azul o blanco estaría bien", subrayó su anfitriona. La guinda del pastel de cumpleaños de la mujer, que nació cuando la reina Victoria aún estaba en el trono, ha sido una invitación a una recepción al aire libre en el Palacio de Buckingham para el próximo mes de julio. El mejor regalo de cumpleaños.

Más sobre

Regístrate para comentar