El posado invernal más esperado de la Familia Real holandesa cuando se cumple el primer aniversario del accidente del príncipe Friso