Máxima de Holanda llora la pérdida de su padre, Jorge Zorreguieta

La Reina holandesa con toda su familia ha estado a su lado en sus últimos días de vida

El dolor de Máxima de Holanda tras la pérdida de su padre se ocultaba tras una cortina de dedos cuando horas después la Reina abandonaba el hospital en el que se produjo el fallecimiento de Jorge Zorreguieta el pasado martes, 8 de agosto, en Buenos Aires, tras una larga lucha contra una variante de linfoma no Hodgkin que padecía desde hace años. 

maxima-holanda-g3-1zVER GALERÍA

La reina Máxima, que aterrizó en Buenos Aires el sábado por la mañana según informaron los medios del país, estaba presente en la clínica en el último momento de vida de su padre. El canal de televisión Todo Noticias mostró imágenes a la soberana llegando al centro médico en la mañana del martes (hora local) con evidente preocupación. Unas horas después Jorge Zorreguieta fallecía "como consecuencia de un linfoma complicado con una infección respiratoria", según el comunicado del director de la Clínica Fundaleu, Miguel A. Pavlovsky. La Reina había pasado el fin de semana en Buenos Aires, al lado de su padre. El lunes a primera hora estaba previsto que la Reina regresara a Ámsterdam -de hecho, los medios locales lo dieron por hecho-, pero según informaciones del periódico Clarín, la Soberana habría decidido quedarse en Buenos Aires, debido a la extrema gravedad de Jorge Zorreguieta.

La soberana holandesa se ha mostrado en los últimos días especialmente cercana a su madre, María del Carmen Cerruti Carricart, de 72 años de edad, y de sus hermanos pequeños, Martín, Juan e Inés, así como de sus hermanos mayores, María, Ángeles y Dolores, fruto de un matrimonio anterior de Jorge Zorreguieta. En la noche del lunes toda la familia como cualquier familia se unió en los momentos más difíciles y cenó en el prestigioso restaurante bonaerense Roux, que se encuentra a menos de cien metros del centro hospitalario, momento en el que las cámaras captaron a la Reina en su compañía visiblemente cansada. Horas después, concretamente a las seis de la mañana, la reina Máxima regresaba a la clínica.

Los Reyes de Holanda y sus tres hijas acudirán al entierro de Jorge Zorreguieta

El cariñoso reencuentro de la reina Máxima con sus padres en su Argentina natal

Jorge Zorreguieta, padre de la Reina Máxima de Holanda: 'Estoy tan orgulloso de ella'

maxima-holanda-g3-4zVER GALERÍA

Tras conocerse el fallecimiento de su padre, la reina Máxima, con gesto desencajado, se trasladó de urgencia a su casa paterna, situado en el barrio de Recoleta, para no separarse de su madre. Tanto los Reyes de Holanda como sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane acudirán a su entierro que tendrá lugar en la intimidad. Por otro lado, el primer ministro holandés, Mark Rutte, ha mostrado su pesar por la muerte del padre de la reina Máxima en una nota enviada a los medios de comunicación."Esta noche tuve conocimiento del fallecimiento del padre de la reina Máxima. En nombre del Gobierno he trasladado mis condolencias a la Reina y al Rey. Deseo a los Reyes, a sus hijas y al resto de miembros de su familia fortaleza en estos momentos difíciles", reza el comunicado.

El primer ministro Rutte no acudirá en cualquier caso al entierro de Jorge Zorreguieta. Sobre el controvertido pasado político del padre de la reina Máxima el Primer Ministro fue tajante: "Hoy es el día de acompañar a la Reina en el dolor por la muerte de su padre, no de hacer declaraciones sobre la figura política de Zorreguieta". 

La última aparición pública de Jorge Zoreguieta se produjo el pasado 7 de julio cuando, acompañado de su mujer y haciendo uso de bastón, estuvo presente en una gala benéfica de la Fundación Zaldívar, una organización dedicada a la atención oftalmológica para personas sin recursos ni seguro médico. El orgullo de padre e hija quedó patente en octubre de 2016, cuando Máxima de Holanda visitó su Argentina natal de manera oficial por primera vez como soberana en calidad de asesora de la ONU a una conferencia en la Universidad Católica Argentina. Sus padres no quisieron perderse esa cita y ocuparon un lugar en primera fila. Nada más terminar la charla, rompiendo todo protocolo, la reina Máxima bajó del estrado para abrazar a sus padres y darles un beso. 

maxima-holanda-g3-7zVER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar