Máxima de Holanda: nuevo título, viejas causas

Máxima de Holanda apunta a lo más alto, y llega. La Reina se eleva y hace honor a su nuevo título con la fórmula de siempre: belleza interior y exterior. Ayer volvió a demostrarlo durante su discurso a los participantes en la reunión anual del CGAP, grupo consultivo de asistencia a los pobres, que se celebró en el Hotel Mövenpick de Ámsterdam.

Máxima de Holanda

La soberana hizo una vez más de la lucha contra la pobreza su causa y de la distinción su máxima con uno de los conjuntos que estrenó en 2006 durante su viaje oficial a Argentina, su tierra natal. Un vestido lencero de color blanco con cuerpo de encaje negro, abrigo a juego con adornos de encaje en solapas y bolsillos y originales zapatos transparentes con punta y talón en negro, para asistir a un nuevo encuentro del CGAP, fundado en 1995 y dependiente del Banco Mundial, que tiene como objetivo mejorar la situación de aquellas personas que viven en la pobreza a través de la facilitación de instrumentos financieros.

Además de la Reina, en el acto también intervino el presidente del Banco de Inversiones Europeo, Werner Hoyer, y asistieron representantes de 35 organizaciones tanto públicas como privadas. Y todos fueron testigos del espíritu de superación de la reina Máxima, que habló en su condición de asesora especial del Secretario General de la ONU en materia de Finanzas Inclusivas, una función que seguirá manteniendo tras la coronación de su marido, el rey Guillermo Alejandro, con vista a alcanzar cimas más altas.

 

Máxima de Holanda

Más noticias